13/07/2011. Entrevistas y Declaraciones. LLamadas a Medios. Palacio de Miraflores, Caracas, Distrito Capital, Venezuela.

Contacto telefónico del Comandante Presidente Hugo Chávez con el programa Toda Venezuela de VTV

Periodista, Ernesto Villegas ¿Cómo está?

Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez Oye, buenos días Ernesto, buenos días mi querido Juan Carlos, mi querido Ernesto y todos los equipos de...

Politólogo español, Juan Carlos Monedero Presidente.

Presidente Chávez ...De Venezolana de Televisión y a todo el pueblo venezolano. Que alegría me da, bueno y tú sabes ahora que tengo toque de diana a las cinco de la mañana Juan Carlos, he vuelto a ser cadete, aquí estoy en mi... en este nuevo desafío. Me da muchísimo gusto, siempre estoy viendo a Ernesto y sus reflexiones y de las muchachas de la mañana pero tenía días que no te veía y te oía Juan Carlos, bienvenido ¿cuándo llegaste hermano?

Politólogo español, Juan Carlos Monedero Llegué hace tres días Presidente, a decirme también a mí mismo que la democracia sigue estando muy presente en Venezuela y que si hay alguno que piensa que su enfermedad significa debilidad, algunos tenemos claro que es todo lo contrario y que, y que me da mucha alegría como español, como europeo sentir este proceso mío y Presidente decirle que ¡pa’ lante! Y que sepa usted que lo que significa este proceso cada vez hay más gente que desde la calle lo entiende. Así que cuídese mucho, siga usted muy fuerte porque cada vez va a hacer más falta Venezuela, América Latina y su ejemplo en este proceso que estamos teniendo en marcha en Europa.

Presidente Chávez Gracias Juan Carlos. Yo te ruego que me saludes de mi corazón y de mis brazos a esa legión de amigos y amigas en España, en Europa. Yo a pesar de estas dificultades repentinas que estamos asumiendo como nunca antes jamás desde la profundidad del alma, del cuerpo, de las reflexiones, del amor, de la voluntad pues, he estado muy pendiente de la situación de Europa, del Norte de África, del mundo y lamento mucho por una parte la dificultad en Europa pero ya tú sabes, ustedes tienen años alertándolo. Alguien habló de... ¿quién fue? Los Robertos, hablaron del “Atenazo” como el Caracazo ¿no? es el capitalismo, es el capitalismo y la locura imperial, la fase superior del imperialismo parafraseando a Lenin, es la locura ésta contra Libia, contra el mundo, contra, contra la vida. Pero mira que... por encima de eso a uno lo alienta mucho esa juventud española que tú representas, esa juventud europea pues no queremos violencia para España ni para nadie. Pero, por supuesto, tampoco la paz de los sepulcros de los pueblos ¿no? hay un despertar que uno siente de aquí. Yo te estaba llamando la otra vez cuando estaba la Puerta del Sol en su máximo apogeo.

Politólogo español, Juan Carlos Monedero Sí.

Presidente Chávez Estaba... pedí una llamada contigo, con Viciano pero no pudimos pero sé que estaban ustedes en esa batalla, teníamos mucha información y queríamos tener más, le dije a Nicolás que mantuviera contacto con ustedes para estar bien informados pues.

Pero no tengo dudas que es eso que tú dices, el poder constituyente o como dice... aquí tengo en mi mano releyendo siempre y profundizando, buscando conocimiento a Mészáros, Mészáros el tiempo histórico ¡Nietzsche! Estoy bebiéndome a Zaratustra, Monedero pero como nunca antes jamás. Yo había leído a Zaratustra, a Nietzsche pero no... ahora me lo estoy bebiendo como el propio Nietzsche dice por aquí desde... en 1880, por allá, que él estaba en un puerto italiano creo que se llama Portofino y dice que estaba mirando el mar y la montaña y de repente le llegó Zaratustra y lo asaltó. A mí me asaltó Zaratustra también en estos días, pero volviendo al punto central hay un despertar, uno lamenta mucho la situación crítica de todo eso que tú estas diciendo pero tú sabes cuantas hemos pasado por aquí.

Politólogo español, Juan Carlos Monedero Claro.

Presidente Chávez Y uno está lleno de esperanza de un mundo nuevo, un mundo mejor, sin violencia y que se consigan las transiciones ¡no a bombas ni a guerras! Sino con la democracia verdadera, con la participación popular. Yo te digo me siento mejor que nunca, mejor que nunca en el espíritu, en el alma, en el cuerpo, he vuelto a ser cadete ¿no te digo? ¡cinco de la mañana! Ya levantado, caminando, haciendo ejercicios, leyendo, reflexionando, me rinde mucho más el día y tengo fe y seguridad en que vamos a vencer estas dificultades también. No es fácil hemos, hemos estado transitando pues, una primera etapa que ha sido muy exitosa, Fidel Castro, Fidel ese padre nuestro parafraseando al gran cumpleañero de ayer a Pablo Neruda “Padre nuestro que estas en la tierra, en el aire y en el agua...” le cantaba Neruda a Bolívar y yo le canto a Fidel también con Bolívar, padre nuestro que estas en la tierra, en el agua y en al aire. Ese padre nuestro allá en La Habana me decía antes de la segunda operación que fue muy, muy complicada pues, muy avanzada y muy planificada, por supuesto. Me hablaba él mismo con una cara de dolor que nunca olvidaré, me hablaba de los riesgos, riesgo uno, riesgo dos, riesgo tres y bueno yo acostumbrado como soldado y batallador me preparé mentalmente para el peor y resultó el mejor gracias a Dios y a la ciencia médica y a este cuerpo que parece que es más duro de lo que yo mismo creía.

Asistentes [risas].

Presidente Chávez [risas] El 20 de junio fue la segunda operación de más de seis horas hermano.

Politólogo español, Juan Carlos Monedero Duro.

Presidente Chávez Duro, duro, muy duro. Después cuatro días en terapia intensiva pero absolutamente consciente desde el primer momento y además recibía, recibí a Nicolás y a ¿quién más estaba allá? Rafael Ramírez, mi hermano Adán en la sala de terapia pero conversando y... pero difíciles días ¿no? el 24 de junio Día de Carabobo, me levanté de la terapia, dicen que parece que llegaron los espíritus de Carabobo allá y salí a caminar por un pasillo a mirar el sol y ahí comenzó con Zaratustra mi retorno.

Politólogo español, Juan Carlos Monedero Que bueno.

Presidente Chávez El retorno pleno, profundo, profundo y tengo fe y estamos bueno, por supuesto, empezando una segunda etapa de tratamiento y a lo mejor una tercera que pudieran ser un poco duras ¿no? pero es para precisamente tratar de blindar y blindar el cuerpo de nuevas células de este tipo malignas ¿no? que tú sabes que amenazan ¿no? cuando, cuando se anidan aunque el tumor salió, salió completo el tumor, estaba encapsulado ¿eh? Ahora andan diciendo... hay un médico español muy famoso que lo cargan por ahí pa’ arriba y pa’ abajo, Monedero ¿tú conoces? ¿quién es ese médico?

Asistentes [risas].

Presidente Chávez Que dicen que los médicos cubanos me estaban matando y entonces Fidel mandó a buscar a un médico español que vino y me salvó la vida y tal ¿quién es ese médico? Yo he leído ahí ¿qué sabes tú de ese médico?

Politólogo español, Juan Carlos Monedero No, poco, poco, decía Aristóteles ya que es fácil siempre encontrar a cualquier persona que bien financiada sostenga cualquier tipo de barbaridad.

Presidente Chávez Sí.

Politólogo español, Juan Carlos Monedero Así que...

Presidente Chávez Sí. De todos modos hermano mira estamos en tiempo de... como de resurrección.

Politólogo español, Juan Carlos Monedero Sí.

Presidente Chávez ¿Y vas a estar aquí cuántos días Juan Carlos?

Politólogo español, Juan Carlos Monedero Voy a estar poco porque me regreso el jueves que seguimos... tenemos mucha pelea ahora en España...

Presidente Chávez ¿Mañana jueves?

Politólogo español, Juan Carlos Monedero Mañana jueves regreso, sí.

Presidente Chávez Oye mira me gustaría saludarte, yo voy a... te prometo que voy a buscar unos minutos.

Politólogo español, Juan Carlos Monedero Estupendo.

Presidente Chávez ¿Te vas mañana a qué hora más o menos?

Politólogo español, Juan Carlos Monedero Por la tarde.

Presidente Chávez ¡Ah! Tenemos un tiempito, yo voy a hablar con Elías...

Politólogo español, Juan Carlos Monedero Estupendo.

Presidente Chávez ...Yo estoy esperando ahorita a Elías que tenemos caminata aquí en Miraflores y reunión mañanera, estamos como el Método Peripatético.

Politólogo español, Juan Carlos Monedero [risas].

Presidente Chávez Caminando y analizando la mañana y las noticias y viendo los planes porque bueno, estoy en mi cuartel de retaguardia pero comandando en batalla claro, con un ritmo... tú lo decías ahorita, es cierto, mira aquí tengo a Nietzsche, aquí tengo a Nietzsche...

Politólogo español, Juan Carlos Monedero Presidente, subió a la montaña Zaratustra a ganar fuerzas y cuando bajó de la montaña fue cuando realmente hizo la Revolución ¿eh? O sea, que seguramente usted está en su montaña y la que espera cuando baje otra vez que se agarren, que se agarren.

Presidente Chávez Sí. Bueno estoy, bajo y subo, bajo y subo [risas].

Politólogo español, Juan Carlos Monedero Claro [risas].

Presidente Chávez Ahora esta edición, esta es una edición de Zaratustra de la Alianza Editorial porque yo resulta que pues, llegué a La Habana y allá estuvo... ocurrió lo que ocurrió pues. Yo en verdad andaba con una rodilla lesionada pero ya casi totalmente restablecida y tenía previsto pasar en La Habana pues dos días y tenía previsto irme a chequear la rodilla, pero luego unos dolo... el cargaba, bueno y entonces decidí, Fidel me... ¿cómo se llama? Me reclamó, me reclamó, me dijo: “Chávez esos dolores que tú cargas, eso no es la rodilla ¿cómo va a ser la rodilla, cómo te va a pegar la rodilla aquí en la pelvis? La rodilla no llega pa’ arriba, los nervios...” porque o tenía como la excusa ¿no? es la rodilla, es la rodilla, me duele mucho la pierna, no sé qué más y bueno entonces empezaron pues, los exámenes allá un poco desconectado del trabajo diario aquí que a uno... un huracán que se lo lleva y entonces estoy en eso ¿no? frenando los caballos que llevo pero aprendiendo, yo estoy aprendiendo, tengo que aprender a delegar más Juan Carlos.

Politólogo español, Juan Carlos Monedero Sí.

Presidente Chávez Es lo que tú decías cuando aquella cosa sobre el liderazgo ¿cómo fue? hiperliderazgo...

Politólogo español, Juan Carlos Monedero [risas] El hiperliderazgo.

Presidente Chávez Es cierto, es cierto. Mira yo recuerdo incluso cuando ustedes dijeron eso yo reflexioné mucho, hay gente que no le cayó bien y tal. Pero bueno, es cierto, yo recuerdo mis días de capitán, Ernesto perdóname que te quité la...

Periodista, Ernesto Villegas Por favor Presidente.

Presidente Chávez No, no, perdóname que te quité la... tú eres el comandante ahí de la... tú puedes interrumpirme cuando quieras hermano...

Periodista, Ernesto Villegas Seguro.

Presidente Chávez Si tienes alguna pregunta, dame dos minutos para...

Periodista, Ernesto Villegas Me, me estoy reservando Presidente no se preocupe [risas].

Presidente Chávez Ajá, fíjate porque es que quiero decirles lo siguiente y a todos nuestros oyentes. En verdad que estoy asumiéndome de nuevo, asumiéndome de nuevo desde todos los puntos de vista, desde tomar café mira me tomé un café con leche ahorita, aquí al lado tengo a mis enfermeras, mis médicos que duermen aquí prácticamente en un sillón ahí medio duermen y que cuántas veces me paré al baño y toman nota de cuánto oriné, cuántos mililitros, cuántos mililitros me tomé de agua ¿eh? Cuántos gramos, ahorita me pesaron, estoy recuperando peso de manera importante perdí como 14 kilos ¿eh? y ya, ya estoy acercándome ¿a qué? a mi peso, 85, pero es mi peso. Yo estaba en más de 100 kilos Monedero, parecía un tanque de guerra y comía de todo, me estaba matando yo mismo hermano, tomándome 40 tazas de café en un día.

Politólogo español, Juan Carlos Monedero No.

Presidente Chávez ¿Eh?

Politólogo español, Juan Carlos Monedero No, no, no puede ser.

Presidente Chávez Con angustias, entonces andaba con tres teléfonos imagínate tú un ser humano con tres teléfonos, prendidos los tres y entonces de repente veía por televisión que allá, por allá no sé qué se abrió un hueco, el hueco este de la Panamericana y entonces yo llamando y mira al ministro que no ha llegado la máquina, o sea, una angustia permanente que no me dejaba a veces ni respirar. Desde tapar un hueco, en una ocasión recuerdo que me bajé en la esquina de Miraflores porque salíamos no sé pa’ dónde y entonces la camioneta donde yo voy, yo iba leyendo algo y ¡pum! Caímos en un hueco, en la esquina de Miraflores yo me bajé ahí y mandé a llamar al ministro y mandé a llamar incluso a Rafael Ramírez porque... pa’ preguntarle mira: ¿Estamos exportando asfalto? “Sí” bueno y por qué no tapan estos huecos aquí mismo en el centro de Caracas, al alcalde, hice una reunión a la mitad de la calle. En verdad un presidente no puede estar en eso ¿eh? Bueno de vez en cuando un llamado de atención, pero eso es problema de los alcaldes, problema también del pueblo, del Poder Popular organizado, de los distintos escalones de Gobierno. Yo recuerdo Fidel otra vez, cuando vino a visitarnos un día y recorríamos varias ciudades y él se dio cuenta que bueno, la gente acudía como sigue acudiendo, bueno y yo hago lo que puedo y hasta donde puedo y es mi tarea. Pero bueno los papelitos de la gente “Chávez que la casa se me está cayendo, Chávez que mi hijo está enfermo, Chávez que no sé qué más...” entonces Fidel recuerdo que... “Chávez que no tenemos el agua allá en el caserío, que la carreterita que no sé qué...” y entonces Fidel dijo en la Asamblea Nacional aquello “Chávez no puede ser el alcalde de toda Venezuela” claro, eso fue otra época. Pero un poco eso, pero claro la culpa... la primera culpa era mía pues, es mía, de tratar de estar desde allí desde tapar un hueco hasta bueno, que si la Faja del Orinoco, que si los grandes proyectos, etc. Entonces hay que aprender a delegar, a delegar, a que se desplieguen todas las potencialidades de los distintos niveles de Gobierno.

Entonces aquí en Zaratustra, Nietzsche, él habla de la fórmula, de la fórmula suprema de la afirmación de la vida. Así la tomo yo. Primer punto de los cinco factores: la asimilación de los errores fundamentales, entonces yo me estoy asumiendo en mis errores fundamentales, desde eso de tomarme cinco latas de café al día -a veces café frío, recalentado en un termo en un carretera- comer de cualquier cosa en cualquier parte, no dormir, no dejar dormir a los ministros ¡no! ese es un vivir muriendo. Yo tengo que sumarme es el vivir viviendo. Pero bueno, ya, no reflexiono más, quería informarles de esto, saludarte Monedero y bueno resistir alguna ofensiva de Ernesto Villegas.

Periodista, Ernesto Villegas [risas] Mire Presidente. Justamente ese reconocimiento suyo del hiperliderazgo, del cual habló aquella jornada del Centro Internacional Miranda, hacer ese reconocimiento Presidente, es de esperar entonces que ese nuevo Chávez, reformateado ¿esté más inclinado hacia la dirección colectiva de los asuntos políticos de Venezuela?

Presidente Chávez Sí. Tengo que asumirlo, tengo que asumirlo Ernesto, te digo que estaba recordando para responderte con esta reflexión. Cuando yo era capitán y estaba allá en mi querida alma mater de oficial instructor, comencé a ser instructor de liderazgo porque siempre bueno, ese es una de las esencias un poco de la vida militar. El liderazgo en ese caso enfocado a lo militar pero es a lo humano no a lo militar eso no se puede segmentar, tu sabes lo humano ¿cómo dirigir hombres, mujeres, cómo liderizar de verdad? inspirándonos además a mi me gustaba y me gustó siempre estudiar bueno un poco la personalidad de los líderes empezando por Bolívar, Cristo, yo soy cristiano líder de carne y hueso pues.

Pero claro llegó a mis manos, a nuestras manos unos manuales de algunos aspectos sobre liderazgo sin duda, obviamente de distintas épocas, hay un libro del general López Contreras muy poco conocido por ejemplo, Eleazar López Contreras, Juan Carlos tu sabes que fue Presidente de Venezuela era historiador, le gustaba la historia, él llamó ese libro Bolívar Conductor de tropas, ese libro a mí me hizo, nos hizo... fue muy útil pues para entender eso, el líder Bolívar, el líder soldado, el líder político después.

Periodista Ernesto Villegas Por cierto Presidente disculpe la interrupción que López Contreras convocó a las llamadas cívicas bolivarianas ¿no? En su tiempo.

Presidente Chávez Si él era un profundo estudioso de Bolívar sobre todo la parte militar, yo creo que lo político era otra cosa él venía de gomecismo pero...

Periodista Ernesto Villegas Era un hombre de derecha pues.

Presidente Chávez De derechas si. Ahora fíjate, entonces yo recuerdo claramente porque fui instructor durante varios años de estos muchachos que ya son generales en jefe algunos y otros son bueno todo el alto mando militar y los que son ahorita ascendieron a generales ahorita estos 150 muchachos, fueron alumnos yo compartí con ellos esos años 80. Entonces hablábamos de la matriz de liderazgo, esa matriz yo la estoy reconstruyendo aquí ahora refrescando experiencia y conocimiento, en base a un conjunto de variables hay cuatro escenarios sobre los cuales tu tienes que actuar como líder o si pretendes serlo y tienes que asumir eso con un rigor cercano a lo científico y en base a eso aplicar estilos de liderazgo. El primer estilo es el estilo de la dirección o sea ser muy directivo, muy estar en todo pues, ahora ese muy estar en todo dirigir, dirigir, dirigir, un líder tiene que aplicarlo es cuando en una circunstancia por ejemplo tiene un grupo puede ser un pelotón de 20 hombre o puede ser una división o un grupo muy grande de gente civil o militar con baja capacidad para ejecutar las tareas o acciones que corresponde y baja voluntad, entonces tiene que ser un líder que esté casi en todo, dirigiendo casi todo pues. Ese no es nuestro caso.

Luego viene un segundo estilo que es el de guiar, cuando tu tienes un grupo de seres humanos que diriges que tienen baja capacidad pero mucha voluntad de hacer las cosas, entonces el líder tiene que ser más un guía, un maestro, enseñar, orientar. Un tercer nivel y eso va ascendiendo en la matriz, es el nivel de apoyar, cuando tu tienes grupos de compañeros, camaradas, con mucha capacidad y quizás una voluntad disminuida por alguna razón tienes que estimular, tienes que motivarlos, ves, para incrementar precisamente su voluntad porque tienen capacidad, y la cuarta es el líder que delega, cuando el grupo que dirige logra altos niveles de voluntad y de capacidad. Entonces uno tiene que moverse en eso, muchas veces uno quiere estar en todo dirigiendo, dirigiendo, dirigiendo muchas veces, mira cuan feliz yo me sentí les confieso aquella vez que se me ocurrió Ernesto, tu sabes, mensaje a la Asamblea Nacional pedir a la Asamblea que interpelara al Ministro y se generó aquello que bueno fue como interpelación, debate, cómo llamarlo no importa, fue una actividad extraordinaria y yo sentadito allá y ellos desplegados y yo me sentí tan orgulloso de ese grupo de compañeros y ahora que andan ellos sueltos, la Misión Vivienda dando ruedas de prensa, inaugurando obras, la Ministra de Salud, el Ministro de Vivienda, ministros que no hablaban claro quizás no hablaban porque Chávez estaba en todas [risas] ahora andan sueltos y andan desarrollando capacidad, eso es delegar.

Ese es uno de mis errores fundamentales citando a Nietzsche, entonces el yo este soldado cadete que está aquí, este ser humano que está aquí está en un proceso de renovación espiritual, como decía monseñor Moronta que ayer vino hicimos una misa muy bonita y después conversamos un rato, entonces es espiritual, de ahí tiene que partir una renovación.

Periodista Ernesto Villegas Presidente fíjese usted que hay...

Presidente Chávez Estoy hablando demasiado como siempre, error fundamental, dime.

Periodista Ernesto Villegas Mire fíjese lo siguiente, hay una cosa que llaman los derechos de los pacientes, el paciente tiene derecho a la privacidad, a su intimidad y por eso uno tiene que ser muy respetuosa al abordar el tema de su enfermedad y hay alrededor de ella hay la curiosidad natural de la gente que le estima, que además entiende que de su salud dependen los asuntos del Estado y otro que es el morbo ¿no? La gente que le encanta hurgar en las cosas privadas, en la intimidad. Le hago esta introducción porque usted mencionó hace un rato que venía una tercera fase del tratamiento, yo no se si usted tiene la disposición, el animo de dar detalles sobre ese tratamiento, de dar detalles sobre la... digamos la exactitud de la patología que presenta hoy día Hugo Chávez, porque ha habido muchas especulaciones al respecto. Yo me permito hacer esta pregunta a ver si usted tiene esa disposición pues de dar algunos detalles adicionales a lo que ya ha informado al país.

Presidente Chávez Si lo voy hacer, déjame pensar bien primero porque... en primer lugar te digo que allá en Cuba recuerdo que el médico jefe que me opero, antes de la operación ¿no? Delante de Fidel y bueno estaba un estado mayor médico del más alto nivel que tiene Cuba, una gran experiencia, yo recuerdo que le dije a ellos bueno asumiendo el golpe, porque imagínate tu esa noticia sobre todo para uno que anda en galope, yo de inmediato me puse a pensar en Venezuela, en el pueblo, me asaltaron los fantasma del 12 de abril cuando pensé que iba a morir, me iban a fusilar allá en Turiamo y yo estaba listo, estaba rendido ya ante la muerte, yo dije bueno me tocó morir hoy, pero entonces de repente dije ¡Dios mío! Y Venezuela yo que todavía pudiera hacer algo y todo esto pues, no soy imprescindible en verdad, no me considero imprescindible, aquí un proceso que se desató y uno juego un papel, un rol, pero hay un proceso desatado, pero bueno me asaltaron esos fantasmas del fin pues, que es lo primero, cuando a ti te dicen cáncer uno asocia la muerte pues o el fin y entonces el golpe duro yo comencé asimilarlo, al rato estaba cantando unas canciones retomando con optimismo; entonces el médico me decía, yo en un alarde como de valor les dije a ellos, bueno, sólo les dije, denme un día de reflexiones, un día para pensar, pero vamos, ellos me recomendaban la operación de inmediato, pero claro la decisión la tenía que tomar yo, y denme un día para pensar si me voy a Venezuela y ustedes me acompañan allá, la cosa era muy delicada pues, porque yo tenía un tumor grande ahí, grande, grande, yo cuando vi esa imagen dije ¡Dios mío! Casi una pelota de béisbol, Ernesto.

Ahora fíjate, entonces yo le dije al médico jefe bueno, estaba mi hermano ahí Adán, Fidel, a mi me dicen todo, me informan de todo, no me vayan a ocultar nada. Después el médico me dijo solo, me dijo: Presidente piénselo pero no es necesario que usted a las primeras de cambio se entere de todo, porque usted es un ser humano con una psiquis, nosotros pudiéramos decidir éticamente hasta dónde informarle a usted, incluso me dijo, yo no entiendo como en algunas partes a un enfermo le dicen a usted le quedan tantos meses de vida, nosotros no entendemos eso porque a veces se equivocan esas son unas estadística, entonces le dicen a una persona: no a usted le quedan tres meses de vida eso pareciera muy inhumano ¿verdad?

Periodista Ernesto Villegas Claro, no se Presidente disculpe la interrupción, si usted recuerda el caso de Francois Miterrand que fue presidente en Francia, estuvo como 14, 15 años con una patología cancerígena y no lo informó al país y fue electo después candidato.

Presidente Chávez Si varias veces Francois Miterrand y mucha gente, mira yo conozco, aquí en Venezuela uno conoce mucha gente que le habían dado un año de vida y por ahí andan campantes hasta jugando pelota, yo tengo un amigo que es pelotero y le habían dado seis mese de vida y por ahí anda jugando solfball todavía, bateando líneas entre dos.

Periodista Ernesto Villegas “El gato” Galárraga por ejemplo.

Presidente Chávez Ah, Andrés que tuvo un cáncer de espalda. Ahora lo cierto es que entonces yo al final reflexioné y llamé Adán mi hermano y le dije: Adán el médico tiene razón, en doctor tiene razón, que te informen a ti, a mi lo que ustedes decidan me van informando pues, claro a estas alturas ya han pasado casi un mes de la primera operación, es increíble en verdad, yo le doy gracias a Dios vale como yo me he venido recuperando, apenas ha pasado un mes aproximadamente, hoy es 13 verdad, hoy 13, de la primera operación y luego la segunda que fue el 20 de junio. Ahora yo a estas alturas claro que estoy yo diría que casi totalmente informado del mal pues.

Ahora esta primera etapa después de extracción ha sido muy bueno, como ya te dije el nivel óptimo de recuperación, tanto que permitió regresar el 4 de julio eso no estaba ni previsto una semana antes, pero la recuperación de signos vitales bueno la recuperación de peso, la recuperación de todos los niveles sanguíneos, la recuperación de la capacidad de oxigenación ha sido muy, muy bueno. Ahora claro que las evaluación –cómo se llama- científicas digo yo pues médicas continúan cada tanto días, porque se trata ustedes saben de un mal, todos sabemos de qué se trata sea cual sea su origen, sea cual su ubicación siempre está latente la amenaza que se yo de expansión, de brotes, etc.

Entonces esa pregunta que tu me haces, estamos empezando una segunda etapa en base a la recuperación de la primera, en base a esas evaluaciones, evaluaciones que van a lo micro, evaluaciones que van a órgano por órgano, evaluaciones multifactoriales llaman los médicos, yo me he puesto a estudiar por supuesto también todo eso y una segunda etapa está comenzando no quiero, no es que no quiero, no debo dar más detalles, en estas horas próximas debo hacer una reunión con el estado mayor médico, me van a informar de las evaluaciones de esta última semana desde que llegué a Venezuela, para entrar ya de lleno en una segunda etapa y lo mejor una tercera que muy probablemente requerirá la aplicación bueno de los métodos que se conocen. En este momento yo no se todavía porque depende de la evolución y de estos diagnósticos secuenciales, pero pudiera ser radioterapia o quimioterapia para atacar duro pues con caballería cualquier posibilidad latente que este allí, yo no se si con eso creo que hasta allí debo decirte porque soy el paciente, soy el paciente y... pero esa es la línea perspectiva con mucho optimismo y yo quiero trasmitir ese optimismo a todos los pacientes con cáncer.

Mira anteayer estaba yo, estábamos haciendo ejercicio en el patio de la Academia Militar con Elías y un grupo de Ministros y el Alto Mando Militar, haciendo mi fisioterapia para no hacerlo solo, con los médicos y entonces los invito, ahorita llegó Elías ya ahorita vamos a caminar por ahí y Rafael y un grupo de compañeros a las siete los convoqué, ya son la siete después el desayuno, eso es micrométrico que si tanto minutos de sol, etc., ahora qué ocurre, entonces viene y yo oigo un grito: “¡Chávezzz!” Desde la calle que pasa frente a la Escuela Militar, y viene una niña corriendo, la niña se le bajó a la mamá, bueno, se pararon ahí a mirar, y vieron que éramos nosotros, viene una niña linda, Adriana como que se llama, que estudia en un colegio católico, hija de un capitán de navío que está en una fragata, y su esposa venía, pues la mamá de la niña, se bajaron y yo les dije, pero déjenlos que pasen, y viene aquella niña, y nos pusimos hasta a rezar, porque ella dice que estaba rezando por mí ¿no? Que estaba rezando.

Entonces esa oración, ese amor, eso, eso es parte de la rehabilitación pues. Entonces estábamos haciendo esa rehabilitación, caminando, haciendo ejercicio, pero además de lo físico lo espiritual, lo espiritual.

Yo les decía eso, estoy asumiéndome, asumiéndome, asumiéndome y perfilando ese camino con un gran optimismo.

La mamá de la niña, la señora, esposa del capitán de navío, desde aquí lo saludo, ella me decía con un gran sentimiento: “venga acá Presidente, mi mamá tuvo cáncer, y eso fue una lucha y ahí está...” Carmen se llama la mamá, le mandé hasta un saludo.

Mira, uno de los generales que estaba allí, que es director de un instituto militar, me dijo: “No se olvide mi comandante...” Y es verdad, yo no lo recordaba, me dijo, yo tuve un cáncer y aquí estoy.

Dilma que me llamó, Lugo que vino, y así hay mucha gente.

Fidel me lo decía ese día que me dio la noticia: “Chávez, ven acá (caminamos un rato) me puso la mano en el hombro, miramos el sol del atardecer y me dijo, Chávez, otra batalla, me dijo, es larga esta vida, fíjate yo las que he pasado y aquí estoy, me dijo, tú seguro que también vas a sobrellevar.

Bueno, me dio su mensaje del alma, del soldado de la Sierra Maestra, del 26 de julio, del “Granma”, de todo aquello, aquella fuerza moral que tiene aquel hombre, parado a sus 85, 86 años, de tantas batallas, y yo, bueno, bebiendo, bebiendo de esa fuerza moral, de ese ejemplo, y yo decía entre mis adentros, tengo que ponerme a la altura de este compromiso, y recordé Rodó, el gran Rodó cuando hablaba del padre Bolívar, grande, grande en la gloria, pero también grande en el infortunio. Tengo que asumir este infortunio pues.

Entonces Fidel me decía: “Chávez, hasta hace pocos años todo el mundo se moría de... el que tenía cáncer se moría. Ahora no, la tasa de recuperación es alta, y cada día será más alta, y cada día hay más estudios, y tal.

Bueno, en fin, te respondía de esta manera tu interesante pregunta que yo sé que es muy buena pregunta la que tú me haces, y estoy obligado, hasta donde pueda y deba, aportar elementos para la información de nuestro pueblo, tanto de los que me quieren, como de los que no me quieren mucho, que dicen que si yo ando con una colostomía, que tengo el colón picado en 4 pedazos, que tengo el estómago picado... Pues no tengo nada de eso picado, y yo creo que tienen que haberse convencido, bueno por las actividades que estoy haciendo a penas a 20 días, a menos de un mes de una operación que duró 6 horas pues, pero, bueno, es un cáncer, es un cáncer, pero no como algunos quisieran lamentablemente.

Estaba recordando Monedero, mira, a nuestro gran amigo, allá está descansando en la Patagonia, Néstor Kirchner, Kirchner, tú estabas hablando ahora del peronismo, Kirchner me decía siempre: Chávez, y me regaló una vez un libro muy bueno que ahí lo tengo, me dice: “para que tú entiendas mejor donde tú estás...” Lo que está pasando en Venezuela (me dijo él) es lo mismito que aquí pasó con Perón, en esto, en esto, en esto y en esto.” Entonces me contaba él y Cristina que cuando a Evita le dio cáncer, la burguesía argentina pintaba las paredes y decía: “Viva el cáncer”, “Viva el cáncer...” Entonces uno aquí también, parece que sacaron eso de por allá del fondo de su alma oscura y tenebrosa. Pero aquí decimos, viva la vida, y lucharemos contra el cáncer, y además todos los tipos de cáncer, el cáncer moral del capitalismo, ese cáncer que acaba con el mundo, el capitalismo, el imperialismo, eso es parte de la batalla.

No les quito más tiempo, quisiera algún comentario Monedero, perdón, yo me apoderé del programa, errores fundamentales: hablo mucho.

Periodista Ernesto Villegas Mire, disculpe, antes de que se vaya Presidente a sus actividades, y antes de que Monedero haga ejercicio del uso de la palabra, tiene tiempo reservado para las 5 ¿no? Para el partido Venezuela-Paraguay, de la Copa América, supongo ¿no?

Presidente Chávez Pero cómo tú crees que voy a pederme a ese juego, a esa hora me toca rehabilitación de 4 a 5, y a las 5, tiempo reservado hasta las 7 compadre.

¡Viva la Vinotinto! Y le vamos a ganar a Paraguay también, tú vas a ver.

Periodista Ernesto Villegas Que así sea Presidente.

Presidente Chávez Seguro que va a ser.

Periodista Ernesto Villegas Juan Carlos Monedero.

Presidente Chávez Felicito, aprovecho, no he podido conversar con Farías, he estado llamándolo, pero está muy atareado por aquí, le mandé saludos, hay que felicitarlo al César lo que es del César, a la Vinotinto lo que es la de Vinotinto, que tremendo equipo tenemos y que tremendo fútbol el suramericano. Monedero ¿qué me dices? Vamos a ver si nos vemos mañana.

Politólogo español, Juan Carlos Monedero Sí, vamos a intentarlo. Estuve, estuve en Argentina recientemente y había estado también cuando tristemente falleció Néstor y contaba gente que en ese momento estaba haciendo una encuesta de censo que la burguesía brindaba con champán la muerte de Néstor ¿no? esos son los... esos son los cristianos. Yo, Presidente quiero hacerle un regalo, yo soy un humilde profesor y los profesores tenemos palabras y quiero regalarle algo que ayer contaba en Maracaibo en una charla con Consejos Comunales y es un cuento de Betinho el bosque arde y todos los animales huyen despavoridos el rinoceronte, el fiero león, el hipopótamo y de pronto el pequeño colibrí se para, va al río toma una gota de agua con su pico y va hacia las llamas y los animales, el resto, avergonzados le dicen: “¿Adonde vas loco? ¿qué crees que vas apagar el fuego tú solo?” y el colibrí contesta “Yo voy a hacer mi parte” decirle Presidente que su parte ahora también pasa por cuidarse. No estamos en una crisis en el sistema capitalista sino una crisis del sistema capitalista, Europa está empezando a mirar a América Latina desde abajo y Presidente, usted es un referente. Así que haga su parte, cuídese mucho y sepa que hace falta gente como usted, con su trayectoria porque el capitalismo todavía quiere hacer mucho daño y tenemos que entre todos pararlo y su referencia es muy útil, así que Presidente: cuídese mucho.

Presidente Chávez Gracias Juan Carlos, mi querido amigo, maestro, buen maestro. Me hubiese gustado ser alumno tuyo, hasta cierto punto lo soy pero compartir mucho más, mándame algún libro, algún libro reciente, en España salen muy buenos libros, tus libros, algunas reflexiones que tengas por ahí. Mientras tanto te prometo que volaré como el colibrí con la gotita de agua. Un fuerte abrazo Ernesto, gracias a todo el equipo.

Periodista, Ernesto Villegas Gracias.

Presidente Chávez Hasta mañana, canal 8, a toda Venezuela buenos días, gracias. Viva la vida, viviremos y venceremos. Un fuerte abrazo.

Politólogo español, Juan Carlos Monedero Así es Presidente.

Periodista, Ernesto Villegas Gracias Presidente, gracias por el contacto, por esta conversación.

Politólogo español, Juan Carlos Monedero Abrazos.

Presidente Chávez Gracias hermano, gracias, gracias.

Periodista, Ernesto Villegas Pa’ lante ¿ah?

Presidente Chávez Pa’ lante.

FIN.