04/03/2005. Discursos y Alocuciones. Comandante Presidente. Universidad Jawajarlāl Nehru, Nueva Delhi, India.

Intervención del Comandante Presidente Hugo Chávez durante cátedra impartida ante estudiantes e intelectuales, en la Universidad Jawajarlāl Nehru de la República de la India

Presidente Chávez: ¡El pueblo unido, jamás será vencido!

Asistentes: [aplausos y algarabía].

¡El pueblo unido, jamás será vencido! ¡El pueblo unido, jamás será vencido!

Presidente Chávez: Hacen bastante bulla ustedes ¿no?

Quiero dar un saludo desde mi corazón a todos los estudiantes de esta gloriosa universidad Nehru. Son los estudiantes el alma de esta universidad, como son los estudiantes y como es la juventud el alma del mundo.

Asistentes: [aplausos].

Presidente Chávez: Hay una canción de un cantor revolucionario venezolano, ya fallecido hace varios años, Alí Primera se llama; esa canción se llama “Qué vivan los estudiantes”. Y un pedacito dice así:

Asistentes: [aplausos].

Presidente Chávez: Qué vivan los estudiantes porque son la levadura/

del pan que saldrá del horno con toda su sabrosura/

Para la boca del pobre que come con amargura/

caramba está mal la cosa, viva la literatura.

¡Qué vivan los estudiantes!

Asistentes: [aplausos y algarabía].

Presidente Chávez: ¿Tú no vas a cantarla, pues?

Traductora: No, yo no canto pero yo se lo traduzco.

Presidente Chávez: Bueno, quiero saludar al honorable señor Karam Sing, canciller de la Universidad Jawajarlal Nehru; excelentísimo señor Nathuar Sing, ministro de Relaciones Exteriores del Gobierno de la República de India, que nos acompaña, al honorable señor Jie Key Chadda, vicecanciller de la Universidad. Gracias. ¿Lo he pronunciado muy mal no?

Asistentes: [aplausos y risas].

Presidente Chávez: Al honorable señor Rajib Sadsena. ¿Que tal? Rector y amigo e la Universidad. ¡Ah! Está con nosotros el excelentísimo señor Narajam, ex presidente de la República de India. Mi saludo y mi afecto y un gran abrazo.

Está el embajador de la República de Cuba, ante el gobierno de India, con nosotros, también, lo saludo con mucho afecto, el señor Juan Carretel Ibáñez. Señor embajador.

¿Desde cuando no viene Fidel por India? Vamos a invitarlo. ¿Lo invitamos?

Invitamos a Fidel Castro a que venga por aquí por India a la Universidad Nehru.

Asistentes: [aplausos].

Señor embajador de la India en Venezuela, señor Bispat Bosjuani, señora embajadora de Venezuela en India, Milena Santana, autoridades universitarias, intelectuales, estudiantes, organizaciones estudiantiles. Señores que van en el avión, vamos a saludarlos también. (Hace alusión a un avión que pasaba en ese momento) Por ahí se que está la Federación de Estudiantes Universitarios de la Universidad, los saludos, todos los movimientos.

¿Son ustedes la Federación?

Asistentes: [aplausos].

Presidente Chávez: ¿And you?

Asistentes: [aplausos].

Presidente Chávez: ¡Okey! Invitados especiales, periodistas, compañeros de la delegación venezolana, los veo aquí muy cómodamente, invitados especiales, periodistas, compañeros de la delegación venezolana, los veo aquí muy cómodamente sentados allá.

Bien, quiero agradecer infinitamente la invitación a venir aquí, verdaderamente que nos sentimos honrados, profundamente honrados por este gesto, por este acto, todo el día de hoy ha sido maravilloso, en verdad desde hacia bastante tiempo yo quería venir a India, una de las cosas que no me perdonaba en estos últimos años es que ya son 6 años de gobierno y yo no había venido aquí, llegó el día de venir, llegó el día de este encuentro entre nosotros y como se dice a partir de hoy nadie nos separara nunca jamás, es un amor para siempre, eterno y un compromiso, un compromiso, yo quiero que sellemos un compromiso, un compromiso de unidad verdadera, porque cada día estoy más convencido que sólo unidos, sólo unidos los pueblos seremos libres, hace poco estaba por Caracas visitándonos el compañero presidente del Brasil Lula Da Silva, creo que vino por aquí hace poco también.

Y Lula, decía en unas palabras muy hermosas que, el siglo XIX había sido el siglo de la Europa, el siglo XX había sido y fue el siglo de Norteamérica y que este siglo XXI dijo debe ser el siglo de América Latina, pero yo voy agregar algo más, el siglo XXI debe ser el siglo de la reivindicación, de los pueblos de América Latina, del Caribe, del Asia y del África.

Asistentes: [aplausos].

Presidente Chávez: Dependerá en buena manera de nosotros mismos que eso sea así, quiero invocar para esta batalla que comienza a esos grandes hombres, a esos grandes espíritus de India.

Esta mañana rendíamos tributo y recuerdo al Mahatma Gandhi allá en su monumento hermoso, imponente y quiero invocar el espíritu del Mahatma Gandhi. ¡El espíritu del Satyagraha! La fuerza de la verdad, la fuerza de la moral que es la más grandes de las fuerzas, sobre las que se asientan las grandes victorias de los pueblos y sobre todo quiero invocar del Mahatma Gandhi, su gran sentido, su gran espíritu anticolonialista, fue Gandhi un gran anticolonialista, Gandhi logró forjar, logró despertar y consolidar en la conciencia del pueblo indio un profundo sentido anticolonialista.

Albert Einstein ya lo había llamado el único sabio del siglo XX a Gandhi, fue un sabio, fue un santo, fue un profeta, fue un mártir, los hombres como Gandhi no mueren andan aquí entre el pueblo de India y entre los pueblos que luchan por su dignidad.

Tomemos de Gandhi el anticolonialismo para las batallas que apenas comienzan del siglo XX.

Asistentes: [aplausos].

Presidente Chávez: Tomemos de Gandhi el profundo sentido nacionalista, el sano nacionalismo de Gandhi, para alimentar esta lucha, hay que recordar aquel pensamiento de Gandhi que refleja un profundo respeto por si mismo, por su propia patria, por un sano nacionalismo, cuando habló de que no quiero mi casa amurallada por todos lados, ni mis ventanas selladas y agregó yo quiero que las culturas de todo el mundo soplen sobre mi casa tan libremente como sea posible, pero agregaba, pero me niego a ser barrido por ninguna de ellas, me niego a vivir en casa ajena como un intruso, como un mendigo o como un esclavo, tomemos pues de Gandhi hermanas y hermanos la dignidad y el sentimiento nacionalista y anticolonialista.

Pero fue Gandhi también un anticapitalista sin duda alguna, oigamos de él lo siguiente, cuando dijo: La tierra brinda la suficiente para satisfacer las necesidades de todos, pero no para satisfacer las codicias de todos, pensamiento que refleja en Gandhi su clara percepción del mundo y la necesidad de impulsar sistemas económicos para satisfacer las necesidades de todos y no la codicia de las minorías, con Gandhi invoco esta tarde, a Nehru, el otro grande hombre de esta tierra, en otro grande hombre de este pueblo, en otro grande anticolonialista y antiimperialista y pudiéramos decir con justicia que Gandhi es el padre de la nación de la patria India, Nehru es el padre de la unidad de los pueblos del sur, el padre de los no alineados, ese movimiento que recorrió el mundo con fuerza en las décadas de los 60, de los 70, de los 80, invoco pues a Gandhi, invoco pues a Nehru en esta tarde bonita en India, debemos buscar en ellos los códigos del presente y las llaves del futuro, habrá que recordar por ejemplo a Nehru cuando apoyó de manera abierta y decidida al pueblo egipcio ante el atropello, la invasión de Inglaterra y de otros países, apenas tenia India 9 años de haber obtenido su independencia cuando la Gran Bretaña, Israel y Francia, agredieron, invadieron a Egipto y no dudó un segundo Nehru en apoyar a los hermanos y aquel pueblo Árabe, dando un ejemplo supremo de valor, de coraje y sobre todo de conciencia, de la necesidad, de la hermandad y la solidaridad entre los pueblos del Tercer Mundo.

La necesidad de unirnos para defender los intereses de nuestros pueblos, de los pueblos pobres ante el atropello de los pueblos ricos.

Presidente Chávez: La necesidad de unirnos para defender los intereses de nuestros pueblos, de los pueblos pobres ante el atropello de los pueblos ricos.

Hay un escrito de Nehru, en 1939, sobre la democracia y la libertad, al que quiero referirme hermanos. En 1939 escribe Nehru lo siguiente, estas son palabras que resuenan hoy como poderosas verdades en el mundo entero, oigámoslas: “La libertad y la democracia no tienen sentido sin igualdad”.

Asistentes: [aplausos].

Presidente Chávez: “Y no puede haber igualdad mientras los principales medios de producción se encuentren en manos de particulares”.

Asistentes: [aplausos].

Presidente Chávez: “La propiedad privada de los medios de producción obstaculiza la verdadera democracia”.

Asistentes: [aplausos].

Presidente Chávez: Perdón. Sigo leyendo a Nehru.

“Son muchos los factores que contribuyen a dar forma al pensamiento, pero el más importante y fundamental es el de las relaciones de propiedad. Las cuales en última instancia rigen nuestras relaciones y nuestro tejido social. Aquellos que como clase se benefician de la existencia de esas relaciones de producción, de manera voluntaria no van a acordar nada que suponga la pérdida de poderes y privilegios”.

Asistentes: [aplausos].

Presidente Chávez: “Pero la democracia no puede funcionar realmente si esta forma de relación no se transforma”.

Asistentes: [aplausos].

Presidente Chávez: Y luego concluye diciendo:

“Bajo los regímenes sociales podríamos tener la misma cantidad de libertades individuales que las que ofrece el sistema actual. El oficialismo nos puede ofrecer libertad de conciencia y pensamiento, libertad de empresa, e incluso la posición de propiedad privada en escala restringida.

Pero fundamentalmente todos tendríamos la libertad que ofrece la seguridad económica que hoy en día sólo una minoría posee”.

Asistentes: [aplausos].

Presidente Chávez: Ese fue un artículo publicado en el National Herald, 1939.

Pudiéramos remontarnos un siglo atrás, un siglo antes de que Nehru escribiese lo que acabo de leer. O para ser más exactos, 120 años atrás, 1819. Y pudiéramos volar sobre los mares y pasar Madagascar y pasar el África inmensa y querida, y cruzar el Atlántico y llegar al Caribe. ¡1819! Allá en el Caribe siempre vibrante, siempre tremendo; allá en las riberas del gran Río Orinoco, que baña las sabanas de Venezuela, allá estaba en marcha una revolución y otros hombres decían casi lo mismo que dijo Nehru, aquí en 1939, era Simón Bolívar el líder de aquella revolución.

Asistentes: [aplausos].

Presidente Chávez: Hubiesen sido grandes amigos Bolívar y Nehru, hubiesen sido grandes amigos Bolívar y Gandhi, porque representan en la historia de nuestros pueblos la misma línea de pensamiento, la misma línea de acción: el anticolonialismo, el antiimperialismo, el anticapitalismo.

Asistentes: [aplausos].

Presidente Chávez: Y nosotros somos buenos amigos de ellos también. Porque nosotros somos antiimperialistas, anticolonialistas y anticapitalistas.

Asistentes: [aplausos].

Presidente Chávez: ¿Por qué Bolívar? Preguntan algunos estudiantes de esta digna universidad Nehru. Porqué República Bolivariana de Venezuela

Presidente Chávez: ¿Porque Bolívar? Preguntan algunos estudiantes de esta digna universidad Nehru. Porque República Bolivariana de Venezuela. Sencillamente porque aquella revolución que en 1819, 1820, 1821. En aquellos años se levantaba en el Caribe, se levantaba en el Orinoco, se levantaba en Suramérica aquella revolución, después de 200 años ha vuelto y está trepidando de nuevo en aquellas tierras, en aquellas aguas y en aquellos pueblos.

Asistentes: [aplausos].

Presidente Chávez: Y eso es lo que está ocurriendo realmente en Venezuela, está en marcha una revolución.

Asistentes: [aplausos].

Presidente Chávez: Una revolución que tiene su propio perfil, una revolución que

ha rescatado sus raíces más profundas, una revolución que se hermana con las revoluciones que en la América Latina han sido, una revolución que es hermana, hay que decirlo de la Revolución Cubana, por ejemplo.

Asistentes: [aplausos].

Presidente Chávez: Así como la revolución venezolana, se inspira en Bolívar el padre de la Patria, el padre de Venezuela, igual la revolución cubana, se inspira en Martí.

Asistentes: [aplausos].

Presidente Chávez: José Martí, bolivariano, revolucionario. José Martí en un discurso memorable, lanzó una frase bellísima, hermosa hablando de Bolívar. Y dijo: Así está Bolívar en el cielo de América, vigilante y ceñudo, sentado aún en su roca de crear, con el inca al lado y un haz de banderas a los pies. Así está él calzadas aún las botas de campaña, porque lo que él no hizo si hacer está hasta hoy.

En fin aquellos hombres, aquellas mujeres. Bolívar, Miranda, Sucre, San Martín, Martí. Allá en América convocaron a los pueblos, dirigieron a los pueblos en una revolución. Quisieron construir la unidad de América Latina. Bolívar fue sin duda el primer antiimperialista de América. Bolívar llegó a lanzar en 1828. ¡1828! Una profecía, lamentablemente se cumplió, pero Bolívar con su clara visión y con su claro sentido político y geopolítico lo advirtió en aquel año 1828, cuando dijo lo siguiente: Los Estados Unidos de Norteamérica, parecen destinados por la providencia a plagar la América de miseria a nombre de la libertad.

Eso lo dijo Bolívar en 1828, fue un gran antiimperialista, anticolonialista. Este año 2005, estamos conmemorando 200 años del juramento que hizo Bolívar en Roma. Apenas tenía 22 años y llegó a Roma una tarde y lanzó un juramento, y dijo: Juro delante de Dios, juro por el Dios de mis padres, juro por ellos. Juro por mi honor y juro por mi patria que no daré descanso a mi brazo ni reposo a mi alma hasta que no hayamos roto las cadenas que oprimen a nuestro pueblo por voluntad del poder imperial. Esto fue en 1805.

Aquel hombre cumplió su juramento. 25 años después moría solitario en Santa Marta en Colombia. Murió a los 47 años y parecía un anciano. Había derrotado el imperio español con el pueblo suramericano, desde el Caribe hasta el Potosí. Había dirigido la revolución suramericana para dar nacimiento a lo que hoy somos: 6 países, Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia y Panamá. Y sin embargo Bolívar murió diciendo: He arado en el mar.

Bolívar murió defraudado y solitario, murió proscrito porque las oligarquías de aquellos países se adueñaron del poder y traicionaron la revolución, y lo echaron, y echaron abajo el sueño de construir una Patria o unas Patrias verdaderamente libre e iguales, libertad e igualdad. Lo que dijo Nehru 110 años después: “La libertad y la democracia no tienen sentido sin la igualdad.”

En Venezuela entonces ha resurgido aquel proyecto revolucionario, desde 1998 cuando el pueblo venezolano utilizando sus derechos democráticos eligió un gobierno bolivariano, un gobierno revolucionario, y hoy estamos juntos pueblo y gobierno, gobierno y pueblo.

En estos últimos 6 años han ocurrido cuántas cosas en Venezuela. En 1999 aceleramos el fin de la Cuarta República y el nacimiento de la V. Convocamos al poder constituyente del pueblo, y el pueblo aprobó en referéndum esta Constitución.

Asistentes: [aplausos].

Presidente Chávez: Es la única Constitución en toda la historia venezolana que ha sido aprobada por un referéndum nacional popular.

Asistentes: [aplausos].

Presidente Chávez: Y esta Constitución de la V República es mucho más que una Constitución, es un proyecto político, es un proyecto social, es un proyecto económico y es un proyecto que trasciende además las fronteras de Venezuela, hoy está en marcha, y a estas alturas nada ni nadie podrá detenerlo.

Asistentes: [aplausos].

Presidente Chávez: Así comenzó el 99 con la Asamblea Constituyente y el nacimiento de la Quinta República, luego en el año 2000, el año 2000 fue el año de la relegitimación de todos los mandatos populares, para dar vida a la nueva Constitución. El año 2001 fue el año de las leyes revolucionarias, porque como dice Montesquieu, en el espíritu de las leyes, son estas las leyes las que conectan la Constitución, el proyecto grande con la realidad, con el terreno, con la vida social, con la cotidianidad.

Presidente Chávez: El año 2001 fue el año de las leyes revolucionarias, porque como dice Montesquieu, en el espíritu de las leyes, son estas las leyes las que conectan la Constitución, el proyecto grande con la realidad, con el terreno, con la vida social, con la cotidianidad.

Comenzamos a aprobar nuevas leyes como la Ley de Hidrocarburos, para recuperar el petróleo por primera vez en toda nuestra historia; en Venezuela se explota petróleo desde hace más de 100 años, y nunca las ganancias del petróleo llegaron al pueblo. Venezuela fue durante muchos años el primer exportador de petróleo del mundo, y hoy seguimos siendo uno de los primeros del mundo.

De Venezuela sacaron tanto petróleo que en algunas partes se está hundiendo la tierra, se ha hundido la tierra, pero al pueblo sólo le quedó la miseria, esa gran riqueza se fue hacia el Norte, se fue hacia el Norte de América esa riqueza. Y una parte de ella se quedó reservada a la élite o a las élites venezolanas, verdaderos cipayos del imperialismo, que entregan la Patria por cuatro monedas.

Y en la historia del Siglo XX venezolano todos los Presidentes que se opusieron, o que trataron de recuperar el petróleo, fueron derrocados. Cipriano Castro, General nacionalista, fue derrocado en 1908, porque se oponía a entregar el petróleo a las transnacionales, lo derrocaron y a los tres días llegaron unos barcos norteamericanos a los puertos de Venezuela a apoyar el nuevo Gobierno.

Casi 40 años después, a mitad de Siglo, otro general nacionalista, Isaías Medina Angarita, trató de recuperar el petróleo para el pueblo, y también fue derrocado. 60 años después, este amigo de ustedes, Presidente de Venezuela, comenzó a recuperar el petróleo y también fue derrocado. Sólo que por 2 días.

Asistentes: [aplausos].

Presidente Chávez: La tiranía más fugaz de la historia del Continente americano fue la que instalaron en Venezuela los norteamericanos el 12 de abril de 2002, cuando fuimos derrocados. Se consiguieron con una pequeña sorpresa, una gran alianza muy poderosa de la oligarquía venezolana, los medios de comunicación privados, sectores empresariales; un sector militar traidor a la Patria, muchos millones de dólares provenientes del Pentágono, y todo el apoyo de los Estados Unidos, pues se consiguieron con una pequeña sorpresa, se consiguieron con una muralla que se llama el pueblo venezolano, que los barrió en menos de 48 horas.

Asistentes: [aplausos].

Presidente Chávez: Así que ese 2001 fue el año de las leyes revolucionarias, la Ley de Tierras para acabar con para con el latifundio.

Asistentes: [aplausos].

Presidente Chávez: Así que ese 2001 fue el año de las leyes revolucionarias, la Ley de Tierras para acabar con para acabar con el latifundio. Precisamente para ir desmontando lo que Nehru llama los principales medios de producción, concentrados en pocas manos. El petróleo estaba concentrado en pocas manos en Venezuela, la tierra concentrada en pocas manos en Venezuela, el capital concentrado en pocas manos, la tecnología reservada sólo a una minoría, millones de personas sin acceso a la educación, analfabetismo en alto grado. Cientos de miles de jóvenes que no pudieron continuar estudios universitarios, le habían quitado al pueblo venezolano las herramientas fundamentales para construir su vida.

Así hemos venido avanzando por este camino, el 2002, el golpe de Estado, el 2002, sabotaje petrolero. Nos golpearon muy duro, pero razón tenía León Trotski, cuando dijo un día: A toda revolución le hace falta el látigo de la contra revolución.

Así, que de esos golpes aprendimos y hemos salido fortalecidos y cada vez que nos lancen un latigazo, nosotros saldremos más fortalecidos. Y así llegamos al 2003 y llegamos al 2004, como la oligarquía venezolana con sus amos en Washington, no pudieron derrocarnos por un golpe de Estado ni por el sabotaje petrolero, ni el sabotaje económico, entonces trataron de hacerlo por vía de Referéndum nacional.

Que es lo que han debido hacer desde el comienzo, porque es un instrumento que está contenido en la Constitución.

En Venezuela todos los cargos de elección popular, desde el presidente de la República, los gobernadores, los alcaldes, los diputados son revocables, el mandato es revocable, se puede revocar a la mitad del periodo por voluntad popular, por supuesto.

Así, que les dijimos: ¿Quieren referéndum? Vamos a referéndum, vamos a preguntarle al pueblo: ¿Esta usted de acuerdo en que el Presidente Chávez entregue el gobierno y que cese su periodo? SI o NO. Y ganamos el NO con sesenta por ciento (60%) de los votos. Así que hemos entrando, después del referéndum del 15 de agosto, en una nueva etapa en Venezuela: La revolución acelera su marcha, en lo político.

Un mes después del referéndum hubo elecciones de gobernadores y de alcaldes, y ganamos 21 gobernación de 23. Y más de la mitad de las alcaldías de todo el país.

Asistentes: [aplausos].

Presidente Chávez: Avanza la construcción de un nuevo tipo de democracia, democracia participativa, porque la democracia representativa, al menos en Venezuela, se convirtió en una trampa. Así que se han desatado movimientos y organizaciones por todas partes: Comités de Barrios, Comités de Tierra Urbana, Comités Campesinos, Comités Obreros, Comités de Defensa. En fin una poderosa organización popular, participativa, protagónica. El pueblo venezolano siente que él es el dueño, y cada día será más dueño del poder en Venezuela. Y esa es la idea de la democracia (Gobierno del pueblo, Gobierno con el pueblo), poder popular, devolverle el poder a su dueño: al pueblo. La revolución avanza aceleradamente en lo social, incluyendo a todos, generando un modelo de inclusión social, de igualdad social.

Para darle un solo ejemplo, porque son tantas cosas y ya me están fastidiando aquí que tenemos que irnos, hay muchas actividades y tenemos que cumplir compromisos de agenda más tarde también. Pero para darles un solo ejemplo en lo social, en Venezuela había millón y medio de analfabetas, tengan en cuenta que nosotros no somos como ustedes, 1.100 millones de habitantes, somos apenas 25 millones, así que millón y medio de analfabetas es un número, era un número bastante grande para nosotros, y en Venezuela se alfabetizada un promedio de 10 mil adultos por año, en los últimos 20 años. Pues bien, con la ayuda de Cuba, de la Revolución Cubana, lanzamos una verdadera misión por todo el país de alfabetización, con un método cubano, el método que se llama “Yo sí puedo”, con televisores, vídeo-clases, folletos, facilitadores, un ejército de voluntarios hasta las montañas más altas, hasta las selvas más lejanas, por todas partes. Bueno, nosotros pasamos de 10 mil por año a 1 millón 200 mil por año, personas de más de 90 años aprendieron a leer y a escribir en dos meses. Y dentro de poco Venezuela será declarada zona libre de analfabetismo.

Asistentes: [aplausos].

Presidente Chávez: Educación, educación para todos. Y no crean que la gente se quedó sólo con aprender a leer y a escribir, ahora pasamos a una segunda etapa para que en dos años, con el mismo método, saquen la educación primaria. De la misma forma hemos convocado a todos los venezolanos y venezolanas que habiendo terminado la secundaria no lograron entrar en la universidad: los pobres. Y hoy tenemos más de 400 mil jóvenes iniciando carrera universitaria con métodos completamente revolucionarios.

En la salud. No había sistema de salud en Venezuela, y lo que había estaba casi todo privatizado, pues pusimos en marcha otro gran proyecto social, también con apoyo de la Revolución Cubana, y hoy en día en menos de dos años hemos armado un poderosísimo Sistema Nacional Público de Salud, 20 mil médicos cubanos y cubanas, y venezolanos, y voluntarios, y enfermeras, viviendo entre los pobres, regados entre los barrios pobres, entre los pueblos pobres, atendiendo directamente. En fin, la revolución avanza en lo social, avanza en lo político, avanza en lo económico, y hemos venido precisamente a India a firmar un conjunto de convenios, mañana lo haremos con el primer ministro, para continuar fortaleciendo la revolución y las relaciones bilaterales. Estamos en mejores condiciones y queremos modestamente ayudar a India a que siga fortaleciéndose, queremos suministrar petróleo a India.

Asistentes: [aplausos].

Presidente Chávez: Sabemos que India necesita petróleo para su crecimiento y su desarrollo futuro. Mañana vamos a firmar un convenio de cooperación energética y petrolera, queremos que las empresas petroleras de India vayan a Venezuela, a explorar y a explotar petróleo. Hemos venido acá a cooperar con ciencia y tecnología para ayudar a India a explotar su petróleo pesado. En fin, a partir de hoy nace una verdadera alianza estratégica entre India y Venezuela. La revolución bolivariana le abre los brazos al pueblo indio, el Gobierno Bolivariano se abraza con el Gobierno indio, el pueblo venezolano se abraza con el pueblo indio, para que construyamos juntos el futuro, un futuro mejor y un mundo mejor.

Asistentes: [aplausos].

Presidente Chávez: Precisamente en este año 2005 se cumplen 50 años de la Cumbre de Bandung, aquella cumbre afro-asiática convocada por Nehru, Sukarno, Tito, Nasser. Es momento de retomar el espíritu del Sur, la conciencia del Sur. Cuando cayó la Unión Soviética se pretendió imponer al mundo el Consenso de Washington, se pretendió imponer al mundo el modelo capitalista, neoliberal, se pretendió borrar nuestras raíces, se pretendió acabar con el legado de Gandhi, de Nehru, de Bolívar; se pretendió acabar con los Estados y con las Naciones y con la soberanía. Se dijo que habíamos llegado al fin de la historia.

Apenas 15 años después la poderosa fuerza de la verdad, la Satyagraha ha demostrado que todo aquello era falso, no podrán borrarnos nuestro pasado, no podrán borrarnos nuestra conciencia, no podrán borrarnos nuestras raíces, no podrán imponernos el modelo capitalista, neoliberal y salvaje; la historia no sólo no se acabó, sino que estamos ante el retorno de la historia, Gandhi anda vivo, Nehru anda vivo, Bolívar anda vivo, Martí anda vivo, el Che Guevara anda vivo, todos ellos han vuelto con nosotros. Hay una verdadera resurrección de los pueblos del mundo, por eso hay que invocarlos a todos hoy, invocar la unión de América Latina y el Caribe, con Asia, con África, rehacer la Agenda del Sur, lanzar una nueva estrategia de la unión del Sur, para decirle al norte como el poeta Mario Benedetti, que el Sur también existe, y que los pueblos oprimidos del Sur tenemos los mismos derechos que los pueblos del Norte. Ese es el espíritu que nos inunda esta tarde, el espíritu de la unidad, el espíritu del futuro, el espíritu de la verdad, de esta manera con un gran sentimiento, con ganas de decir muchas cosas más, lamentando no tener más tiempo esta tarde con ustedes, pero diciéndoles que a partir de hoy quiero que sellemos el compromiso de la unidad entre nuestros pueblos, entre nuestros jóvenes (los muchachos, las muchachas), los trabajadores, los indios, los aborígenes, las mujeres, los intelectuales, los campesinos, es la unión de los pueblos, es lo único que nos hará libres, para que este Siglo XXI sea el siglo de la libertad verdadera, el siglo de la igualdad verdadera, que no sea el siglo de la muerte, que sea el siglo de la vida. Qué Dios bendiga a India para siempre. Los quiero mucho muchachos, les quiero mucho muchachas.

Muchísimas gracias. ¡Hasta la victoria siempre!

Asistentes: [aplausos].