09/09/2002. Encuentros y Coloquios. Actividades Diversas. Distrito Capital, Venezuela.

I Encuentro Nacional de Trabajadores, Presidenta de la Federación de Químicos y Farmacéuticos de Venezuela con el Comandante Presidente Hugo Chávez

Moderador: Para un saludo al compatriota Rafael Chacón, quien leerá la bienvenida de la Fuerza Bolivariana de Trabajadores.

RCh: Saludamos la presencia del presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez Frías; del Ministro de Secretaría, Rafael Vargas; de la Ministra del Trabajo, María Cristina Iglesias, y demás dirigentes sindicales en este encuentro nacional de trabajadoras y trabajadores, hoy a 2 años de haberse cumplido durante los días 1°, 2 y 3 de septiembre del aniversario de la Fuerza Bolivariana de Trabajadores, saludamos este gran encuentro nacional de trabajadores y trabajadoras, un encuentro enmarcado dentro de una coyuntura política en la cual no podemos olvidar los hechos del 11, 12 y 13 de abril, del golpe fascista presidido por un representante del más rancio neoliberalismo, Pedro Carmona Estanga. Pero durante estos hechos debemos recordar la actuación valiente del pueblo y en especial de la clase trabajadora el día 13 de abril que incluso logró paralizar empresas importantes de Guayana y el transporte urbano en la ciudad capital en contra del golpe fascista. La clase trabajadora junto al pueblo y al Ejército Glorioso Bolivariano logró restituir al gobierno constitucional del presidente Hugo Chávez Frías y de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. Hoy los sectores de la oposición siguen jugando a la desestabilización del gobierno nacional llamando junto a la CTV y Fedecámaras a una nueva huelga general, nos oponemos a esta huelga burocrática, patronal y conspirativa.

La Fuerza Bolivariana de Trabajadores saluda a todos los trabajadores y trabajadoras en este encuentro nacional y lucha por la construcción de una nueva central sindical que se oponga a la CTV patronal fascista y conspirativa, una central sindical combativa, independiente de los patronos del Gobierno democrática y con plena autonomía; exigimos castigo y cárcel a los golpistas del 11 y 12 de abril, repudiamos la decisión del Tribunal Supremo de Justicia, la emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos. Coordinadora Nacional de la Fuerza Bolivariana de Trabajadores. Caracas, 7 de septiembre de 2002. Y en conmemoración de la Fuerza Bolivariana de Trabajadores queremos hacerle un obsequio al primer trabajador de Venezuela, al presidente Hugo Chávez Frías, condecorándolo con el Botón de la Fuerza Bolivariana de Trabajadores por parte de la compatriota Zaida Liendo.

Bueno para dar continuidad al evento, después de haber leído las conclusiones de las 4 mesas de trabajo. Bueno para resumir, los trabajadores de los 23 estados acompañan y saludan al presidente Chávez presente en este acto. Un aplauso para todos los trabajadores, apláudanse ustedes mismos que hicieron, sabemos eso, un enorme sacrificio para llegar a esta actividad en pasaje, en hospedaje, en el transporte, en la llegada; sabemos del compromiso y la convicción de ustedes con respecto a esta actividad. A todos los compatriotas de todos los estados del país y de todos los sectores nuestro más profundo agradecimiento por su presencia en este evento.

Para continuar dejamos en el derecho de palabra a la compatriota Marcela Máspero, presidenta de la Federación de Químicos y Farmacéuticos, quien leerá la declaración de Caracas como resultado de este evento. Marcela, por favor.

MM: Okey. Ciudadano presidente constitucional de la República Bolivariana y Democrática de Venezuela, Hugo Chávez Frías. Ciudadana ministra del Trabajo, María Cristina Iglesias. Ciudadano Ministro de la Secretaría de la Presidencia. Compañeros, dirigentes sindicales de cada una de las regiones del país, de lo más recóndito de nuestra patria y representantes además de sindicatos y federaciones sectoriales que estamos aquí convocados en la búsqueda de un nuevo movimiento de trabajadores alternativos y profundamente democráticos, lo saludamos esta tarde de hoy.

Ciudadano Presidente, me corresponde el honor de informarle lo que ha sido el desarrollo de este encuentro nacional de trabajadores que ha tenido la participación de más de mil 500 dirigentes sindicales provenientes de todo el país y de los diferentes sectores de la economía. El día de ayer se designaron cuatro grupos de trabajo por sectores estratégicos, la primera mesa de trabajo con los sectores petroleros, eléctrico y sectores estratégicos del Estado; la segunda mesa con trabajadores del sector privado y transporte, la tercera mesa con trabajadores del sector público y la cuarta mesa bien importante también con trabajadores del sector informal. Estas mesas de trabajadores construcción, todos los sectores de trabajadores estuvieron representados en cada uno de las mesas, los indígenas, salud, farmacéutico, educación, automotriz, etc. Estas comisiones de trabajo produjeron amplios debates democráticos sobre la problemática de los trabajadores en cada uno de los sectores y sobre un tema fundamental que nos trae hoy acá que es el tema de la organización del movimiento de trabajadores, de un movimiento de trabajadores distinto, alternativo, democrático, positivo, constructor además de la nueva Venezuela productiva.

Me toca hacer lectura de la declaración final, fueron presentadas las conclusiones esta mañana y ahí reposan todas las conclusiones de cada una de las mesas, el equipo de Dirección trató de plasmar aquí las conclusiones más importantes, lo cual no quiere decir que las conclusiones que se presentaron en las diferentes mesas van a ser procesadas para su debido cumplimiento porque fueron aprobadas en la mañana de hoy.

Encuentro Nacional de Trabajadores, hacia la refundación del movimiento sindical. 6 y 7 de septiembre de 2002. Declaración final. El Encuentro Nacional de Trabajadores reunido en Caracas los días 6 y 7 de septiembre de 2002 con la presencia de más de mil 500 delegados de todas las regiones del país y de todos los sectores de la producción acuerda emitir la siguiente declaración.

Desde 1999 Venezuela entró en una fase nueva como nación, caracterizada por el proceso de construcción de un modelo de desarrollo independiente y soberano, de vocación latinoamericanista y cuyo rasgo fundamental lo constituye el ejercicio directo del poder por parte del pueblo y parte fundamental de ese pueblo somos los trabajadores, tal como está contenido en el texto constitucional de la República Bolivariana de Venezuela. Esta nueva fase de la historia nacional amerita la construcción de un nuevo movimiento de trabajadores valiente, democrático, honesto, consustanciado con el proceso de cambio revolucionario que vive nuestro país, se trata de construir un movimiento sindical independiente y autónomo de los partidos políticos, del Gobierno cualquiera que éste sea y de los patronos que definitivamente permita transformar a los trabajadores y trabajadoras en una fuerza política con capacidad de incidir en las grandes decisiones nacionales, característica fundamental de este movimiento tienen que ser la unidad de la clase y el ejercicio de la democracia de los trabajadores.

Este proceso se va a desarrollar en un contexto político caracterizado por la reacción de los sectores contrarrevolucionario de dentro y de fuera de nuestro país, dirigidos a acabar de raíz con la revolución bolivariana e imponer el modelo neoliberal que ya ha sido rechazado una y otra vez por nuestro pueblo y por toda América Latina. La conspiración contrarrevolucionaria no se ha detenido, continúa con nuevos bríos en los planos políticos, económico y militar, los sectores de la derecha fascista trabajan febrilmente para producir una situación similar a la del 11 de abril, ilusoriamente creen que van a crear una situación de insolvencia del Estado para cancelar sus compromisos a corto plazo y por esa vía cabalgar sobre el descontento que les permitiría generar la conflictividad social suficiente para justificar un nuevo pronunciamiento militar.

Nuevamente se equivocan, dejan fuera de sus cálculos a nosotros los trabajadores, al pueblo bolivariano y a la Fuerza Armada férreamente unida en torno a la Constitución y al liderazgo indiscutible del presidente Hugo Chávez Frías. La clase trabajadora está llamada a jugar un papel fundamental al cual no renunciamos ni renunciaremos en el enfrentamiento y derrota de esa conspiración neoliberal y en la construcción de la nueva República Bolivariana de Venezuela, somos la clase que está en capacidad de convertirnos en el instrumento político y técnico para construir la patria que soñamos, ello pasa por asumir conscientemente que nuestras luchas hoy no son únicamente por lograr tal o cual reivindicación económica sino principalmente por alcanzar el poder para los trabajadores y trabajadoras, para que la revolución bolivariana sea una revolución de, para y por los trabajadores, es decir prepararnos con todas nuestras energías, técnica y políticamente para asumir la dirección en las empresas privadas y en el Estado si eso se llegara a plantear en el país. Pero mis amigos, para esto no nos sirve esa CTV, necesitamos construir un nuevo modelo que pasa por una nueva cultura del trabajo y una nueva estructura del movimiento de trabajadores acorde con los cambios revolucionarios que se operan en Venezuela, es decir basada en la democracia de las bases trabajadores donde los dirigentes rindan cuentas a los dirigidos y éstos puedan remover a los dirigentes que no cumplan un sindicalismo honesto, valiente, combativo, profundamente comprometido con los intereses de la clase trabajadora y de Venezuela.

Este Encuentro Nacional de Trabajadores se pronuncia por impulsar el siguiente plan de lucha. En lo político, defensa contundente del proceso de cambio revolucionario y de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela avanzando en su profundización con el concurso protagónico de la clase trabajadora desarrollando, óiganlo bien, un proceso de movilización de trabajadores que incluya las principales regiones del país y la toma de las empresas estratégicas del Estado.

Condenamos el golpe de Estado porque sí fue golpe de Estado lo que ocurrió el 11 de abril y la conspiración de los sectores reaccionarios de Venezuela y del extranjero, enfáticamente afirmamos que frente a cualquier intento de reeditar los sucesos del 11 de abril levantaremos el espíritu del 13 de abril y los trabajadores seremos los primeros en salir a la calle a defender este proceso de cambio. Definitivamente condenamos el apoyo de países extranjeros a ese golpe contra la democracia, la Constitución y el pueblo venezolano, nuestro pueblo es capaz, es maduro y es capaz de asumir su propias responsabilidades, no necesitamos que nadie de afuera venga a imponernos aquí las condiciones.

Rechazamos la decisión nefasta tomada por once magistrados del Tribunal Supremo de Justicia y renovamos nuestra exigencia de poner freno a la impunidad con juicio y cárcel para los golpistas, en particular para los que usurpan el Comité Ejecutivo de la CTV. Apoyamos el proceso de diálogo nacional iniciado por el Presidente de la República y que ha arrojado en la mesa de equilibrio social conducida por la Ministro del Trabajo resultados tan importantes como los acuerdos de reactivación de los sectores automotriz, farmacéutico y de la confección y los restantes que están por suscribirse. Rechazamos categóricamente pero no aquí en el papel, en la práctica lo vamos a demostrar cualquier intento de paro y saboteo político como el que siguen estimulando las cúpulas de Fedecámaras y la CTV para continuar desestabilizando el país.

Proponemos que todas las organizaciones sindicales, las que pudieron estar presentes hoy, todas aquellas que no pudieron asistir pero que sabemos que contamos con su respaldo hagan pronunciamientos públicos denunciando este paro de carácter conspirador y desestabilizador auspiciado por Fedecámaras y la CTV. Denunciar, porque nosotros también tenemos derecho de denunciar ante los organismos internacionales competentes el atropello de algunos medios de comunicación en contra al derecho de la información veraz y oportuna. Para contrarrestar la política de información de la mayoría de los medios de comunicación apoyamos el surgimiento de medios de comunicación alternativos donde podemos participar los trabajadores porque estamos a la altura de hacerlo. Exigimos la intervención de la Policía Metropolitana, de Chacao, de Baruta y de Miranda entre otros por ser instrumentos de represión contra el pueblo.

Señor Presidente, los trabajadores solicitamos recuperar para el país el control gerencial de Pdvsa con el concurso de los trabajadores, esto pasa por revisar los altos salarios de los gerentes de la nómina mayor que se llevan la riqueza del pueblo venezolano en sus bolsillos, los trabajadores acompañamos la integración de los comités de tierra urbana como reivindicación histórica de los pobladores de las grandes ciudades. Garantizar que la reforma de la Ley Orgánica del Trabajo que entrará pronto en discusión sea el resultado del debate y de la movilización de las bases de los trabajadores.

Exigimos a la Asamblea Nacional agilizar la Ley del Tribunal Supremo de Justicia y del Poder Electoral. Elaborar una propuesta de modificación de la Ley de Jubilaciones que permita al trabajador tener una jubilación digna y homologada en toda la administración pública nacional. Esto es fundamental, asumimos el reto de participar activamente en la definición de políticas y control de las gestión eficaz y eficiente del Estado activando la contraloría social.

Solicitamos al Presidente de la República que gire instrucciones a las autoridades de los organismos dependientes del Estado para que los procesos de reestructuración o reorganización cuenten con la participación de los trabajadores. Exigir al Ejecutivo y al Poder Moral profundizar la lucha contra la corrupción en todos los niveles. Invitamos así como se va hacer presente una representación de la Organización de Estados Americanos a todos los organismos internacionales con toda la transparencia a que visiten nuestro país a fin de que constaten los avances en materia política que desde 1999 al aprobarse nuestra Constitución Bolivariana construimos los trabajadores y el pueblo venezolano bolivariano.

En lo económico exigimos a la banca privada la rebaja de esas tasas de interés usurarias que obstaculizan las posibilidades de ejecutar el plan de desarrollo nacional. No al pago de la deuda externa. Sí al pago de la deuda social. Exhortamos al gobierno nacional a profundizar la política social que se traduzca en mejor salud, mejor educación, acceso al empleo y salarios dignos. Enfrentamos con todas nuestras fuerzas y solicitamos al Presidente de la República tome en cuenta nuestra opinión, el proyecto anexionista en nuestra América contenido en el Area de Libre Comercio de las Américas, ALCA, impulsado por la administración estadounidense profundizando a cambio la integración regional hacia la comunidad latinoamericana de naciones que es el escenario integracionista de los pueblos de América Latina. Combatir y denunciar a los sectores capitalistas culpables de la fuga de divisas y de la evasión de impuestos como parte de la conspiración económica contra el proceso de cambios. Reafirmamos nuestro compromiso por la recuperación de las empresas estratégicas y básicas: petróleo, acero, sector eléctrico y nos oponemos a cualquier forma de privatización cumpliendo con los postulados del artículo 302 de la Constitución Bolivariana.

Los trabajadores somos capaces de impulsar el proceso cogestionario entre los trabajadores, los empresarios honestos y nacionalistas y el gobierno nacional. Exigimos la aplicación de la Ley de Tierras y entrega de créditos para el desarrollo agrícola y la necesaria protección alimentaria de nuestro país. Evitar en el presente y en el futuro la contaminación y el daño ecológico del patrimonio ambiental de las generaciones futuras. Proponemos la creación de unidades productivas que sean dotadas de facilidades para organizar cooperativas autogestionarias con facilidades crediticias y en pleno respeto al medio ambiente como contribución para generar empleo en el país. Apoyamos el desarrollo del plan ferrocarrilero nacional como factor generador de desarrollo y de empleo pero eso sí, con la participación de todos los actores, todos los sindicatos, no la cúpula que siempre quiere quedarse con los empleos. Apoyamos el proyecto de Fondo Nacional de Transporte presentado por Asocutrana y Fedutrans discutido en la mesa de diálogo del sector Transporte como factor generador de empleo y de renovación de la flota de transporte urbano y como un modelo de cogestión donde los trabajadores definitivamente van aportar para que esa repotenciación sea un hecho.

En lo social, luchar. Aquí hay un ejército Presidente y en el país hay más, nosotros necesitamos garantizar una seguridad social universal, solidaria, no lucrativa y remanentista tal como lo contiene el texto constitucional. Lucha por empleo y salario digno para el pueblo venezolano, defensa de la convención colectiva como instrumento válido para la defensa de los intereses de los trabajadores en condiciones que dignifiquen la existencia de la clase.

En lo sindical, lucha por la consolidación de un nuevo esquema de concertación, no queremos que ningún organismo del Gobierno vuelva a sentarse con las cúpulas sindicales, exigimos un esquema de concertación basado en el tripartismo de las bases. El tripartismo real y verdadero debe ser asumido por los propios protagonistas, los empresarios venezolanos que apuestan a la producción, a la Venezuela productiva con sus cámaras, los trabajadores venezolanos a través de sus sindicatos y federaciones que son los que conocen los problemas y el gobierno nacional, pero no como equilibrio sino como aporte fundamental para la reactivación de los sectores productivos. Construir una organización del movimiento de los trabajadores que sea la expresión del sindicalismo democrático, honesto, autónomo y contrapuesto definitivamente al sindicalismo golpista y fascista de la CTV. Profundizar el proceso de organización de los trabajadores no sindicalizados, impulsar definitivamente porque sí somos capaces un proceso de formación y capacitación de los trabajadores para asumir los retos planteados en el desarrollo de la Venezuela productiva, donde los trabajadores asumimos hoy el compromiso de que empresa que sea abandonado por esos empresarios capitalistas para llevarse los capitales fuera del país será asumida por sus trabajadores. Realizar asambleas de base regionales y por sectores porque este movimiento de trabajadores que está acá no es un movimiento cupular, no es un movimiento que toma decisiones personales sino que toma sus decisiones con la base de los trabajadores para discutir y profundizar sobre los acuerdos planteados en este Encuentro Nacional de Trabajadores.

En lo laboral, exigimos al gobierno nacional la cancelación de la deuda que tiene el Estado con sus trabajadores en lo que respecta a los pasivos laborales transformándolos en activos a través de viviendas, tierras, etc. Exigir al gobierno nacional gobiernos regionales y locales la cancelación de las deudas contraídas con los trabajadores y vamos más allá, estamos cansados de que los empresarios del sector privado se vayan con la cabuya en la pata y siempre el peso sea para los trabajadores, exigimos un decreto que impida que definitivamente esos empresarios vuelvan a poder tener operación económica en Venezuela.

Finalmente, reivindicamos el preámbulo de la Constitución de la Asociación Internacional del Trabajo que refleja mucho de que lo que todos los trabajadores venezolanos sentimos en esta etapa de nuestra historia. La emancipación de la clase obrera debe ser obra única y exclusivamente de los mismos obreros. La lucha por nuestra liberación no es una lucha por privilegios y monopolios de clase sino por el establecimiento de deberes y derechos iguales y por la abolición de todo privilegio de clase, que el sometimiento económico del trabajador a los monopolizadores de los medios de trabajo, es decir de las fuentes de vida es la base de la servidumbre en todas sus formas, de toda miseria social, degradación intelectual y dependencia política. Que la emancipación de la clase trabajadora, mis amigos, nuestra liberación es por lo tanto el gran fin al que todo movimiento político debe ser subordinado como medio. Sólo el poder de los trabajadores detendrá el poder de los intereses económicos que quieren acabar con este proceso. Sólo el pueblo salva el pueblo mis amigos y allí vamos a estar los trabajadores.

Trabajadores: ¡El pueblo unido, jamás será vencido! ¡El pueblo unido, jamás será vencido!

MM: Sometemos a consideración el texto de esta declaración final a todos los trabajadores y dirigentes sindicales presentes en este Encuentro Nacional de Trabajadores. Aprobado por unanimidad de los trabajadores presentes la declaración final del Encuentro Nacional de Trabajadores.

Finalmente, como quiera que éste ha sido un debate ampliamente democrático, vamos a someter a consideración las dos propuestas que han sido presentadas para el tema de la organización del movimiento de los trabajadores y que fueron ampliamente debatidas en cada una de las comisiones de trabajo. Voy a leer las dos propuestas y después la sometemos a consideración.

Primero: La creación de una nueva organización nacional de trabajadores y la designación de un equipo que coordine su estructuración con profunda consulta democrática en las bases de los trabajadores.

Segunda propuesta –quiero repetir la primera propuesta no, porque creo que no se escuchó el final.

La creación de una nueva organización nacional de trabajadores y la designación de un equipo que coordine su estructuración con profunda consulta democrática con las bases de los trabajadores.

La segunda, la segunda.

Nombramiento de una Coordinadora Democrática que analice todos los elementos con participación de las bases de los trabajadores y que en un lapso de 60 días presente una propuesta de organización del movimiento de los trabajadores.

Trabajadores: ¡Unidad! ¡Unidad! ¡Unidad! ¡Unidad! ¡Unidad!

MM: Permítanme, permítanme someterlas a consideración. Permítanme someterlas a consideración para tomar una decisión y que el equipo técnico nos ayude.

La primera, los que estén de acuerdo con la primer proposición.

Okey, okey, okey. Los que estén de acuerdo con la segunda proposición.

Entonces mis amigos trabajadores este Encuentro Nacional ha decidido en cuanto al tema de la organización del movimiento de trabajadores nombrar una Coordinadora que analice los elementos por participación de las bases de los trabajadores y que en un lapso de 60 días presente una propuesta de organización del movimiento de trabajadores. Gracias.

RCh: Definitivamente estos dos días han sido muy productivos para los trabajadores venezolanos que se encuentran en este auditorio y todos aquellos que desde las cámaras de Venezolana de Televisión le están haciendo un seguimiento a este Encuentro Nacional de Trabajadores.

Lo que acabamos de votar es parte de una reflexión importante que todos y cada uno de los que nos encontramos aquí debemos llevar a nuestro sindicato de base, a nuestra empresa, a cada uno de nuestros sectores para que definitivamente logremos derrotar al sindicalismo golpista que representa la CTV.

Para finalizar, una vez aprobado el documento final de este evento que será publicado por la Coordinación de esta asamblea, los organizadores de esta asamblea, dejamos en el derecho de palabra al compatriota Oswaldo Vera para la clausura. Oswaldo.

Oswaldo Vera: No es para la clausura, no es para la clausura, es precisamente para dar la palabra al Presidente de la República. Señor Presidente de la República, reunimos a más de mil 500 trabajadores que fueron electos en los pasados procesos electorales sin trampa, sin fraude y que muchos de ellos están afiliados a esa Confederación golpista y que nos la han robado. Aquí están la gran mayoría de los secretarios generales de las federaciones más importantes que durante este día y medio hemos debatido de manera democrática para llegar a las conclusiones que hoy le hemos entregado. Esta es la revolución sindical, éste es el nuevo movimiento sindical, éstos son los trabajadores que va a defender con su vida este proceso revolucionario.

Ya escuchó los debates, ya escuchó las conclusiones, vamos entonces a dejar en el uso de la palabra al compañero, al compatriota, a nuestro Comandante, el presidente constitucional de la República Bolivariana, Hugo Chávez Frías.

Presidente Chávez: ¡Gloria al bravo pueblo que el yugo lanzó!

Trabajadores: ¡La ley respetando la virtud y honor!

Presidente Chávez: ¡Gloria al bravo pueblo que el yugo lanzó!

Trabajadores: : ¡La ley respetando la virtud y honor!

Presidente Chávez: ¡Abajo cadenas!

Trabajadores: ¡Abajo cadenas!

Presidente Chávez: ¡Gritaba el señor!

Trabajadores: ¡Gritaba el señor!

Presidente Chávez: ¡Y el pobre en su choza libertad pidió!

Trabajadores: ¡A este santo nombre, tembló de pavor!

Presidente Chávez: ¡El vil egoísmo que otra vez triunfó!

Trabajadores: ¡El vil egoísmo que otra vez triunfó!

Presidente Chávez: ¡A este santo nombre, y a este santo nombre tembló de pavor, el vil egoísmo que otra vez triunfó!

Trabajadores: ¡A este santo nombre, y a este santo nombre tembló de pavor, el vil egoísmo que otra vez triunfó!

Presidente Chávez: ¡Vamos! ¡Gloria al bravo pueblo que el yugo lanzó! ¡La ley respetando la virtud y honor!

Trabajadores: ¡Gloria al bravo pueblo que el yugo lanzó! ¡La ley respetando la virtud y honor!

Presidente Chávez: ¡Gritemos con brío!

Trabajadores: ¡Gritemos con brío!

Presidente Chávez: ¡Muera la opresión!

Trabajadores: ¡Muera la opresión!

Presidente Chávez: ¡Compatriotas fieles la fuerza es la unión! ¡Y desde el empíreo el supremo autor, un sublime aliento.

Trabajadores: ¡Compatriotas fieles la fuerza es la unión! ¡Y desde el empíreo el supremo autor, un sublime aliento que a Caracas dio!

Presidente Chávez: ¡Y desde el empíreo, y desde el empíreo, el supremo autor, un sublime aliento al pueblo infundió!

Trabajadores: : ¡Y desde el empíreo, y desde el empíreo, el supremo autor, un sublime aliento al pueblo infundió!

Presidente Chávez: ¡Un sublime aliento al pueblo infundió!

Trabajadores: ¡Un sublime aliento al pueblo infundió!

Presidente Chávez: ¡Gloria al bravo pueblo que el yugo lanzó! ¡La ley respetando la virtud y honor!

Trabajadores: ¡Gloria al bravo pueblo que el yugo lanzó! ¡La ley respetando la virtud y honor!

Presidente Chávez: ¡Unidas con lazos!

Trabajadores: : ¡Unidas con lazos!

Presidente Chávez: ¡Que el cielo formó!

Trabajadores: ¡Que el cielo formó!

Presidente Chávez: ¡Que el cielo formó, la América toda existe en nación!

Trabajadores: ¡Que el cielo formó, la América toda existe en nación!

Presidente Chávez: ¡Y si el despotismo levanta la voz, seguid el ejemplo que Caracas dio! ¡Y si el despotismo, y si el despotismo levanta la voz, seguid el ejemplo que Caracas dio!

Trabajadores: ¡Y si el despotismo, y si el despotismo levanta la voz, seguid el ejemplo que Caracas dio!

Presidente Chávez: ¡Seguid el ejemplo que Caracas dio!

Trabajadores: ¡Seguid el ejemplo que Caracas dio!

Presidente Chávez: ¡Gloria al bravo pueblo que el yugo lanzó! ¡La ley respetando la virtud y honor!

Trabajadores: ¡Gloria al bravo pueblo que el yugo lanzó! ¡La ley respetando la virtud y honor!

Presidente Chávez: ¡Vivan los trabajadores! ¡Vivan las trabajadoras! ¡Viva Venezuela! ¡Viva la revolución bolivariana! ¡Que viva Bolívar!

Trabajadores: ¡Viva! ¡Que viva!

Presidente Chávez: ¡Que viva el pueblo!

Trabajadores: ¡Que viva!

Presidente Chávez: Reciban primero que nada un gran saludo revolucionario, un gran saludo revolucionario he dicho. Todos ustedes Bueno yo me puse aquí. Decía pues que reciban ustedes de entrada un saludo revolucionario, ustedes dirigentes obreros, dirigentes de los trabajadores que están a la vanguardia consciente y en la lucha junto al pueblo para impulsar y darle vida a la revolución bonita. Reciban ese abrazo y ese saludo revolucionario desde lo más profundo de mi corazón. Saludo a todos los sectores aquí representados, esa clase obrera venezolana que ha recuperado su conciencia unitaria y que ha recuperado su conciencia revolucionaria. ¡Bendita sea la clase obrera venezolana!

Bendita sea porque ha decidido una vez más desde su propia entraña salir a dar la batalla que le corresponde, porque ha decidido esa clase obrera venezolana como aquí lo vemos, como aquí lo oímos y como aquí lo sentimos, ustedes pues vienen del corazón de la clase obrera, de lo más puro de la clase obrera y han decidido salir una vez más a jugar el rol que les corresponde en la revolución venezolana de este momento histórico que vivimos. Así que si me pongo a saludar a los sectores seguro que alguno se me queda por fuera pero los voy a saludar. Los dirigentes, no creo que se trate aquí de los estados, no voy a saludar por Estado porque no creo que esa sea el patrón de la clase obrera, por sectores regionales, no, sectores integrados, sectores integrados a lo largo y ancho de todo el territorio nacional es una clase obrera unida, tiene que ser unida; así que por eso les pido perdón, no voy a saludarlos por Estado, no, saludo de donde vengan, desde donde vengan aquí lo más importante en mi criterio es fortalecer el sentimiento de que pertenecemos a una gran corriente revolucionaria nacional, está presente a lo largo y ancho de todo nuestro territorio.

El sector de la educación, qué importante tarea la que está jugando y cada día debe jugar este sector por el proyecto educativo nacional, por la educación integral de nuestros niños, de nuestros jóvenes, para luchar contra las mafias sindicaleras que allí están anidadas desde hace tanto tiempo. Sector de salud, cuánta lucha por delante, a mí me parece maravilloso que ustedes estén en este proceso refundacional de la clase obrera, del verdadero sindicalismo clasista, popular y revolucionario de Venezuela. Mis saludos a los dirigentes obreros y trabajadores del sector Transporte, sector estratégico también para el país. Del sector petrolero, sector petrolero, sector transporte, todos éstos son sectores estratégicos, estratégicos. Claro que yo no diría que son tan importantes, no digamos importantes porque no quiero hacer comparaciones sólo que aquí hay espacios.

Los trabajadores del sector salud, los trabajadores del sector educación por ejemplo están laborando, están trabajando en dos áreas que son vitales para nuestro pueblo, educación y salud, son áreas vitales. Ahora porque están ustedes allí inmersos en un área que se identifica con los fines supremos de la revolución, hacia allá es que vamos a garantizar la educación, salud y vida a todo nuestro pueblo; ahora ese es el objetivo, ustedes están en el objetivo, ustedes están trabajando como si estuviésemos en un mapa y recogiera el terreno de una guerra, ustedes están trabajando en las colinas, en las áreas donde se ubican los objetivos vitales de la revolución, salud, educación.

Ahora los trabajadores del sector transporte están trabajando en un área que yo no diría vital pero sí estratégica, los trabajadores del sector petróleo igual, es un área estratégica porque son áreas que deben, cuyo desarrollo debe contribuir al logro del objetivo final, vida y salud, justicia, educación para todos. Por eso es que el sector transporte, los trabajadores del sector transporte no pueden permitir que oligarquías antipatrióticas vayan a manipular ese sector en contra del pueblo venezolano, en contra de los mismos trabajadores; los trabajadores del sector petrolero no pueden permitir que elites antipatrióticas manipulen el sector petrolero contra los intereses del país, esa es una de las tareas estratégicas que el sector o que la clase obrera debe jugar en este momento, que si un grupo de tecnócratas o de personas de directivas o de cúpulas o como se llame pretende paralizar el sector transporte o el sector petróleo o cualquier otro sector, allí debe conseguirse con los trabajadores de pie dispuestos a defender su sector, la empresa, el servicio para garantizar la continuidad del proceso revolucionario, por eso es que es tan importante esta reunión, este congreso, el primer congreso, encuentro nacional.

Ustedes le han dado la calidad de un encuentro nacional de trabajadores y me parece estratégica la consigna: hacia la refundación del movimiento sindical, pero hay que tener claro que hay asuntos aquí que hay que asumirlos para el mediano plazo, hay tareas para el largo plazo pero hay tareas para el corto plazo, para hoy, para hoy. Me parece extraordinario que ustedes hayan acordado en esta declaración final constituir una Coordinadora para que en un plazo estipulado presenten el proyecto de refundación del movimiento sindical, eso me parece fundamental, esencial y estoy seguro que esa Coordinadora va a recoger todas las expresiones aquí representadas y va a presentar su trabajo y que ustedes van a liderizar esa refundación, esa reunificación pero sin embargo insisto, no nos sentemos a esperar que la Coordinadora presente el proyecto o que se tome la decisión dentro de un mes o no sé cuántos días, eso hay que trabajarlo, eso hay que impulsarlo, sí. Pero en lo que quiero insistir es que hay tareas del cada día que no deben esperar por esa coordinadora ni por esa decisión de refundación; hay tareas de todos los días que reclaman una actitud de permanente vigilia, trabajo, coordinación y esfuerzos ante las conspiraciones que siguen en marcha, contra el pueblo, contra la República Bolivariana, contra nuestra Constitución, contra nuestra revolución; a eso me quería referir de manera puntual. Decisiones a ser impulsadas para el mediano plazo y tareas que no se pueden dejar para mañana.

Saludo también al sector de la Electricidad, otro sector estratégico para el país. El sector de la construcción; saludos revolucionarios a los trabajadores indígenas, y nuestra vibrante solidaridad a los hermanos aborígenes que trabajan junto al pueblo; al sector automotriz vaya también nuestro saludo; al sector alimentación. ¿Dónde anda el sector alimentación, dónde están? Por allá están los amigos, compatriotas del sector alimentación; trabajadores informales vaya también nuestro saludo; a todos los trabajadores del sector público y privado; sector de la petroquímica, también está representado acá las telecomunicaciones, las empresas básicas del Estado, radio y televisión, trabajadores de radio y televisión, también están ustedes trabajando en un sector que es estratégico para el país, radio y televisión; el sector del gas también está presente; el sector textil, confección, saludos comprometidos con los acuerdos que hemos firmado, con los acuerdos a que hemos llegado para reactivar la producción nacional sobre todo. Bueno, y todas las Federaciones y Confederaciones de Trabajadores aquí representados, saludo a todos los miembros de la Junta Directiva y a los organizadores de este exitosísimo Primer Encuentro Nacional de Trabajadores hacia la Refundación del Movimiento Sindical.

Si algún sector no lo mencioné, por eso dijo, pido perdón, pero lo saludo a todos con el mismo efecto y el mismo cariño, a todos. Supongamos que no hubiese saludo por sectores, los más importante que estoy saludando a un verdadero movimiento obrero que está renaciendo en Venezuela, a todos, porque insisto allí, no nos miremos tanto por la región a la que pertenecemos, eso es bonito, yo soy llanero, me encanta el llano, sí, pero Venezuela es una sola, hay que impulsar el sentimiento nacional, hay que reimpulsar el sentimiento nacional, por encima de los sentimientos locales, por encima de los sentimientos regionales, por encima de los sectores más allá de cada sector aquí representado, es necesario que nosotros fortalezcamos la conciencia de que la unión es la sumatoria de todos esos sectores, y que si no conseguimos la sumatoria, difícilmente podremos conseguir nuestros objetivos, la unión; el Padre, Libertador de América lo sigue repitiendo, y hay que repetirlo por él y con él: “unámonos y seremos invencibles”.

Trabajadores: Unidad, unidad, unidad, unidad, unidad....

Presidente Chávez: Y ciertamente es importante, yo quiero resaltar eso, y le ruego a todos, sobre todo los líderes, hombres y mujeres, los dirigentes no sólo del sector obrero, vamos a ir más allá, la unidad va mucho más allá, también a los líderes y a los integrantes del sector campesino, a los campesinos de Venezuela; es necesario que cada sector, como ustedes están haciéndolo y dando ejemplo, fortalezca la unidad interna del sector, pero que no se queden allí, los trabajadores unidos de Venezuela deben unirse con los campesinos unidos de Venezuela, y la misma reflexión, la misma orientación estratégica, vital, es válida igualmente para el sector estudiantil, por ejemplo, el sector estudiantil porque, compatriotas, compañeros y camaradas ¿cuál fue la estrategia central de los enemigos del pueblo? Dividirlo. Ese es un viejo dicho que es sabio, divide y reinarás. A nosotros nos dividieron en pedazos, no sólo los que aquí estamos hoy, vivos, vivos, en cuerpo, sino a quienes nos antecedieron y que están allá convertidos en polvo, los dividieron para dominarlos, los dividieron y los pusieron incluso a pelear unos con otros. ¿Por qué Bolívar murió frustrado? ¿Por qué Bolívar se fue solitario allá, traicionado cual Cristo con su cruz, diciendo: “ya con el último aliento, he arado en el mar, mis enemigos me condujeron a las puertas del sepulcro, decía, si mi muerte contribuye para que cesen los partidos... Y siempre hay que aclarar que él no se refería a partidos políticos, porque los partidos políticos son necesarios, los partidos en este momento histórico también son necesarios, no es que son imprescindibles, sólo que son necesarios, para la organización popular, para las batallas políticas.

Ahora, cuando Bolívar decía: “si mi muerte contribuye para que cesen los partidos, se refería a las divisiones, y se consolide la unión, yo bajaré tranquilo al sepulcro”, porque la derrota de la revolución bolivariana originaria se debió fundamentalmente a la división, la estrategia bolivariana era la unión, la estrategia enemiga era la división, y por eso Bolívar dijo al final: “he arado en el mar”. Hoy cuando la revolución bolivariana ha renacido de sus cenizas, nosotros tenemos que volver con la misma estrategia de Bolívar, nuestro líder eterno, unámonos y seremos verdaderamente invencibles, nada ni nadie podrá con nosotros. Nada ni nadie y cuando digo nada ni nadie es que quiero decir que si nosotros continuamos fortaleciendo esta conciencia unitaria en el seno de la clase obrera, y no sólo en la sindicalizada, porque ya me recordaba María Cristina que sólo (¿cuánto?) 18%, sólo 18 de cada 100 trabajadores en Venezuela están sindicalizados, eso no hay que perderlo de vista, hay que cabalgar duro y duro hacia los sectores no sindicalizados de la clase obrera venezolana, pero duro. Ahí está nada más que 82% de los trabajadores de Venezuela, esa fuerza no puede continuar dispersa, sin dirección estratégica, sin organización, sin proyecto político, es vital y es urgente además, no es para mañana, mañana puede ser demasiado tarde, es para hoy, es para hoy. Por eso es que les decía, esa es una de las tareas que no puede esperar para mañana, esa es una de las tareas mientras nosotros estamos refundándonos por dentro, reunificándonos, por el mecanismo que ustedes decidan, y esa es otra cosa que quiero resaltar aquí, hermanas y hermanos, a mí me place mucho, me honra esta invitación a este congreso, pero yo no he venido aquí para dar órdenes, ni para erigirme en el comandante de los trabajadores de Venezuela, sencillamente nosotros necesitamos un movimiento obrero autónomo, un movimiento obrero que no sea manipulado por nadie un movimiento obrero que no se deje manipular por las cúpulas, pero tampoco por sectores del Gobierno ni de los partidos políticos; un movimiento obrero que esté subordinado a un partido, o a un grupo de partidos; un movimiento obrero que esté subordinado a un gobierno sería como un ave a la que se le corten las alas, ustedes deben formar un movimiento obrero revolucionar, popular, autónomo. Claro, como hay un proyecto estratégico, popular y revolucionario, precisamente ese movimiento obrero debe luchar, debe coordinar, debe enlazarse con los demás sectores del país, con los partidos políticos de la revolución, debe estar coordinados, con los campesinos, con los estudiantes, con todos los sectores del país, y ahí sí, Hugo Chávez es el comandante de esa revolución.

Ahora, y eso no porque yo lo diga en verdad, eso es producto de un momento histórico, yo estaré al frente de este proceso como líder hasta que el mismo proceso lo diga, eso no lo sé yo, y además estaré en este proceso revolucionario hasta que me muera. Hoy me toca vestir la camiseta de Presidente de la República, pero eso no es lo esencial, eso sólo es una circunstancia, yo estaré como Presidente, como maestro de escuela, como sembrador de topochos, como pescador de agua dulce, como soldado, siempre estaré en las trincheras que me correspondan, junto al pueblo, y junto a los revolucionarios. Ahora, es importante que todos...

Trabajadores: Honor y gloria a la valentía de nuestro comandante Hugo Chávez Frías; honor y gloria a la valentía de nuestro comandante, Hugo Chávez Frías; honor y gloria a la valentía de nuestro comandante, Hugo Chávez Frías; honor y gloria a la valentía de nuestro comandante Hugo Chávez Frías....

Presidente Chávez: Miren, ¿saben una cosa? Si yo soy valiente, ustedes son supervalientes, porque ustedes son de verdad los que a uno le dan el alma, el espíritu y la fuerza. Les voy a contar una anécdota que me pasó en Johannesburgo hace unos días, el día de la llegada y Presidentes y Jefes de Estado por todos lados, de América, de Europa, de Asia, de Africa, de Oceanía, y entonces me consigo con una amiga presidenta de un país europeo, a la que conozco de trato porque estuvimos junto en una mesa redonda de discusión y de debate durante la Cumbre del Milenio en Naciones Unidas, hace dos años, y a mí me correspondió coordinar una mesa redonda, y ella era la coordinadora de los coordinadores, era una mesa redonda por cada Continente, y a mí me designaron para coordinar la del Continente Americano, aunque ahí estaban representantes de todos los Continentes. Bueno, lo cierto es que conversamos, ella se alegró mucho cuando me vio, e igualmente, y al final despidiéndonos para entrar a la sesión plenaria de inauguración, me dijo: “Chávez, una expresión muy hermosa y muy bonita, me dijo: eres un milagro ambulante...” Claro, voy a aclarar, ella lo dice porque estábamos hablando del golpe de Estado, me estaba preguntando por el golpe de Estado, y entonces en verdad lo que aquí pasó jamás había ocurrido en país alguno en 500 años, por eso es que yo lo vengo diciendo. Desde hace años yo vengo diciéndole al pueblo venezolano por las calles, por las esquinas, por todas partes, les vengo alertando, les vengo como profetizando, nosotros vamos a escribir historia y de la grande, porque es que a nosotros nos ha correspondido, es decir, la historia nos la ha puesto en las manos, ahora, debe ser Dios que lo sabe. Es decir, a nosotros (yo lo pongo a veces en términos beisbolísticos) se nos ha presentado una situación así como de noveno inning, tres en bases, dos out, y estamos perdiendo el juego, y entonces nos toca batear a nosotros, a los venezolanos, el juego lo está perdiendo no Venezuela, el juego mundial lo están perdiendo los pueblos de este planeta, los pueblos pobres del mundo están perdiendo el juego desde hace mucho tiempo, y a nosotros nos ha tocado tomar turno al bate, y resulta que nosotros venimos de ser buenos bateadores de los siglos, nosotros hemos tenido bateadores de la talla de Francisco de Miranda, que metió jonrón allá en la Revolución Francesa, que metió 4 jonrones en la revolución para independizarlos de Estados Unidos. Miranda, gran jonronero de las revoluciones, nosotros tenemos jonroneros de la talla del Mariscal Sucre, nosotros tenemos jonroneros de la talla de Simón Rodríguez, jonroneros de la talla de Josefa Camejo, y el jonronero mayor de los siglos: Simón Bolívar.

Así que nosotros con 3 en bases, con dos out, perdiendo el juego, lo que vamos a meter ahora ante la historia es un batazo de 850.000 pies para escribir una historia que no se borrará jamás.

Trabajadores: Jonrón, jonrón, jonrón, jonrón.

Presidente Chávez: Entonces nos ha tocado a nosotros. Ahora, volviendo al asunto de la presidenta amiga, ella me decía, despidiéndose, me dijo esa expresión y yo me devuelvo a responderle, estaba con su esposo, y otros Presidentes de Europa, y le digo al grupo, les dije, en verdad si aquí hay un milagro, ese no soy yo, ese milagro se llama el pueblo venezolano, porque en verdad es un pueblo milagroso éste, pero ese pueblo milagroso hay que ayudar a organizarlo cada día más, ese pueblo milagroso hay que ayudar a orientarlo, y la clase obrera, por eso yo me siento tan feliz este medio día de este sábado 7 de septiembre de 2002, ¿por qué? Porque ustedes son llamados a liderizar ese pueblo, a motorizar ese pueblo, a orientar ese pueblo, la clase obrera venezolana tiene un inmenso papel histórico que jugar para el jonrón del que he venido hablando, háganlo, hagámoslo, nos corresponde a nosotros, ¡Pero! Por eso decía que no podemos quedarnos solos en los límites de lo que está sindicalizado, no porque esa es una minoría, 18%, hay un 82% que está por allí disperso, sin organización, entonces hay que ir hacia allá, eso tiene que ser un avance estratégico, urgente, todos los sectores públicos y privados y sobre todo el sector privado, sobre todo en el sector privado de la economía, porque allí muchos patronos valiéndose de esa falta de organización y ellos mismos la han impedido durante mucho tiempo, valiéndose de esa división, de esa falta de conciencia unitaria, pues han desconocido los derechos de los trabajadores durante muchísimo tiempo.

Así que esa es una tarea de las que yo califico como urgente, inmediata, para el hoy y no para el mañana. Pero esta asamblea o Encuentro Nacional de Trabajadores ha tomado, oye esa declaración final que ha leído Marcela, con su pasión de siempre, es una declaración de batalla esa declaración final. Es decir, de aquí salimos a la batalla, ahí está el plan de batalla, ese se un plan de batalla, ahora hay que decir desde hoy como decía aquel líder colombiano, Jorge Eliécer Gaitán: “¡A la carga, a la carga!” Ahí va el plan de la batalla, a la ofensiva, es tiempo de ofensiva, de ofensiva popular, de ofensiva revolucionaria, el Movimiento Popular Venezolano, por ejemplo, no pueden permitir que la contrarrevolución tome las calles; el Movimiento Revolucionario Venezolano no puede permitir que la oligarquía tome la ofensiva, la ofensiva nos corresponde a nosotros. Ahora la revolución para que sea tal debe trascender al Gobierno, el Gobierno es apenas un componente de un gran movimiento revolucionario, y al Gobierno la contrarrevolución ataca sobre todo al Gobierno, pretende acorralarlo, pretende rodearlo, pretende minarlo por dentro, y por eso es que el Gobierno requiere actuar en coordinación con todos los actores de la revolución, y uno de los actores fundamentales, lo repito, ustedes lo saben, la clase obrera refundada y reunificada, en coordinación permanente, en coordinación de trabajo, en previsión, en planificación, en defensa cuando haya que defender, pero normalmente al ataque, porque estamos en tiempos de ofensiva. Por ejemplo, eso que ustedes proponen allí en la declaración final, a mí no se me había ocurrido, pero que se le ocurra a los trabajadores y que de su propio seno nazca y quede allí en el plan de batalla de este Encuentro Nacional Revolucionario, me parece maravilloso; me refiero al punto este que oí que leía Marcela, yo quiero leer esa declaración, esta noche voy a ponerme a leerla, porque considérenme uno más en este esfuerzo. Yo quiero zambullirme mucho más allí con ustedes, con los campesinos, con los indígenas, con los estudiantes, por los barrios más pobres, los sectores de la clase media, quiero andar allí como peste en el agua, porque esa es mi agua, esa es nuestra agua. Y Bolívar, una vez más lo cito, Bolívar lo dijo, el pueblo me ha dado demostraciones, dijo, de su sabiduría, el pueblo es sabio, el pueblo sabe por donde son los caminos. Cuando ustedes recogen, y es bueno resaltar esto porque estamos transmitiendo al país por el Canal 8, el mejor canal de Venezuela, el mejor canal de televisión de Venezuela, y será el mejor canal de Latinoamérica, el Canal 8, Venezolana de Televisión. Entonces es bueno resaltar que esta declaración final, según me han explicado y estuve viendo esta mañana la agenda del encuentro, ayer ustedes comenzaron en la mañana, se anotaron, ¿cómo se llama? Se registraron credenciales y además todos los que aquí están son representantes elegidos en la base por los trabajadores, la verdadera democracia sindical, eso hay que resaltarlo.

Ahora, es decir, que si aquí hay 1.500 líderes sindicales, aquí podemos decir perfectamente que están representando a cientos de miles de trabajadores, de manera legítima, no estamos aquí siendo demagógicos: estamos representando... (como dicen) las cúpulas estas podridas de los sindicaleros de Venezuela, golpistas y fascistas, no representan a los trabajadores, lo que representan es lo más sucio de la historia del sindicalismo venezolano. Ahora, corresponde a ustedes para que no les sigan faltando el respeto, porque cuando estos golpistas, corruptos e inmorales hablan por allá en Ginebra, o hablan en el mundo, salen por los canales de televisión hablando a nombre de los trabajadores, están faltándole el respeto a los trabajadores precisamente, están faltándole el respeto a la dignidad de la clase obrera venezolana. A los trabajadores venezolanos les corresponde decirle al mundo, y que el mundo lo vea y lo sepa bien claro con quien están los trabajadores de Venezuela, de qué lado andan los trabajadores de Venezuela.

Trabajador: ¡Viva la revolución!

Presidente Chávez: Bueno, sí, a mí no me cabe la menor duda y me he metido, en los últimos meses he estado visitando empresas de grandes hasta pequeñas, en visitas algunas anunciadas y otras inesperadas, y lo voy a seguir haciendo, y he visitado desde Sidor, Alcasa y Venalum hace varias semanas ya, hasta las grandes fábricas ensambladoras de vehículos aquí en el centro del país, y ahí están, y me he reunido con trabajadores de la educación, de la salud y voy a ir por allá por los campos petroleros, hace tiempo estuve en Oriente, de improvisto en un campo petrolero, una instalación petrolera, y ahí no tengo ninguna duda, los trabajadores venezolanos están con la revolución bolivariana. Pero fíjense que vuelvo a la declaración final que me parece un documento, y yo les recomiendo algo, algo que me parece fundamental, esa declaración es producto, primero, de una reunión nacional de verdaderos dirigentes, legítimos, ustedes que vienen de todos los sectores de la vida nacional, de los trabajadores, de los sectores públicos y privados, de la economía de gobierno y de servicios. O sea, que ustedes vienen de allá donde está la médula del país, donde día tras día se labora, se dirige y se batalla por el país, de todos los sectores, y además de todos los sectores geográfico del país, como ya lo decíamos también al comienzo, hay que tener conciencia de ello. Ahora, no vayan ustedes, yo sé que no lo van a hacer, pero sólo quiero resaltar esto, a hacer lo mismo que hacen en esas cumbres mundiales: reuniones de 3 días, deliberaciones, una declaración, llámese final o llámese no sé cómo, y después cada quien se va por allá a su país, a su región, a su trabajo, Jefe de Estado, altos dignatario del mundo, y entonces las declaraciones pasan al archivo, al archivo muerto, y entonces como el caso de esta Cumbre de Johannesburgo que se ha hecho después de 10 años de la Cumbre aquella de Río, del 92, resulta que ahora nos damos cuenta que de la Cumbre de Río no se ha hecho casi nada en 10 años, y se aprueba allá en Johannesburgo un documento, un plan de acción que lo que está es repitiendo en más del 90% lo que se dijo en Río hace 10 años, y entonces seguramente pasa al archivo, y a lo mejor en el año 2012 habrá otra cumbre, y en el 2022 habrá otra cumbre, y en el 3022 habrá otra cumbre, y si nosotros no hacemos nada a nivel mundial, resulta que andaremos de cumbres en cumbres mientras los pueblos se siguen hundiendo en los abismos de la historia, en los abismos del hambre, de la miseria y de la muerte.

Yo todavía tengo a flor de piel los sentimientos de estos últimos días, todavía tengo aquí impregnado en la piel, en el alma lo que viví allá en Johannesburgo, lo que sentí, la indignación que sentí, todavía tengo aquí en los poros de mi piel y en el palpitar, cada uno de ellos, de mi corazón...

Trabajadores: Sáquenlo...

Presidente Chávez: El que tenga que hablar por teléfono que salga ya detrás de la puerta y hable por teléfono.

Trabajadores: Bien....

Presidente Chávez: No es que lo diga yo, creo que lo decimos todos, ¿verdad?

Trabajadores: Fuera, fuera.

Trabajadora: ¡Escuálido!

Presidente Chávez: Bueno decía que todavía tengo impregnado en todo mi espíritu y mi cuerpo los acontecimientos de aquella cumbre, y este sentimiento que me llevó a tomar la palabra en el acto de clausura, porque me parecía una farsa todo aquello, y había que decirlo, yo no podía venirme con esa espina de por ahí, no, se debate pero no se debate, miles de personas, de delegaciones, desde Reyes y Príncipes, pasando por Presidentes, Primeros Ministros del mundo entero, y resulta que recomendaciones como la que nosotros hemos venido elaborando, que son urgentes, no se toman en cuenta, no se recogen, sino que casi siempre se decide lo que dicen los poderosos, aún cuando más del 90% de los Presidentes y Jefes de Estado y de Gobierno, opinamos lo contrario, no hay democracia mundial, se habla de democracia pero no se practica a nivel mundial, sino que se impone. Entonces a nombre de los que no pueden hablar o decir, había que decirlo, como lo dije en el acto de clausura; uno siente que vamos es más bien de retroceso en cuanto a la lucha contra la pobreza, en cuanto a la lucha contra exclusión social, y en esas cumbres se sigue recogiendo, entonces, las declaraciones finales, los principios fundamentales de una tesis que está más que demostrado, y parece que los líderes del mundo no quieren verla, no quieren oírla o no quieren sentirla, se sigue recogiendo en esas declaraciones políticas de cumbres mundiales, la tesis nefasta del neoliberalismo salvaje que es el camino al infierno de los pueblos, y eso hay que decirlo. Se sigue diciendo que serán las corporaciones privadas las que orienten estas luchas, o que será el libre mercado el que permita a los pueblos desarrollarse, ¡bendito sea Dios, hasta cuando se va a demostrar que eso no es verdad! Ahí está el caso argentino que duele, que nos duele a nosotros mucho por la hermandad con ese pueblo argentino, pero muchos, muchos ejemplos en el mundo, no sólo en los países del Tercer Mundo, también en los países del Primer Mundo está más que demostrado, algunos no quieren ver, algunos no quieren ir.

Así que les decía que todavía tengo muy fresco este sentimiento, estas apreciaciones, de ver con mucho dolor como una cumbre como esta que ha debido producir conclusiones fundamentales para abrir, comenzar a abrir otros caminos alternativos para el mundo, para los pobres sobre todo, se pierde el tiempo, y la propuesta venezolana de crear un fondo humanitario internacional, por ejemplo, y cuando esa propuesta se le plantea en las mesas redondas a los presidentes, a los Jefes de Estado o de Gobierno, es triste ver como la mayoría está de acuerdo y apoya la idea y además aporta otros elementos, es una idea, muchas otras, pero ésta es una idea central estratégica y medular porque se trata de lucha contra la pobreza, y la pobreza no espera el mañana, vamos a seguir diciendo que el libre mercado cuando los pueblos se desarrollen y la competitividad y cuando todos los jóvenes tengan acceso a Internet. Bueno, como digo alguien, para entonces ya estaremos muertos de hambre.

Esta propuesta nuestra de crear un fondo humanitario internacional, pues fue apoyada por muchos, la mayoría y si se les consultara en la Asamblea, estoy seguro que el 95% dirían sí, apruébese, sobre todo de nosotros, del Tercer Mundo, del Cuarto Mundo y hasta del Quinto Mundo que somos cuatro quintas partes de los pobladores del planeta, un fondo humanitario que pudiera alimentarse de recursos financieros urgentemente, por ejemplo, de una buena parte de la deuda externa que seguimos pagando los pueblos pobres a las naciones ricas, deuda externa que ya se ha cancelado 2 y hasta 3 veces y que es uno de los pesos y de los fardos más grandes que tenemos nosotros para el desarrollo humano, para el desarrollo integral. Bueno, Venezuela es un ejemplo, Venezuela es un ejemplo, nosotros en 3 años de revolución hemos pagado en deuda 15 mil millones de dólares en 3 años, 15 mil millones de dólares equivalen ahora a 23 billones de bolívares lo cual es equivalente a un presupuesto nacional, al presupuesto nacional de un año, de toda la educación, de toda la salud, de toda la vivienda, de los servicios públicos, de la Fuerza Armada, el presupuesto nacional, casi en 3 años.

Trabajadores: No paguen más, Presidente.

Presidente Chávez: Ahora no se trata d asumir posiciones individuales, se trata de que estos temas no son sólo de Venezuela, son temas del Tercer Mundo, eso significa la muerte para muchos niños, por ejemplo, todavía tengo el sentimiento, ya lo he dicho, de haber pasado unas horas en Mozambique, por ejemplo, ahí en el Suroeste del Africa, frente al Océano Indico, un país casi de las mismas proporciones de Venezuela, un país además tropical, por ahí pasa el Trópico de Capricornio, un país de más de 800.000 kilómetros cuadrados, un país de unos 20 millones de habitantes, más o menos como nosotros, un país de grandes bellezas, pero un país que fue colonizado, como toda esa Africa hermana, como toda esta América Latina nuestra, y ahí le dije al Presidente, un gran luchador, el Presidente de Mozambique, me causó una gran impresión, el presidente Chissanó, le mandó un saludo al pueblo venezolano, y es grande la historia de Mozambique, colonizada, dominados, ustedes saben que allá hay ciudades donde los negros no podían entrar, los negros tenían que irse para la selva, los propios dueños de aquella tierra. Bueno, aquí pasó lo mismo, aquí pasó lo mismo sólo que hace un poco más de tiempo, hasta que llegó la Guerra de Independencia y después la Guerra Federal, pero a ellos les correspondió librar con el colonialismo un siglo más. Nosotros como somos jonroneros de la historia tuvimos la dicha, la oportunidad de contar con aquella generación de Bolívar y su pueblo, que cortó las cadenas del Imperio español, desde estas costas del Caribe, hasta allá, hasta el Alto Perú y Bolivia, pero estos hermanos de Africa y del Caribe, muchos de ellos se vinieron a independizar fue en 1960, 75 fue la independencia de Mozambique, ya yo era subteniente y estaban allá empezando su independencia, y empezó la lucha, y una lucha guerrillera, de años, contra del Imperio, y luego la independencia y luego vino un Presidente, un buen Presidente, Zamora Machel, y lo mataron siendo Presidente, se cayó un avión, pero fue que sabotearon el avión de Zamora Machel, y comenzaron a luchar contra el Apartheid, aquello de que los negros no podían ni asomarse a las ciudades sino vivir en los montes, porque eran como animales, eran considerados animales, así como los colonialistas y los invasores de Venezuela, por allá en los años 1.500, 1.600 y 1.700 consideraban a nuestros aborígenes como animales, que tenían que vivir en los montes como los monos y las culebras y las ciudades eran para los mantuanos, los señores.

Yo les leí allá a los Jefes de Estado, un fragmento, me provocó leer todo, pero como eran 5 minutos, hablé 7, 5 minutos es muy poquito les dije yo, yo tengo que hablar por lo menos 7. No, hablé 9, hable 9, y en la mesa redonda me desquité, y en la clausura me desquité con 10 más, o sea que sumado llegué como a una hora. Pero allá les leí un fragmento de la Carta de Jamaica donde Bolívar dice que los colonialistas españoles invadieron, ustedes saben que esa carta fue hecha un día como ayer, 6 de septiembre sólo que de 1.815 allá en Jamaica, después que se perdió la Primera República y la Segunda República, después de aquel año terrible de 1814, terrible pero en el fondo bueno porque fue una rebelión popular la que condujo José Tomás Boves, y como me lo recordaba antenoche, me lo recordaba, estábamos hablando, hablamos 9 horas, al final dijimos, o estamos muy bien de la vejiga, ¿cómo se llama? De la próstata o muy mal de los riñones Fidel Castro y yo, hablamos 9 horas sentados sin pararnos de la silla ninguno de los dos, y me encargó Fidel que le diera un saludo a los trabajadores porque le dije que venía directo a esta Reunión Nacional de Trabajadores Venezolanos.

Trabajadores: Fidel, Fidel, Fidel, Fidel, Fidel.

Presidente Chávez: Bueno, entonces nos sentamos, nos tiramos un viajes desde Maputo, capital de Mozambique, 9 horas hasta llegar a Arrecife, allí en el Brasil, la capital del Estado de Pernambuco, donde hicimos un análisis de cómo está la situación del Brasil, vienen las elecciones del Brasil, dentro de un mes, falta sólo un mes, y yo no puedo decir, allá me preguntaron unos periodistas brasileños en Johannesburgo, mire, ¿qué opina usted de las elecciones de Brasil? Y les dije, no, no puedo opinar sobre ninguna preferencia, sólo que el pueblo del Brasil debe saber a quién le conviene, no sólo a Brasil sino a la América Latina. Así que sólo deseo lo mejor para Brasil, que se fortalezca el Brasil, el Brasil es un país, un gran país de América, sólo que al final le dije: pero les voy a decir que Lula es gran amigo mío, y aquí lo repito, Lula es uno de los más grandes amigos que tengo en el mundo hoy en día, Luis Ignacio Lula Da Silva le deseo mucha suerte.

Dentro de un mes va a ocurrir algo en Brasil que bien puede ser un factor, uno de los factores fundamentales de los nuevos caminos que en el mundo deben ser, caminos alternativos ante el neoliberalismo, ante los atropellos, ante la dominación, ante el nuevo colonialismo económico que pretende imponerse para 100 Siglos más, y no podemos permitirlo, porque no se trata ya de nosotros, siempre lo digo, se trata de nuestros hijos, se trata de los que están naciendo hoy, el futuro de ellos, de esos que están chillando ahorita por primera vez en el... que salieron, que fueron paridos esta mañana, y serán paridos esta tarde, por las mujeres de Venezuela y las del mundo, estamos definiendo el futuro de ellos, de esos carajitos y de esas carajitas, porque el nuestro se definió hace 40 años, o 50 años, o 200 años, a nosotros lo que nos ha tocado es: lucha, lucha, lucha y más lucha, y lucharemos hasta que nos lleven a la tierra. Pero cuando nosotros nos vayamos de aquí, y esa es la responsabilidad más grande que tenemos como seres humanos, ayer, cumplió 24 años mi hija mayor y le dije: Bueno, mi vida, yo tengo que seguir luchando, aunque casi no te vea como quisiera, porque lo que estamos es abriendo el camino...

¿Qué chiste echaron por allá?

Trabajador: Suegro.

Presidente Chávez: ¿Suegro? Bueno, tienes que ir a verte allá con su novio, a ver, que es karateca y cosa de esa, no ya soy abuelo ya, yo tengo una nieta ya de 4 años, pero también tengo una hija de 4 ¿ah?

Ahora, fíjese, ya me hicieron perder ahora sí con el chiste éste, has logrado lo que casi nadie logra, hacerme perder el hilo de una conversación, un milagro que logró aquel con...

Entonces lo de Brasil, (por ahí íbamos, ve que no dejé de ponerme celoso) es algo muy importante, y me preguntaban por allá en Johannesburgo y daba mi opinión, mi opinión de lo que son los procesos en América Latina, de cómo van surgiendo movimientos alternativos, con ideas revolucionarias, ideas que reivindican las raíces indígenas, por ejemplo, de este Continente, las raíces campesinas de este Continente, las raíces libertadoras de este Continente.

Ahora, yo les hablaba de Fidel y del viaje este de Mozambique, allá de Maputo donde estuve unas horas con Zamora... Con Zamora no, que en paz descanse el Presidente Zamora, estaba hablándoles de Zamora Machel, el presidente de Mozambique y que murió en un accidente aéreo. Me estaba contando el Presidente Chissanó, que fue igual como Zamora Machel, durante muchos años estuvieron combatiendo las guerrillas por la liberación, y luego liberaron de los Imperios a su Nación, y crearon la República de Mozambique, pero eso fue sólo en 1975, eso fue ayer, y están ahí todavía, naciendo como República y tenían aquel Presidente, iba en un avión, de alguna reunión allá en Africa, y entonces me contó Chissanó cómo fue que ocurrió el accidente, y yo le pregunto cómo fue que se mató Zamora, porque vimos donde están sus restos, era un gran revolucionario, líder de aquel pueblo, no sólo de Mozambique, de todo lo que es Africa del Sur, y resulta que iba en un avión, en el avión del Presidente y lo sabotearon desde tierra ¿cómo lo sabotearon? Hay unos equipos de tierra, no recuerdo cómo se llaman, pero no importa, que le dan a los aviones la dirección por donde deben ir, y la altura y esto, los controladores de tierra. Resulta que entonces desde tierra le dan al avión, y el piloto siguió las instrucciones pensando que eran las instrucciones correcta, de la altura, todo avión desde las torres de control le dan la altura, le dan la dirección, lo fueron llevando y lo fueron llevando hasta que se estrellaron contra unas montañas, claro, que quizás al piloto le faltó también, yo tengo unos pilotos que no se comen ese cuento...

Trabajador: Ojo pelao.

Presidente Chávez: Bueno, ahora salimos de Maputo, y tengo el camastrón que el solo seguía. Al camastrón le vamos a hacer unas reparaciones porque lo vamos a colocar para turismo popular, el camastrón, una línea turística popular bolivariana, no sé cómo se va a llamar, pero para llevar al pueblo, a los más pobres allá para que vean Los Roques, que vean Canaima, que vean más allá del Pico Bolívar, y traerlos de allá para que vean las torres de El Silencio, que vean el Teatro Municipal de Caracas y vean Miraflores, que vengan de allá de las sabanas de Apure, los vegueros de allá de donde yo soy, que conozcan las torres y Parque Central, Margarita y todo eso. Claro, que el camastrón apenas va a ser la punta de lanza de un plan turístico popular que estamos diseñando por ahí.

Bueno, les decía que el vuelo desde Maputo hasta Arrecife fue de 9 horas, y después 9 más hasta La Habana, 18 horas de vuelo, y entonces llegamos a La Habana como a las 2 de la mañana, y nos sentamos Fidel y este servidor de todos ustedes, desde las 3 de la mañana nos sentamos, no les estoy diciendo mentira, y cuando nos paramos de la silla eran las 12 del medio día y ni al baño fuimos en 9 horas, 9 horas revisando la situación mundial, revisando las situaciones de América Latina, intercambiando ideas y opiniones, luego nos fuimos a una escuela de 780 escuelas que han refaccionado, reconstruido en Cuba, y hablamos allí con los maestros, sobre todo con los niños que están allá forjándose, y a mí me causó una gran impresión porque fue una visita inesperada, íbamos al aeropuerto y le digo a Fidel, mira, vale, yo cada vez que vengo aquí es que nos encerramos a hablar 7, 9 horas y yo no puedo ni pararme en una esquina de aquí de La Habana, a saludar a una gente, le dije, vamos rápidamente y nos paramos ahí, y entonces dijo, métete por aquí en una escuela que está en ese barrio, así que no era ninguna visita programada, ni nada, y llegamos a una escuela y estaban los niños saliendo, al medio día, iban a almorzar, y yo le pregunto a una niña, tendría 10 ó 12, ponle 12 años, le hago una pregunta y le digo, ¿qué están viendo ustedes ahorita? Y me dice aquella niña con un expresión, una forma de expresarse perfecta, con una desenvoltura perfecta, y no era que la pusieron ahí escogida del grupo, no, no, ahí, hola, le saludé y le pregunté, y me dijo: “Estamos en período de consolidación..” período de consolidación, explícame ¿qué es eso? “Bueno, estamos revisando las materias de (están comenzando el año ahora) los años anteriores porque eso nos permite consolidarnos y fortalecernos para comenzar el nuevo año escolar...”me dio un discurso. Y estaba yo recordando entonces lo que es la calidad de la educación cubana, una de las que tienen mayor calidad no sólo en América Latina, en América toda y en el mundo entero, y ese es un ejemplo que hay que seguir, y ese es un ejemplo, y eso es entonces para nosotros fortalecer más aún nuestra convicción y la convicción de que lo que estamos haciendo es lo correcto, porque resulta que aquí la mayoría de los niños son los niños de los pobres, los niños pobres, los niños del pueblo pobre, y esos niños habían perdido el derecho a una educación desde hace mucho tiempo; buena parte de mi generación se quedó en los caminos, se quedó, por ahí andan, trabajando, laborando, pero no lograron continuar el proceso educativo, concluirlo, una buena parte se quedó por allá, con sexto grado, porque cómo hacían para seguir hasta el liceo, el liceo era como el otro mundo, yo tuve suerte porque tenía un tío en Barinas, y hasta allá fuimos a llegar a casa del tío a dormir en un chinchorro por allá, y unos cuadernitos y una alpargata, y un pantaloncito y una bota de goma, no era alpargata, alpargata fue hasta sexto grado, después había que ir en bota de goma, por lo menos, y entonces uno tenía una US-Keds. Entonces muchos se quedaron, cuántos jóvenes hoy y las generaciones posteriores, es decir, los jóvenes del pueblo pobre, aquí les quitaron el derecho a la educación, ahora se los estamos restituyendo con las escuelas técnicas, las universidades que estamos ampliando, y sobre todo los niños, la educación en las Escuelas Bolivarianas es un ejemplo para el mundo. Y ahora dentro de una semana comienza el año escolar, vamos a trabajar duro por eso, y ahora comienza el Plan Simoncito. Simoncito va dirigido hacia los niños entre 0 y 4 años de edad, porque aquí nunca se había hecho un plan hacia los niños de esa edad, proyecto educativo, eso es vital, son los primeros años de los niños, del bebé, el Plan Simoncito. Entonces la educación.

Pero volviendo al tema central de esta reunión, y les comentaba de Johannesburgo, la crítica que me correspondió hacer como Presidente del Grupo de los 77, ante el formato de estas cumbres y ante esas declaraciones finales o planes de acción que luego no se cumplen, no se cumplen en un 0,01 por ciento. Allá lo recordé en la reunión de las mesas redondas dije. con el informe del PNUD en las manos, no son cifras inventadas por el gobierno venezolano, son cifras que están allí y el que quiera verlas y analizarlas, el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, al ritmo que vamos en el mundo, si es que se cumplen los acuerdos a los que se llega de aportar por ejemplo las finanzas para el desarrollo de ayudar a los más pobres al combate de tantos males heredados del colonialismo, de los modelos de dominación política, militar y económica que nos impusieron a los pueblos del Sur sobre todo mediante la colonia de cientos de años, esa es una de las causas de nuestra pobreza. ¿Ah, eso no lo vamos a analizar? ¿Por qué la naciones del Norte viven como viven?, la mayoría, porque tampoco es que es el mundo perfecto, no, pero sí tienen un nivel de vida bueno alto, pero el nivel de vida de ellos tiene mucho que ver con el nivel de vida nuestro, son dos caras de la misma moneda, esto no es que sea absoluto ni que sea la única causa pero tiene una gran interrelación.

Por ejemplo, el cacique Guaicaipuro Cuautemuc –hay una carta que está circulando por allí desde el año pasado escrita por un indio de América Latina- él asumió el nombre de Guaicaipuro, honor para nosotros, y Cuautemuc, y él demuestra con cifras y dice tenerlas, en los archivos de la historia están, entre el año 1500 y el año 1600, 1650 por ahí, llegaron a San Lucas de Barrameda, puerto allá en Europa, procedentes de América no sé cuántos barcos, un cargamento de 600 mil toneladas de oro, oro, oro puro, puro oro, 600 mil toneladas de oro y 6 millones y más de toneladas de plata, plata pues. ¿De dónde se llevaron eso? De las entrañas de este continente. ¿Quiénes sacaron eso de la tierra? Los negros del Africa, nuestros abuelos y los indios de América, nuestros abuelos también, esclavizados, esa es nuestra historia desde finales del siglo XV hasta todavía el siglo XX, cinco siglos de colonialismo, porque como ya dije todavía en 1975 había pueblos luchando contra el colonialismo, colonialismo ese impuesto por la fuerza militar abierta y descomunal.

Ahora, según nuestro hermano el cacique Guaicaipuro Cuautemuc, bueno; bueno imagínense ustedes esa riqueza, 600 mil toneladas de oro, bueno con ese oro fue que ellos impulsaron su desarrollo, con esas seis millones de toneladas de plata; durante muchos años el oro fue la base fundamental de la riqueza económica de las naciones y el oro de dónde, el que de aquí se llevaron. Entonces dice Guaicaipuro Cuautemuc que no podemos pensar que eso fue un robo porque sería como acusar de robo a los europeos y que bueno entonces fue un préstamo que les hicimos y como es un préstamo y a nosotros también nos han prestado, nosotros hemos, él ha calculado y además el cálculo es muy benévolo, muy complaciente, él calcula el interés muy bajo, 10 por ciento; ellos nos cobran a veces hasta el 30 por ciento de la deuda que nos están cobrando, apenas el 10 por ciento y además les da 200 años de gracia. ¿Qué más quieren? 200 años de gracia sin interés pues, y sin embargo con todo eso saben cuánto nos deben, si nos tuvieran que pagar con esos intereses y 300 años de mora, si nos tuvieran que pagar en metal, en oro y en plata, tendrían que buscar una masa de oro y una masa de plata equivalente a tres veces lo que pesa el planeta tierra completo.

Ahora eso parece un chiste, verdad, es dicho como para uno leerlo sabrosón y no fastidiarse con una historia que a veces la transformaron en libros de este grueso para que nadie la entienda, pero es una forma muy amena de recoger en dos cuartillas el drama de 500 años de colonialismo para los pueblos del tercer mundo y hoy estamos aquí consecuencia de ese camino, quién puede olvidar que venimos de por allí; ahora se trata de que no podemos permitir que dentro de 500 años nuestros descendientes sigan luchando contra los nuevos colonialismos ahora vestidos de corbata y con mucha elegancia y vestidos de corporaciones y vestidos de ideas del libre mercado, neoliberalismo, macroeconomía y no sé qué más, pero son los mismos colonialistas sólo que con otro traje, ya no con las carabelas aquellas y las lanzas o los fusiles con que vinieron a invadir y a arrasar nuestras tierras y nuestros pueblos.

Ahora todo esto porque estaba yo recordando estos días en el Africa y da dolor ver cómo se pierde el tiempo en esas Cumbres donde se pudieran tomar decisiones fundamentales para el futuro de millones que están clamando hoy. Ese informe del desarrollo humano, por ejemplo, señala que al ritmo que vamos si se cumplieran todos los acuerdos harían falta 130 años para erradicar la pobreza en el mundo, es decir nunca pues, ya estarán muertos todos los pobres del planeta. Saben cuántas personas reconocido en el informe del Secretario de Naciones Unidas, informe presentado en la Cumbre pero que pareciera que se queda en el archivo o para los pocos que lo leemos con sensibilidad, con dolor, cada minuto, cada minuto se mueren de hambre en el mundo 17 personas, cada minuto de hambre pues; cada tres segundos que pasan uno, dos, tres, se muere un niño de hambre en el mundo; eso es hoy, eso es cada segundo, es cada minuto. Ahora da dolor ver cómo la propuesta de Venezuela que es bien recibida por la mayoría de los presidentes del mundo, no es considerada en el informe; eso es como que ustedes vengan aquí a debatir durante dos días y propongan algo y la gran mayoría de las mesas redondas estén de acuerdo y vengan aquí a leerles el informe y entonces no aparezca nada, es una falta de respeto, por eso fue que en la clausura de la Cumbre yo me metí a la sala y no, me dijeron que los Jefes de Estado no iban, que ya se retiraran. ¿Cómo que no vamos? No, no, que el que va es sólo el Presidente de Suráfrica –un buen amigo y líder-, el presidente Becky, él estaba allí clausurando y entonces yo me doy, pero ¿cómo es que los Jefes de Estado no vamos a la clausura? No, no, van los ministros y los. Le digo, pues usted me hace el favor y me aparta mi puesto porque yo voy. Bueno ¿y a qué fuimos pues, no fue a la Cumbre? ¿Cómo no vamos a ir a la clausura donde se iban aprobar los documentos finales? Es como que le digamos a ustedes: no, vamos a aprobar aquí y entonces ustedes váyanse para allá a comerse cuatro arepas aquí en la esquina, a comerse un perro caliente y entonces aquí viene ¿quiénes?, bueno los empleados del Teatro y entonces yo leo aquí y listo, aprobamos, después les avisamos. Eso es una falta de respeto chico, entonces yo me metí allí a la plenaria y en verdad no había Presidentes, no había sino el Presidente anfitrión, un buen amigo y yo que entré ahí y ¡lang!, me senté y pedí la palabra y dije lo que tenía que decir, con mucho respeto pero con mucha firmeza, con mucho respeto pero reclamando sobre todo el responsable no es el Presidente anfitrión, el responsable de esto son las Naciones Unidas. ¿Cómo no van a invitar a los Presidentes del mundo a una farsa como esa, a aprobar un documento político, político, sin la presencia de los Presidentes? Eso es una cosa para reírse. Ah bueno ¿y aquellos puntos que yo no comparto, por ejemplo, quién los debatió, quién los decidió por los Presidentes, quién es el que tiene entonces el poder en las naciones del mundo? Ah, entonces surgen las verdades, resulta que en el mundo realmente el poder político fue relegado y los Presidentes o llámense como se llamen terminamos siendo utilizados por los intereses de las grandes corporaciones privadas que dominan el mundo, esa es la verdad del neoliberalismo y que terminan imponiéndose allí.

Ahora, al mismo tiempo que uno constata aquello en que propuestas como las de Venezuela de un Fondo Humanitario Internacional ¿qué cuesta? Bueno sí cuesta, cuesta decisión política, decisión política de los Presidentes, a más nadie le corresponde eso, pero los Presidentes podemos decidirlos pero es que no hay debate, no hay debate, llega cada quien con un discurso, algunos lo escriben, la mayoría, otros lo improvisamos pero llegan a leer un discurso y es una cosa bien terrible porque uno se para ahí y la mayoría de los que están allí ni siquiera están oyendo al que está hablando allá. No, conversando entre ellos, leyendo periódicos, un teléfono aquí, y luego no sólo eso sino que entonces vienen tres días de lectura de discursos: a continuación discurso del Presidente de no sé qué, y después el otro y el otro y el otro, y son esas jornadas interminables de discursos más discursos y aplausos y más aplausos, pero al final es una cosa irracional en verdad; entonces los Presidentes dan el discurso y se van y luego otros, los técnicos o los representantes de no sé qué deciden la declaración política. Eso es el reconocimiento de la tesis del fundamentalismo neoliberal pues, esa que dice que los estados deben apartarse y bueno los que rigen al mundo deben ser los principios del libre mercado y del economicismo y del desarrollismo, pero un debate así cara a cara entre los Presidentes de los países de tal región con los Presidentes de los países de tal otra región, que nos sentemos en una gran mesa redonda a decirnos las cosas y luego a tomar decisiones, no, eso no se hace. Habrá que hacerlo algún día y esa es una de las recomendaciones críticas que dejó Venezuela, cambiar el formato de las Cumbres de las Naciones Unidas.

Pero fíjense esa propuesta del Fondo Humanitario Internacional que seguiremos haciéndola, seguiremos haciéndola y trabajándola además y gestionándola con otros Jefes de Estado, Jefes de Gobierno, pero sobre todo con los pueblos del mundo incluyendo los pueblos del mundo desarrollado porque yo estoy seguro que el pueblo o los pueblos de Europa, o los pueblos de Norteamérica, o los pueblos de los países desarrollados no pueden haber perdido el alma, hay que darles ese mensaje también a ellos porque también son gente pues, lo que pasa es que a la mayoría de esos hermanos que viven en los países del Norte desarrollado no ven lo que nosotros vemos y ojos que no ven corazón que no siente.

Allá en Suráfrica, allá en Mozambique, también le dije al Presidente, le dije: Presidente yo me quiero parar aquí -había mucha gente a los lados de la carretera y gente muy pobre y la mayoría, pues los negros, porque ahí se quedaron durante siglos ellos no pudieron entrar a las ciudades y se acostumbraron a vivir allí en sus ranchos, en sus, en la pobreza- y nos bajamos, el Presidente es un revolucionario, igual me dijo bueno vamos a bajarnos, y nos bajamos y nos metimos allí en un barrio muy pobre, a la orilla de la carretera que conduce del aeropuerto a la residencia presidencial. Y yo vi aquellos niños, aquellas mujeres con unos niños chiquiticos todos negritos, bien bonitos todos, y vendiendo cosas, el arroz y un tomate, venden ahí cosas, y los niños corren entre la tierra descalzos y los ranchos ahí pobres, muy pobres, y ustedes saben que esos países son muy secos, casi no tienen agua; nosotros tenemos una bendición que no la hemos sabido aprovechar bien, la estamos comenzando a aprovechar ahora que es el agua, pero ellos no tienen agua, allá casi no llueve y tienen muchos desiertos; abrir un pozo de agua me decían que cuesta allá porque el agua estaba ¿saben a cuánto está el agua allá abajo?, 100 metros, el nivel freático, 100 metros, abrir un pozo para sacar agua cuesta como, me dijeron que como cinco mil dólares, entonces ni siquiera eso pueden hacer abrir un hueco tan profundo. Ahora ¿qué ocurre?, hablar con aquella gente, unas mujeres, unos hombres, unos niños pero por todos lados, por todos lados, muchos, son muchos, pobres muy pobres, pobres, la pobreza nuestra se queda cortísima ante esa pobreza.

Ahora ¿saben una cosa?, ese pueblo, esos pueblos de Africa, por ejemplo en esa hermana república de Mozambique, están contaminados de Sida 12 por ciento pero ese no es el caso más grave, hay países del Africa que ya están contaminados 50 por ciento de Sida la población y por supuesto la población joven y se ha calculado la esperanza de vida en esos países -aquí la hemos subido, ustedes saben que la revolución ha subido la esperanza de vida en los últimos tres años, estamos ya por casi 73 años y seguiremos subiendo Dios mediante y con el trabajo de todos- pero en esos países, en Mozambique la esperanza de vida es de un poco menos de 50 años, pero hay otros que están más graves, hay otros países del Africa cuya esperanza de vida no pasa de 40 años y al ritmo que llevan me dijo el Presidente que en Mozambique cada día se contaminan de Sida 500 personas y no tienen nada de dinero para el tratamiento que ustedes saben que es muy caro y para la prevención apenas pueden luchar de alguna manera contra la prevención pero es una avalancha de esa enfermedad mortal. Ahora ¿por qué ataca más duro al Africa?, algún teórico del fascismo pudiera decir que porque los negros. No, por la pobreza precisamente, por la desnutrición precisamente, pero el primer caso de Sida que se conoció en el mundo no fue precisamente en el Africa, fue en un país del Norte y luego el turismo y todas esas cosas lo llevaron a los países pobres donde no hay defensas sociales, donde no hay prevención, sistemas de salud que sirvan y entonces aquello agarró como la candela en paja seca agarró sabana y el Africa, el Africa se está quemando en Sida hermanos, yo me vine muy, pero muy impresionado porque yo veía aquellos niños correteando y aquellas muchachas con un niño y resulta que saber que de cada cien, doce están, tienen Sida y no hay dinero ni medicina para ayudarlos, se están muriendo, si eso sigue así se ha calculado que en 100 años desaparecerán pueblos enteros del Africa, antes de que este siglo termine habrá naciones que estarán sepultadas completas, hay una nación del Africa, un pueblo africano, como el Sida ataca pues más que todo a los jóvenes por razón obvia del sexo, resulta que un país de éstos más del 80 por ciento de los maestros están contaminados, es decir se van a quedar sin maestros pues; el analfabetismo en esos países ronda en las mujeres 75 por ciento y en los hombres el 50 por ciento. Es mucho más que pobreza hermanos, yo vi el infierno con estos ojos, el infierno no está por allá abajo, no, está aquí.

Ahora, hay que ver eso y comparar entonces, yo comparaba lo que veía porque además ustedes saben que nosotros con ese espíritu de solidaridad que tiene que caracterizarnos por bolivarianos, todo bolivariano debe ser desprendido de lo material, todo bolivariano debe ser como Bolívar que ustedes saben que nació muy rico, aquí cerquita, y murió allá en Santa Marta, no tenía camisa para ponerse cuando murió, todo lo dio por la independencia de Venezuela, por la guerra de independencia. Entonces esta República que lleva el nombre supremo de Bolívar tiene que dar ejemplo, claro que esto no lo entiende la oligarquía pero a mí me da mucho gusto por ejemplo anunciar que mañana domingo sale el primer barco con petróleo para Cuba y eso además no es regalado como los voceros de la contrarrevolución han dicho y que me van a enjuiciar, bueno enjuícienme pues, si por venderle petróleo, si por venderle petróleo a Cuba así como le vendemos petróleo a los Estados Unidos, le vendemos petróleo a Alemania, le vendemos petróleo al que nos quiera comprar le vendemos ¿qué tienen los cubanos, que no tienen derecho a comprar petróleo? Si por eso me van a enjuiciar adelante, aquí los espero para que me metan las esposas, aquí están mis manos para que me esposen y me lleven a Yare otra vez. A ver si pueden, a ver si pueden. Ahora, sí, ya que tienen listo el juicio contra mí para meterme preso, como si eso fuera tan fácil como soplar y hacer botella que van a meter preso a Chávez.

Ahora, ahora decía que la propuesta de Venezuela del Fondo Humanitario Internacional es una propuesta para atacar precisamente ese drama de la pobreza y de las enfermedades del mundo. Nosotros allá en Mozambique y esa fue uno de los objetivos de mi corta visita pues apenas pasé allá igual que en La Habana, seis, siete horas, pero quise ir porque el Presidente me había invitado cien veces y estábamos además tan cerca, pues pasé por allá, 40 minutos entre Johannesburgo y Maputo. Pero yo quiero que ustedes lo sepan y lo difundan, allá están muy alegres con Venezuela por muchas cosas, primero porque saben que aquí estamos haciendo una revolución pero qué casualidad, miren, cuando nos detuvimos allá en ese barrio muy pobre, donde pasamos unos 20 minutos apenas, una casualidad, me dice la ministra Urbaneja que andaba allí en la delegación y estaba con nosotros y el Presidente y ella habla portugués porque estudió en Brasil un posgrado de medicina social y ahí hablan portugués porque Mozambique fue colonia portuguesa hasta 1975, entonces viene María Urbaneja hablando portugués con una mujer joven de allí, nativa de ahí, y me dice mire Presidente esta mujer estuvo en Caracas y venía a saludar, fue una coincidencia, ella estaba por ahí, y empezamos a hablar, yo hablo ustedes saben el portoñol, portugués con español lo hablo perfecto, portugueseiro, hay que agregarle a todo eiro, brasileiro, luleiro. Bueno, luleiro ¿no oyeron bien? Luleiro.

Bueno entonces es una mujer que está trabajando en un proyecto y estuvo aquí en Caracas, estamos, Venezuela, el pueblo venezolano está cooperando pero bueno es una cosa ínfima pero bueno que para ellos tiene un valor importantísimo porque más allá del asunto financiero está la parte social; resulta que con un pequeñísimo aporte que nosotros le hicimos el año pasado, con unos recursos que hay por allí para apoyar algunos países le dimos al Programa Naciones Unidas contra la Desertización, Venezuela aportó el año pasado un millón de dólares y firmamos allá un convenio con Mozambique, con Niger, otro país africano hermano, y con Cabo Verde, todos países muy pobres, un convenio de cooperación y allí en Mozambique con apenas, creo que son 400 mil dólares venezolanos, que son del pueblo venezolano, están haciendo ahí milagros, están adelantando un programa de empleo para jóvenes primero formándolos, porque el desempleo está allá por el orden del casi 40 por ciento y los jóvenes sobre todo, entonces están luchando contra los desiertos, es un plan de reforestación en unas zonas que son muy áridas para recuperarlas. Entonces yo, bueno eso es un aporte muy humilde, hasta donde podemos, que es bueno que el pueblo venezolano lo sepa porque eso es un gesto solidario del pueblo venezolano hacia los pueblos más pobres del planeta y en eso también he dicho que tenemos que reflexionar mucho porque tampoco es que nosotros los habitantes de los países pobres o en desarrollo como nos llaman vamos a estar sólo criticando los países que nos dominaron durante siglos y que algunos nos quieren seguir dominando, bueno eso hay que hacerlo y sobre todo luchar para evitar los colonialismos pero también tenemos que entre nosotros mismos luchar y unirnos los pueblos del Sur, los pueblos de América Latina por ejemplo cuánto requieren de la unidad y de líderes que entiendan la unidad de los pueblos, porque sólo unidos podremos detener el impulso de los imperios viejos y nuevos; los pueblos del Africa están haciendo un esfuerzo por la unión, los pueblos del Asia, los de América Latina no podemos quedarnos atrás, por eso es que Bolívar sigue vigente. Alerta que camina la espada de Bolívar por la América Latina. La unión de los pueblos.

Ahora miren, en fin, recordando esas imágenes de hace apenas dos días en Mozambique y allá en Suráfrica y la breve pasada por La Habana de ayer, es que uno viene más cargado de, nutriéndose porque eso es como nutrirse, como una planta echarle agua, abono, uno se abona, uno se va abonando más con esas vivencias, con ese contacto directo con pueblos y con líderes de diversas partes del mundo. Y miren saben qué, nosotros no tenemos alternativas, nosotros estamos obligados a triunfar porque de nuestro triunfo depende de alguna manera el futuro de otros pueblos también, no sólo del pueblo venezolano y es muy importante que así lo sintamos, que tengamos conciencia de ello para la batalla esa de todos los días de la declaración final, ese plan de batalla tan exigente que ustedes mismos han aprobado, tienen que irse a digerirlo, de ese plan de batalla hay que sacar lo esencial, si allí hay 40 puntos señalados no podemos atacar por los 40 puntos a la vez, hay que escoger lo vital, lo urgente y lo estratégico y priorizarlo y he ahí el papel de los líderes, orientar en la ofensiva, por dónde es la ofensiva principal, cuál es la ofensiva secundaria, por dónde hay que esperar objetivos para más adelante. He allí la visión estratégica de los líderes y la orientación que hay que darle a ese ejército como decía Marcela, ese ejército de trabajadores que son millones, algunos de ellos sindicalizados, representados aquí por cientos de miles pero la mayoría de ellos por allí sin sindicalizar, muchos de ellos desorganizados sin liderazgo; es un plan de batalla ese fenomenal, monumental, el que ustedes han decidido.

Ahora por la clase obrera venezolana, por el pueblo venezolano y por nuestros pueblos hermanos de este continente y de otros ese plan de batalla tiene que ser un plan de ataque, nosotros hemos quemado las naves de regreso, aquí nadie regresa, el que quiera regresar que se baje de esta nave. Aquí ese plan de batalla no es un plan defensivo, vamos a la ofensiva y si alguien por alguna razón ha sentido por algún microsegundo la idea de una derrota pues bórresela porque nosotros no sólo es que decimos que vamos en el camino de los triunfos y de la victoria de esta revolución, es que hermanos yo se lo vengo diciendo desde hace mucho tiempo y hoy más que nunca se lo repito a ustedes trabajadores y trabajadoras de esta fuerza sindical clasista y revolucionaria que está renaciendo en Venezuela, como José Félix Ribas, allá precisamente en esa ciudad heroica que lleva el nombre de La Victoria, cuando le dijo a aquellos muchachos, a aquellos estudiantes les dijo: No tenemos opción, no podemos optar entre vencer o morir, es decir les estaba cerrando el camino incluso de la muerte, porque a veces la muerte es un camino, a veces la muerte es un escape para hoy, hoy para nosotros los revolucionarios de Venezuela no existe ni siquiera ese camino como escape. Aquí no hay muerte ni hay derrota, aquí estamos obligados a unirnos y a batallar para triunfar por Venezuela, para triunfar por los pueblos que aspiran la justicia, la dignidad y la libertad.

Trabajadores: ¡Hugo Chávez Frías es nuestro comandante! ¡Hugo Chávez Frías!

Presidente Chávez: Por allí andan algunos voceros de la oligarquía contrarrevolucionaria diciendo que este mes será septiembre negro, bueno para mí comenzó siendo negro de amor por los negros hermanos del Africa. Algunos voceros de la contrarrevolución y de la oligarquía andan pregonando con sus campañas mediáticas de siempre que éste será un septiembre rojo, será rojo seguramente por las boinas rojas y las banderas rojas y tricolores que ondearán por toda Venezuela y las banderas coloradas. Pero en todo caso, en todo caso lo digo, si es que la oligarquía contrarrevolucionaria y sus poderosos aliados pudieran estar pensando en que van a reeditar otro 11 de abril pues nosotros les anunciamos de una vez otro 13 de abril.

Trabajadores: ¡Volvió, volvió, volvió! ¡Volvió, volvió, volvió!

Presidente Chávez: Sólo que. Miren esa canción ha recorrido el mundo, me cuentan los muchachos del equipo que andan conmigo allá en Suráfrica que estaba una muchachita pues allá arreglando la habitación después que salimos y entonces ella entró y pidió permiso para recoger cosas allí y estaba tendiendo la cama y cantando ¡Volvió, volvió, volvió! Una joven surafricana cantando el volvió. Ahora sólo que, sólo que si es que algunos sectores contrarrevolucionarios pudieran estar pensando de verdad en reeditar otro golpe de Estado, sólo que en aquella ocasión debo admitir y no evado mi responsabilidad al respecto, debo admitir que fuimos sorprendidos. Sí, pero ahora si el 11 de abril teníamos vamos a poner que un porcentaje equis para responder al atropello, para responder a la emboscada perversa fría y sangrienta de estos fascistas, si teníamos la respuesta o una capacidad equis de respuesta, hoy tenemos equis elevado a la N potencia. Y eso lo digo no sólo en el campo popular sino también en el campo militar, yo se lo vine diciendo a la oligarquía fascista, se lo dije que no se equivocaran, mucho se lo dije, que no se equivocaran que sacaran bien sus cuentas. Ah bueno no me hicieron caso y lanzaron, ellos pensaron que iba a ser muy fácil instalar un gobierno que ellos llamaron de transición y bueno ellos no sacaron la cuenta y como dijo Marcela también leyendo el documento de ustedes hoy, ellos pensaron que el pueblo iba a dejarse manipular, engañar por sus campañas mediáticas o por las amenazas, no contaron con que iban a salir millones como saldrían de nuevo millones a defender su revolución.

Y también, también le dije a la oligarquía fascista y sus jefes, sus jefes porque algunos jefes de ellos no están en Venezuela, están en otra parte, a sus jefes y a la oligarquía ésta fascista y a la contrarrevolución siempre les dije, porque ya teníamos informes de algunas cosas de que estaban hablando de que a Chávez le iban a aplicar la fórmula de Allende, yo les dije siempre: miren lamentablemente la revolución chilena que dirigió el presidente Salvador Allende era una revolución desarmada, en cambio que esta revolución venezolana de hoy es pacífica y quiere ser pacífica pero no es desarmada ni será desarmada. El gobierno revolucionario sigue invitando al diálogo, el gobierno venezolano sigue con los brazos abiertos para el diálogo con quien quiera, no le tenemos ni rehuiremos el diálogo con quien sea, sólo que ese diálogo debe estar enmarcado y fundamentado en la Constitución Bolivariana, sólo que ese diálogo como lo ha demostrado María Cristina al frente de la mesa del diálogo social, y Marcela y muchos de los que están aquí, es un diálogo verdadero, no es el diálogo de las elites, es el diálogo que viene de las entrañas del pueblo y los sectores de la sociedad venezolana; sólo que ese diálogo, ese diálogo debe ser un diálogo para avanzar en función del mandato constitucional y no para retroceder; sólo que es un diálogo abierto y verdadero y fundamentado en eso, en la verdad; un diálogo para decir verdades no para seguir mintiendo, manipulando como lo ha hecho la contrarrevolución desde hace mucho tiempo, así que esa es nuestra política o parte pues, no es que es nuestra política, es parte de nuestra política; queremos el diálogo, queremos buscar los consensos porque también tenemos conciencia que Venezuela es de todos los que se sientan venezolanos, que Venezuela es para todos los que quieran en verdad luchar por Venezuela y por lo que manda la Constitución y luchar por la igualdad, por la paz verdadera con justicia, porque si no es paz; y también los que viven muy bien por allá en los sectores de las clases medias altas y las clases medias altas pues también los reconocemos como venezolanos, los reconocemos como hijos de Dios, sólo que pedimos que ellos también nos reconozcan como hijos de Dios y como hermanos, eso es parte del diálogo que queremos impulsar con verdades y el gobierno revolucionario seguirá impulsando esa política pero al mismo tiempo seguiremos fortaleciéndonos social, política y económicamente también y he ahí la otra parte que ustedes señalaban en su declaración final. He estado denunciando y lo sigo denunciando la intención de ciertos sectores adversarios del proceso constitucional bolivariano, adversarios del proceso constitucional venezolano, de ciertos sectores elitescos, de ciertos sectores comprometidos con el pasado, de ciertos sectores que tienen mucho poder económico, denuncio la intención que tienen de quebrar la economía venezolana, de quebrar el proceso económico venezolano; denuncio la intención de sectores de la oligarquía para tratar de ahogar al gobierno revolucionario, no lo van a lograr, así lo digo y así lo anuncio, ni hoy ni mañana ni nunca, no lo van a lograr.

Ahora claro que para ello el Gobierno requiere como siempre lo ha tenido y no dudo que lo seguiremos teniendo de la comprensión y del apoyo del pueblo venezolano, para que no se, y el Gobierno por supuesto que también estará siempre comprendiendo y apoyando al pueblo venezolano, a sus trabajadores, a los trabajadores y al pueblo bolivariano. Pero nosotros

Trabajadores: Mano dura Presidente.

Presidente Chávez: Todo lo que va a ocurrir debajo del sol tiene su hora, todo tiene su hora.

Trabajadores: Así es Presidente.

Presidente Chávez: Todo tiene su hora y no se trata de que el Presidente decida poner mano dura o mano suave, son las circunstancias las que dirán, pero en todo caso opciones variables, estrategias habrá múltiples porque precisamente una de las riquezas de un proceso como el nuestro es la variedad de opciones, de tácticas dentro de una estrategia, pero lo importante es que sea cual sea la opción táctica que se tome en un momento determinado dentro de una visión estratégica en la que estamos comprometidos hasta la médula, lo importante es que tengamos la unión y la comprensión de la táctica y de la estrategia y del momento que vivimos para no pelar el boche cuando haya que lanzarlo, para no dejarnos llevar por apresuramientos, para no dejarnos llevar por impulsos, por pasiones, no. Esto es como una guerra, un Comandante o un General en Jefe en una guerra tiene que mantener dentro de la pasión que lo llevar por supuesto la razón de la estrategia y del momento táctico y del momento estratégico. Dentro de todo esto sin embargo es muy importante que las fuerzas revolucionarias incrementen cada segundo que pase su conciencia, su unidad y su fuerza combativa para que cuando se defina una opción táctica A o B o C o Z estemos todos unidos para impulsar esa opción sea cual fuere.

Por eso y por muchas otras cosas es que esta reunión yo la califico de maravillosa, encuentro nacional de verdaderos dirigentes obreros, encuentro nacional de verdaderos líderes sindicales, legítimos dirigentes de trabajadores y de trabajadoras y de que hayan llegado después de un día y medio de trabajo conscientes de deliberaciones y de discusiones a un acuerdo de batalla, a una declaración final como esa –hay una cosa que iba a decir hace rato y no dije pero la voy a decir ahora, que es que me parece tan bueno lo que ustedes han anunciado allí, maravilloso, si Juan Ramírez González es un empresario, por poner un ejemplo, y tiene una empresa vamos a suponer de alimentos, de procesamiento de alimentos para, de alimentos para los niños, por ejemplo, o para quien sea pero pongamos ejemplo de niños, compotas o alimentos para todos, café –por cierto aquí no hay café en este teatro, no hay aquí café, parece que lo prohibieron- ahora, miren, sí, ahora fíjense ¿qué pasa?, vamos a suponer que Hugo Chávez pues –no vaya a ser que salga mañana un señor, así me pasó una vez que yo nombré a una persona así, un nombre y entonces un señor dijo que iba a demandarme porque se llama así, entonces para no vaya a ser que mañana salga- vamos a suponer que Hugo Chávez, Hugo Chávez Frías, porque hay un Hugo Chávez de los Reyes y un Hugo Chávez Colmenares, mi hijo; Hugo Chávez Frías, yo, que estoy aquí, vamos a suponer que yo sea dueño de una fábrica de alimentos, una empresa, y tenga 500 trabajadores o 200 trabajadores y entonces me llaman de por allá de Caracas, de las cúpulas sindicales y políticas y me dicen mira Chávez hay un paro porque vamos a sacar a Chávez, chico, el loco ese de la verruga y la pesadilla –así me llaman algunos la pesadilla, bueno claro que debe ser que ellos me llaman así porque para ellos sé que soy una pesadilla. ¿Ustedes aplauden el café o la pesadilla? Ah, el café. Miren algunos me llaman la pesadilla, bueno es que ellos deben ser que sueñan conmigo o quién sabe qué sueños tendrán conmigo y entonces para ellos seré una pesadilla, bueno.

Ahora fíjense, resulta que me llaman entonces: mira, vamos a sacar la pesadilla, la pesadilla esa, la nube negra –¿saben el chiste de la nube negra? ¿No saben el chiste de la nube negra?

Trabajadores: No.

Presidente Chávez: ¿Se los echo?

Trabajadores: No, no.

Presidente Chávez: ¿No lo echo? ¿Ah? ¿Lo echo? Bueno miren la nube negra. Yo soy muy malo echando chistes, pero la nube negra, mi hermano Adán es el que lo echa muy bueno y entonces un día en una reunión estaba yo y estaba el presidente Pastrana y otros amigos de Colombia y de aquí, y viene Adán y estamos echando chistes, ya después de la reunión, por allá en Guayana, al lado del lago, del Guri, por ahí. Y entonces mi hermano Adán dice: voy a echar un chiste, la nube negra. Yo no me lo sabía, así que me calé la nube negra. Resulta que es que la nube negra es un chiste de esos que saca la oligarquía sobre Chávez, no.

Se muere Chávez –Dios lo cuide, y a todos que nos cuide Dios, pero se muere Chávez- entonces Chávez va para el cielo y logró colarse al cielo, no le tocaba pero logró infiltrarse hábilmente y se metió no sé por una selva allá atrás y llegó al cielo y se consigue con dos amigos, dos amigos, hizo amigos ahí, hizo amigos. Entonces, ah no, pero primero lo llama San Pedro, le dice: Mire señor Chávez usted se coló aquí bueno está bien, ya tiene derecho de propiedad aquí, lo reconocemos pero mire aquí usted viva tranquilo, aquí no vamos que si a referéndum, aquí no vamos nada de eso, de constituyente, no, no, aquí Papa Dios es Dios, aquí no hay tu tía, aquí no se discute liderazgo ni nada de eso, aquí la Constitución se hizo para eterna, no hay cambios de nada, lo único, así que usted tranquilo por ahí. Está en el cielo, pues está en el cielo, qué más quiere, está en el cielo. Sólo le voy a alertar algo, ¿usted está viendo aquella nube negra que está allá? Ajá, sí. No se le vaya a ocurrir tocar esa nube negra, el que la toque se le impone un castigo por 500 años, no, por 500 siglos. Pero ¿por qué? No le voy a decir más nada, no vaya a acercarse a esa nube negra.

Bueno entonces pasan los días y está Chávez con uno de los dos amigos que hizo y el tercero, bueno tenían varios días que no lo veían. ¿Qué se haría este muchacho vale? Y de repente lo ven que viene con una gorda, pero una gorda muy gorda y muy fea, horrible, horripilante, no por lo gorda porque hay gordas que son muy lindas, lo cierto es que –el chiste es un poco machista, perdónenme las mujeres pero eso no lo inventé yo. Entonces viene con una mujer gordísima y muy fea pues, entonces lo ven y ¡oye! ¿y dónde consiguió éste a esta señora? Entonces viene a saludar y le dice: Mira ¿y qué pasó? Bueno chico –le dice calladito- no vale tú sabes que yo iba por allá trotando en la mañana y me tropecé y toqué la nube negra y me pusieron este castigo por 500 siglos. Bueno pasan unos días y entonces está Chávez solo por allá, sentado en una piedra y ve que viene el otro amigo, el segundo amigo con una flaca, pero más fea, flaquísima, un hueso pues y feísima la mujer, una bruja, una cosa de esas y entonces Chávez le dice ¡epa! ¿qué pasó vale, qué te pasó? Bueno chico tú sabes yo iba por ahí y entonces me empujaron, un tipo me empujó y caí, toqué la nube negra, 500 siglos me tocan.

Bueno pasan los días y están los dos amigos con sus sendas bellezas y ven que viene Chávez con qué sé yo, Bo Derek. Viene Chávez con Bo Derek, la mujer perfecta y entones le dice el tipo, uno de ellos le dice, parece que era sindicalista no, y le dijo: no, yo voy a reclamar esto, chico vamos a hacer un sindicato, mira por qué Chávez tocó la nube negra y mira lo que le pusieron. No, no, esto no es justo, vale. Justicia, vamos a hacer aquí una rebelión los trabajadores, no sé qué más. Entonces Chávez viene con su mujer perfecta ahí y se acerca muy sonreído y el tipo, bravo, estaba bravo el amigo. Te das cuenta, tú como eres Chávez mira lo que te dieron. Y entonces dice la mujer: No yo fui la que tocó la nube negra. Fue la tipa, vale, la que tocó la nube negra y le pusieron a Chávez 500 siglos.

Bueno yo creo que los que inventan esos chistes, yo creo que los que me llaman pesadilla ambulante, todos esos, ellos pisaron la nube negra y les toqué yo pues, hasta el 2021, ni siquiera por 500 siglos. Hasta el 2021 porque ahí si es verdad que me voy.

Pero bueno me ha parecido tan bueno eso de que si a Chávez entonces tiene una empresa de fábrica de alimentos por ejemplo y entonces lo llaman y lo llaman y él se mete a golpista, Chávez en vez de ponerse a empresario a cuidar su empresa, se mete a golpista o lo presionan o lo chantajean, lo cierto es que él entonces dice bueno está bien ¿qué tengo yo que hacer para sacar a esa nube negra? Entonces le dicen, a lo mejor le dicen bueno tienes que cerrar tu empresa, tienes que trancar, le pones los candados, hay un paro nacional pues, hay una huelga general. Bueno ¿y los trabajadores? No, no, que se vayan para su casa. Si Chávez llega a hacer eso, cerrar la fábrica de alimentos además, y entonces trancar la puerta y decirle a los trabajadores que son los que producen el alimento, los que se fajan ahí y traen a lo mejor los cambures de por allá y lo procesan y lo convierten en compotas o en jugos, alimentos, qué sé yo; el café lo muelen y hacen el café para venderlo y darle alimentación a la gente, a mí me parece muy bueno que ustedes vayan pensando eso que ahí anuncian. Ah, entonces tú, Chávez, ¿cerraste la fábrica y nosotros nos quedamos en la calle? Me parece muy bueno que los trabajadores estén pensando en tomar el control de esas fábricas, me parece muy bueno, me parece muy bueno.

Bueno al respecto le dicho a la ministra María Cristina y ya están trabajando, me ha informado porque ha recogido de ustedes esa idea con la Procuradora General de la República para que me presenten una propuesta de un decreto. Bueno para en todo caso tenerlo verdad, si no hace falta aplicarlo ojalá, ojalá los industriales, ojalá los dueños de fábrica asuman todos, porque muchos están asumiendo, todo esto de los sectores que han firmado convenios con los trabajadores, con el Gobierno producto del diálogo verdadero que viene desde abajo, de esa Tripartita desde abajo que está naciendo nueva, revolucionaria, novedosa y no la elite que acordaban a espaldas de los trabajadores y del pueblo, esos sectores que se han comprometido junto a los trabajadores y el Gobierno a reactivar por ejemplo el sector textil confección, bueno vamos a apoyarlo, vamos a trabajar con ellos, reciban todos los empresarios verdaderos de Venezuela mi reconocimiento y nuestro respeto, los que de verdad quieran junto a los trabajadores y el Gobierno en el marco de la Constitución y de las leyes de la República Bolivariana trabajar juntos para echar adelante la economía, la producción nacional y el desarrollo integral de la República. Hay un ejemplo por allá, hace poco fuimos a Motatán, allá está un Central Azucarero que es privado, un empresario lo compró hace varios años pero no tenía capital, etc., y aquello estaba cerrado, creo que tenía 18 años cerrado –¿hay gente de Trujillo aquí, verdad?- 18 años, 18 años –de Motatán- bueno. Ahora qué pasa, bueno nos sentamos y el empresario dijo que estaba dispuesto a asumir, el Gobierno ayudó también, los trabajadores y allá está el central moliendo caña allá y sacando azúcar y ahora estamos trabajando porque el empresario dijo que estaba de acuerdo, vamos a trabajar el modelo de cogestión, que los trabajadores también sean propietarios del Central.

Los modelos de cogestión, lo mismo que hicimos en El Tocuyo y lo mismo que estamos trabajando para Sidor, para que los trabajadores tengan parte de la propiedad de las empresas según dice la Consti... también el sector eléctrico lo hablamos hace unos días, la cogestión, la responsabilidad compartida. Yo algunos dicen no, que los trabajadores no tienen preparación, no tienen ma... mentira, mentira. ¿Quiénes quebraron esas empresas?, no fueron los trabajadores, a los trabajadores los quebraron junto con las empresas, unos gerentes de cuello blanco allí, algunos formados no sé en qué universidades con títulos no sé cómo se llaman y vienen allí y quebraron empresas. Estoy seguro que los trabajadores sabrán asumir su responsabilidad para gerenciar con éxito junto a los empresarios las empresas que correspondan, con responsabilidad compartida y con el Gobierno, se trata de la unión para impulsar esos mecanismos que son revolucionarios, que son novedosos.

Ahora pues me parece muy bien esa idea de que si un empresario por sabotear para tumbar a Chávez, el de la nube negra, se pone de acuerdo con unos golpistas civiles o militares y con las elites empresariales o sindicaleras corruptas y empiezan a cerrar empresas para un paro, para una huelga, bueno entonces eso es una actitud contraria a la Constitución, contraria al interés nacional, vejatoria y violatoria de los derechos de los trabajadores y de los derechos del pueblo y de los derechos humanos fundamentales. Entonces eso me parece muy bueno que vaya saliendo del seno de ustedes mismos, porque no se trata de que Chávez lo decida y lo imponga, no, se trata de que sea el pueblo el que decida, que sean los trabajadores los que decidan porque el gobierno revolucionario debe ser un instrumento del pueblo y de los trabajadores, un instrumento para la justicia. Por primera vez en muchos años y así lo digo el pueblo venezolano, sobre todo los más pobres y las clases medias tienen un gobierno comprometido con ellos porque yo estoy convencido también y así lo dije por allá en Johannesburgo y convencido aún más por la experiencia venezolana, la única manera de que nosotros salgamos de la pobreza es dándole poder a los pobres, no hay otra manera, dándole poder a los pobres, participación a todos y no dejar el poder reservado para los sectores que se creen sabios porque estudiaron no sé dónde y tienen todas las tesis modernas y ultramodernas; no, a ellos los necesitamos en conjunción con esa fuerza inaudita, con esa fuerza monumental, con esa fuerza –para tomar la expresión de mi buena amiga presidenta de aquel país europeo- fuerza milagrosa. El pueblo y dentro del pueblo consciente sus trabajadores. Muchas gracias, los felicito por esta reunión y vamos juntos a la unión y a la victoria que es nuestro futuro y es nuestro destino. ¡Vivan los trabajadores de Venezuela!

Trabajadores: ¡Qué vivan!

Presidente Chávez: ¡Viva la unión de los trabajadores!

Trabajadores: ¡Viva!

Presidente Chávez: ¡Viva la revolución bolivariana!

Trabajadores: ¡Viva!

Presidente Chávez: ¡Viva Venezuela!

Trabajadores: ¡Viva!

Presidente Chávez: Un abrazo hermanos.

Reportero: De esta manera el presidente de la República, Hugo Chávez, acaba de culminar su intervención en el Teatro Municipal donde destacó por supuesto cosas bien interesantes, entre ellas el presidente de la República, Hugo Chávez, tocó los puntos a propósito de este Encuentro Nacional de Transporte, tocó los puntos relacionados a la educación, la salud, el transporte, petróleo, la construcción y otros sectores dijo que la tarea es para hoy y que le parece extraordinario que se decidiera construir una Coordinadora para el movimiento sindical. Además dijo que estaba seguro que esta Coordinadora va a recoger todas las inquietudes para presentar un proyecto. Hizo un análisis correspondiente a su participación en la Cumbre, participación bien importante en la Cumbre de la Tierra realizada en Suráfrica, Johannesburgo, donde destacó que estas Cumbres tienen que cambiar el formato de las Cumbres, específicamente las Naciones Unidas debe cambiar el formato. A propósito de una información bien importante sobre su conversación con el presidente Fidel Castro dijo que mañana domingo sale el primer barco de petróleo para Cuba, esto a propósito de la pobreza y también del análisis que realizó desde el aspecto sindical, laboral y por supuesto también empresarial.