01/07/2004. Discursos y Alocuciones. Comandante Presidente. Salas Ríos Reyna, Teatro Teresa Carreño, Caracas, Distrito Capital, Venezuela.

Intervención del Comandante Presidente Hugo Chávez en el acto de Graduación y Celebración del Primer Aniversario de la Misión Robinsón I

Presidente Hugo Chávez: Estamos transmitiendo en Cadena de Radio y de Televisión este día de hoy primero de julio. Llegó el mes de julio, el mes patriota por excelencia, el mes de la independencia, de la libertad. Y hemos decidido comenzar el mes de julio haciendo este evento de conmemoración.  Hoy cumplimos el primer aniversario del inicio de la Misión Robinson.  ¡Felicitaciones a todos! Día grande el de hoy.

Ciudadano Ministro de Educación  y Deportes, Aristóbulo Istúriz; Ministro de Educación Superior, Héctor Navarro; Jorge Giordani, Ministro de Planificación; Jesse Chacón, Ministro de Comunicación  e Información; Eliécer Otaiza, Presidente del INCE y de la Comisión Nacional Misión Robinson; Armando Rojas, Viceministro de Asuntos Educativos; Eduardo Álvarez, Viceministro de Deportes y Presidente del IND; ciudadanos integrantes de la Comisión Nacional Presidencial de Alfabetización Misión Robinson; Licenciado Omar Calzadilla, Enrique Ramos; General de División Julio Quintero Viloria, General de Brigada Virgilio Lameda, Coronel Marcos Fernández Hernández, ciudadano Lilian Sagrado.

Quiero pedir para ellos el reconocimiento de todo el pueblo venezolano y un aplauso para la Comisión Presidencial de Alfabetización Misión Robinson, por el éxito de esta Misión, pionera del gran esfuerzo nacional que estamos desarrollando.  Licenciada Mari Pili Hernández, Diosdado Cabello y Fernando Carrillo, integrantes del Comando Nacional Maisanta.  La campaña Maisanta sigue su ritmo. 

¡Patrulleras y patrulleros de toda Venezuela!

 Ingeniero José Luis Pacheco, Presidente de la Fundación del Teatro Teresa Carreño, demás funcionarios del gobierno revolucionario.  Ciudadana Migdalia Arroga, y facilitadores  y facilitadoras.

¿Dónde están los facilitadores, las facilitadoras?

Quiero pedir para ellos un aplauso también y reconocimiento nacional a los facilitadores y facilitadoras, verdaderos patriotas.

Asistentes: Aplausos.

Presidente Chávez: Ya nos decía Migdalia, qué bonitas palabras, esta mujer nos habló con el alma, habló con el alma, como ha subido, cómo ha crecido nuestro pueblo, cómo ha crecido la sensibilidad, cómo ha crecido el amor.  Porque  el amor es como las plantas, si no se riega muere, se estanca, el amor es una fuerza que puede crecer hasta el infinito y esta Misión Robinson es agua para el amor, es semilla buena para la Patria.  Por eso felicito y saludo con mi alma y mi amor a los facilitadores y facilitadoras.  Un abrazo y un reconocimiento que será eterno de todo el pueblo venezolano

Asistentes: Aplausos.

Presidente Chávez: Y a ustedes patriotas, estudiantes de la Misión Robinson que hoy se gradúan, felicitaciones.

Asistentes: Aplausos.

Presidente Chávez: ¡Felicitaciones! Han demostrado que el lema de la Misión Robinson es más que un lema es un sentimiento y es una realidad ahora: ¡Yo sí puedo! Se ha convertido en un canto nacional, el pueblo sí puede hacer Patria, el pueblo sí puede levantar las banderas de la independencia, el pueblo sí puede reconstruirnos como Nación, como República.  Por eso felicitaciones por la graduación del día de hoy, en el marco de la celebración del primer aniversario de la Misión Robinson.  Cincuenta mil compatriotas se están graduando hoy en todo el país.  Alfabetizados, demostrando que sí podemos salir de la oscuridad.

Oyendo por ejemplo el discurso de este grupo de compatriotas que nos ha iluminado esta noche con sus palabras.  A Luis Beltrán Molina, Sergio Rafael Moreno; Migdalia.  Nos han hablado. Como dicen, como se expresan, como dicen que han abierto los ojos y que van a seguir abriéndolos y creciendo como seres humanos, incorporándose a las tareas que son de todos, las tareas de hacer una Patria, porque a nosotros nos dejaron sin Patria, nos habían secuestrado la Patria, nos habían quitado la Patria, ahora la estamos recuperando, la estamos reconstruyendo, la estamos haciendo para dejársela bonita y linda a nuestros hijos a esos nuestros nietos.

Bueno la Misión Robinson, con estos cincuenta mil patriotas hoy graduados en todo el país, actos que se están desarrollando en varias ciudades de la República, estamos llegando, me decía el profesor Aristóbulo Istúriz, a un millón doscientos cincuenta mil (1.250 MM) graduados en un año.

Asistentes: Aplausos

Presidente Chávez: Esto es verdaderamente un record mundial, en un año la Misión Robinson ha graduado, repito un millón doscientos cincuenta mil (1.250 MM) venezolanas y venezolanos y ciudadanos que de otros países vinieron.  Me decía una de las muchachas que vino aquí a recibir su título, que ella nació en Colombia.  Y yo le dije: Eres igual, venezolana, porque esa es la misma tierra. Además se vino pequeña para acá y tiene a sus hijos ya de veinte, de veinticinco años venezolanos.  Es una venezolana más, es una patriota más

Asistentes: Aplausos

Presidente Chávez: Yo quiero recordar a toda Venezuela, a quienes están viéndonos u oyéndonos por esta Cadena Nacional de Radio y Televisión.  Recordar lo siguiente para que como dice la Biblia invocando a Dios siempre con nosotros el que tenga ojos pues que vea, y el que tenga oídos pues que oiga.   Para que de verdad se dé cuenta lo que en Venezuela está ocurriendo, para que nadie se deje confundir por la prédica de los adversarios de la Patria, por la mentira que circula a diario por todas partes como veneno, amenazando al país, por la campaña permanente contra el gobierno, contra el pueblo, contra la Patria.

Utilizando la matemática, Venezuela al año apenas llegaba, los gobiernos, todos los gobiernos que nos antecedieron, apenas llegaron a alfabetizar así en un promedio redondo, máximo, siendo generosos con las cifras quince mil (15 M) personas. Quince mil por año más o menos un promedio.  En diez años, me recuerda Aristóbulo, que es un buen profesor.  En diez años los gobiernos de la Cuarta República, saquen la cuenta y comparen, en diez años alfabetizaron setenta mil personas. Ahora nosotros la revolución en un año, un millón doscientos cincuenta mil.  Saquen la cuenta.

Asistentes: Aplausos

Presidente Chávez: El que tenga ojos que vea y el que tenga oídos que oiga y yo siempre le agrego, el que tenga corazón siéntalo y tóqueselo.  Porque el esfuerzo que estamos haciendo sencillamente  para cumplir el mandato del pueblo, que es mandato de Dios porque la voz del pueblo es la voz de Dios y yo quiero agradecer una vez más a Dios este día de hoy primero de julio, cuando comienza el primer semestre de este año dos mil cuatro.  Agradecer una vez más a Dios a Cristo el Redentor que anda aquí resucitado, entre nosotros y con nosotros, por permitirnos hacer realidad un sueño, el sueño de la justicia, el sueño de la igualdad.

Ya Cristo hablaba de la buena nueva.  Cristo usaba mucho esa palabra, esa expresión, Cristo recorría los pueblos de Galilea, descalzo, igual que tú.  Tú eres una Crista, sabes, porque igual Cristo dejo a su familia, dejó la comodidad del hogar, la carpintería de José y se fue por los caminos, y dijo un día: Mi familia son todos ustedes y Cristo anunciaba la llegada de la buena nueva.  Llegará a buena nueva.  La buena nueva, el reino de Dios, el reino de los hermanos el reino de la justicia, el reino de la paz, el reino del amor.

Hoy más que nunca antes Cristo está vivo y con nosotros anunciando la llegada de la buena nueva, el tiempo de la buena nueva.  Hagamos nosotros realidad cada día más otra buena nueva, trabajamos desde el gobierno y junto al pueblo para hacer realidad la llegada de las buenas nuevas que Cristo anunciaba hace casi dos mil años.  La Misión Robinson llegó hace un año, una buena nueva, dijimos vamos, atrevámonos,  vamos a organizar el ejército  de la luz, vamos a dispersarnos por todo el país, vamos a llamar a nuestro pueblo, todo aquel que no sepa leer ni escribir, porque no importa su edad, no importa su sexo, no importa donde viva, pero no es que los llamamos, es que vamos hasta allá.  Mahoma a la montaña.

Hasta en el más recóndito lugar de la selva hasta el más alto lugar de un páramo, hasta los arenales hermosos de Paraguaipoa y más allá en la alta Guajira.  Hasta el Arauca, el Capanaparo, el Sinaruco y hasta el Meta y más allá.  Por las sabanas del oriente, la Mesa de Guanipa hasta la mesa La Tigra, la Mesa de Guanipa. Por las Islas de Margarita, Coche y Cubagua también, por Los Roques, por La Orchila, por los Islotes, por  los cuarteles, por los campos, por los barrios, por todas partes.  La Misión Robinson fue el anuncio de una buena nueva, la llegada de una buena nueva.

Yo agradezco a Dios, agradezco a ustedes todos, quienes han estado al frente de la planificación y luego en la conducción de esta Misión.  A todos los que han contribuido, civiles y militares.  Agradezco a la Fuerza Armada venezolana, por su inmensa demostración de patriotismo y su entrega en la lucha por la justicia, orgulloso de ser soldado me siento cada día más.

Asistentes: Aplausos

Presidente Chávez: De la unión cívico-militar.  A los gobernadores patriotas, a los alcaldes, la Comisión Presidencial Nacional, el INCE y todos sus funcionarios, los funcionarios regionales, las zonas educativas, Pdvsa.  Los Ministerios, todos, la CVG; Corpozulia el agradecimiento a todos.

Ahora ustedes saben que la tarea no ha concluido, cumplimos un año apenas, en un año un millón doscientos cincuenta mil compatriotas alfabetizados.  Pero seguimos adelante porque la meta la hemos fijado en un millón y medio.  Y en este momento están recibiendo clases casi doscientos mil más, estamos llegando a doscientos mil y tenemos que seguir haciendo esfuerzos. Yo voy a seguir haciendo un llamado a todos, a todo aquel venezolano, venezolana que no haya tenido la oportunidad de aprender a leer y a escribir venga, no se quede,

Y a todos también, le pido a nosotros  como ejército de la luz, que vayamos por ellos, vayamos por ellos, que nadie se quede sin aprender, a leer y a escribir y más aún a continuar hacia el camino de la luz.  Recordemos a Simón Bolívar, que esto hay que tomarlo incluso como una responsabilidad, una responsabilidad de todos nosotros para poder estar en mejores condiciones de participar en las batallas de la revolución, en la construcción de la Patria.  Necesitamos un pueblo ilustrado.  Moral y luces son nuestras primeras necesidades.  Moral y luces siguen siendo los polos de la República Bolivariana.

Asistentes: Aplausos

Presidente Chávez: Moral y luces. Una nueva moral que está naciendo en Venezuela, una nueva luz que irradia por  todas partes, así que vayamos por eso convenzámoslos por todas partes para que no queden en Venezuela analfabetas.  Porque la meta que nos hemos fijado este año 2004.  Venezuela debe ser territorio libre de analfabetismo, no habrá analfabetismo en Venezuela, a finales del año 2004.

Asistentes: Aplausos

Presidente Chávez: Y además le he dicho a muchos presidentes, sobre todo de los países más pobres de América Latina, del Caribe, que estamos listos para ir a ayudar a otros pueblos hermanos, porque esa es la próxima fase de la Misión Robinson, ir más allá de nuestras fronteras, como fue Simón Bolívar, como fue Simón Rodríguez, como fue el Mariscal Sucre y cuantos venezolanos y venezolanas, a llevar las banderas de la independencia y de la lucha por la libertad.

El pueblo venezolano está listo para ir donde haya que ir, no a lanzar bombas ni a matar gente, a llevar la mano y el corazón de hermanos para ayudar a todos los pueblos del mundo a que poco a poco vayamos encontrando el camino de un mundo distinto y mejor, un mundo de hermanos, un mundo de paz,  un mundo de justicia.  La Misión Robinson fue la pionera, la que marcó el rumbo, la que rompió la marcha como el soldado que va a la vanguardia.  La Misión Robinson fue la corneta que oíamos en esa maravillosa obra de Teatro de la Batalla de Santa Inés de esos muchachos que maravillosamente representaron al pueblo venezolano, a las banderas amarillas de le la Federación y a mi General Zamora. Fue el hombre de la corneta, fue el llamado la Misión Robinson, punta como Florentino:

Puntero en la soledad

que enlutan llamas de ayer,

macolla de tierra grande

renace bajo el corcel.

Esa misión o esa tarea la ha cumplido también la Misión Robinson, ha sido la locomotora y detrás de Robinson vino Ribas, la Misión Ribas, inspirada en Robinson y en su éxito, aprovechando el inmenso despertar colectivo, aprovechando esa inmensa fuerza que se encendió como un millón de tambores, ahí surgió también con esa misma fuerza la Misión Ribas.

Y luego vino la Misión Sucre, y luego Robinson II.  Y luego la Misión  Barrio Adentro y Vuelvan Caras.

Asistentes: Aplausos

Presidente Chávez: Y todo ese conjunto de misiones que es necesario recordar siempre como hemos dicho que todas esas misiones conforman una sola ¿Qué se llama Misión? Misión Cristo. Que viene a ser la sumatoria de todas las misiones y la meta de la Misión Cristo es: año 2021 pobreza cero.  En el año 2021 no debe haber pobreza en Venezuela, no debe hacer corrupción, no debe haber marginalidad. La batalla será muy dura, nos quedan diecisiete años para cumplir la meta.  Diecisiete años  y medio exactamente.

Asistentes: Aplausos

Presidente Chávez: Diecisiete años y medio contando a partir del día de hoy para que podamos decir ¡Misión Cristo!  ¡Misión Cumplida!  Pobreza cero. Y ahí sí me voy, agarro mis macundales y me voy para el Cajón de Arauca

Asistentes: Aplausos

Presidente Chávez: O para otro monte, pienso que para el Cajón de Arauca. 

Asistentes: Aplausos

Presidente Chávez: Ahora fíjense una cosa, fíjense una cosa, no voy a alargar mucho mis palabras porque ustedes deben retornar a  su hogar y yo debo ir a hablar con los muchachos de la Academia Militar y de la Escuela Naval y de la Aviación y de la Efofac, los muchachos que se gradúan el aproximo seis de julio, voy a conversar con ellos un rato ahora.  Esos jóvenes soldados que salen a sumarse a estas misiones, salen a sumarse a la Misión Cristo. A integrarse junto al pueblo para seguir cumpliendo el mandato de Bolívar cuando dijo: “Los militares deben empuñar su espada para defender las garantías sociales, las garantías del pueblo”.

Pero fíjense una cosa, un resumen rápido quiero hacer de cómo van las misiones, sobre todo las misiones educativas.  Ya he hablado grosso modo de la Misión Robinson I: Un millón doscientos cincuenta mil alfabetizados. Ahora la Misión Robinson II va por un millón ciento cincuenta mil (1.150 MM).   En la Misión Robinson II estudiando educación primaria tenemos un millón ciento cincuenta mil compatriotas ese es el otro paso hacia delante.

Asistentes: Aplausos

Presidente Chávez: Y continúa creciendo la Misión Robinson II.

Me dijo una de las señoras compatriotas que vino a recibir sus incentivos y su título de graduación de Robinson I, que ya ella está en Robinson II.  No ha perdido tiempo y que ya está aprendiendo matemática y geografía, castellano y literatura. Y estudiando además las ideas bolivarianas porque ahora puede leer, puede leer la Constitución, puede leer los escritos de Bolívar, puede leer las cartas que Bolívar escribía.  Eso es una maravilla, aprender a leer, pero no sólo por decir aprendí a leer.

Luego continuar armándonos con el conocimiento, el primero de todos los poderes después del poder de Dios, es el poder del conocimiento y ese poder lo están ustedes adquiriendo, si apenas están comenzando. Leer hay que leer mucho por eso continuamos dando, obsequiando, distribuyendo esas bibliotecas populares donde hay libros maravillosos de literatura universal, novelas, libros de historia, libros de geografía, libros para todos los gustos, para las familias, para sus hijos para su familia, para sus vecinos para las comunidades.

Por ejemplo, que bueno leer la última carta que Sucre le escribió a Bolívar un día como hoy primero de julio pero del año mil ochocientos treinta. Simón Bolívar se enteró de la muerte del Mariscal Sucre, había sido asesinado unos días antes allá en las selvas de Berruecos, y dicen que Bolívar lloró mucho ese día. Porque Sucre para Bolívar era como la esperanza, el líder necesario para continuar la obra de la independencia. Cuando matan a Sucre, Bolívar dice: “Ha muerto el Abel de Colombia.  ¡Dios si tienes justicia lanza un rayo de tus manos sobre el monstruo!”. La última carta de Sucre a Bolívar escrita días antes desde Bogotá, es la despedida. 

Una carta maravillosa, una carta extraordinaria. Yo por aquí me traje un fragmento de aquella carta, para recordar a esos dos grandes (a Sucre y a Bolívar) que son parte de esta Misión Cristo.  Esa carta dicen que Bolívar la leyó un día como hoy en mil ochocientos treinta cuando le informaron que Sucre había sido asesinado, él buscó las cartas de Sucre y se puso a leerlas y se puso a llorar.  Y una de las que leyó fue ésta, la última de Sucre, escrita en Bogotá días antes y le había llegado pocos días atrás. 

Se despide Sucre y le dice: “No son palabras las que puedan fácilmente explicar los sentimientos de mi alma respecto a usted”. Ustedes saben que Bolívar ya se había ido de Bogotá, él abandonó el mando, renunció y se fue, decepcionado y dijo: “Me acuchillaron en todas partes”.  Desde Venezuela le prohibieron regresar aquí, lo expulsaron y él mandó a Sucre que viniera a hablar con Páez, y los que gobernaban aquí en Venezuela, en un último esfuerzo por salvar la unión de Venezuela y la Nueva Granada.

Sucre vino, trató de llegar a Caracas, no lo dejaron pasar de San Cristóbal y Sucre de devolvió para evitar una guerra entre hermanos, dijo.  Así que Bolívar estaba desecho, traicionado, casi solitario.  Sucre también, le prohibieron venir a Venezuela.  A Sucre y a Bolívar la oligarquía que se había adueñado del país, que había traicionado ya los sueños de un pueblo que luchó por más de diez años por la independencia contra el imperio español.  Entonces cuando Sucre regresa a Bogotá para hablar con Bolívar y despedirse ya Bolívar se había ido hacia Santa Marta, iba por el camino.  Sucre le deja una carta y se va hacia Quito a buscar a su mujer y a su hija, a refugiarse en el amor del hogar, no conocía a su pequeña hija, apenas tenía casi tres años o dos años, y en el camino lo emboscan y lo asesinan, tenía treinta y cinco años el Gran Mariscal de Ayacucho y era en verdad el líder en potencia para continuar en la lucha de la independencia, de la revolución.

Entonces se despide: “Usted los conoce, pues me conoce mucho tiempo y sabe que no es su poder sino su amistad la que me ha inspirado el más tierno afecto a su persona, lo conservaré mi General, cualquiera que sea la suerte que nos quepa y me lisonjeo que usted conservará siempre el aprecio que me ha dispensado. Sabré en todas circunstancias merecerlo.  Adiós mi General. Reciba usted  por gaje de mi amistad las lágrimas que en este momento me hace verter la ausencia de usted. Sea usted feliz en todas partes y en todas partes cuente con mis servicios y con la gratitud de su más fiel y apasionado amigo.  Antonio José de Sucre”.

Asistentes: Aplausos

Presidente Chávez: Sólo a través de la lectura.  El que no sabe leer cómo hace para conseguirse con esta verdad.  Ahora que ustedes saben leer, ahora tienen que, o tenemos que convertirnos en lectores, lectores.  Por eso estamos haciendo un esfuerzo de editar libros populares, libros para el pueblo, para la familia.  Estamos editando ahora, este año veinticinco millones  (25 MM) de libros para obsequiarlos al pueblo que muchas veces no tiene ni para comer completo un día y mucho menos para  comprar un libro que ahora los venden tan caros.

Asistentes: Aplausos

Presidente Chávez: Hay que incentivar la lectura por todas partes, folletos, libros, talleres.  Tenemos que convertirnos en un pueblo de lectores. “Ser cultos para ser libres”, decía José Martí.  Ser cultos para ser libres. Conocer quiénes somos, conocer en profundidad nuestra historia, esa historia de donde venimos.  Por qué somos como somos, conocer nuestra geografía, conocer nuestro idioma, nuestros idiomas, porque cuando digo nuestros idiomas me refiero al hecho tan significativo de los idiomas indígenas, que para nosotros tienen el mismo valor que el idioma español que heredamos de España.

Asistentes: Aplausos

Presidente Chávez: Pues bien, esa Misión Robinson, puntal, puntera, de la Misión Cristo. La Misión Robinson II sigue creciendo porque se sigue alimentando de la Robinson I.  Yo quiero incentivarlos a todos, todos y todas, los que terminaron la Misión Robinson I.  Ahora vamos a continuar, vamos hacia la Robinson II que nadie se quedé, todos vamos a continuar.  Recordemos la consigna la Robinson I: ¡Yo sí puedo! La Robinson II: ¡Yo sí puedo seguir!

Vamos a seguir y yo pido a los facilitadores y facilitadoras que sigan dando esa demostración de patriotismo, de entrega al prójimo de amor supremo por los demás para que sigan insistiendo, motivando e incentivando y ayudando a todos aquellos que deben continuar por el camino de la luz.

Ya vamos por un millón ciento cincuenta mil (1.150 MM). Hemos hecho especial hincapié en el apoyo, el apoyo.  El apoyo del gobierno revolucionario para todos ustedes.

Me decía Aristóbulo que ya las becas de la Misión Robinson van llegando a cien mil y ya tenemos los recursos asegurados para todo el resto del año, es una carga que no nos pesa.  Son ocho mil millones de bolívares  al mes en becas, que estamos suministrando, que estamos aportando como apoyo al pueblo pobre.  Perdón, dieciséis, corrijo me quedé corto, son dieciséis mil millones de bolívares (Bs. 16 MM) en la Misión Robinson.  Solamente en la Robinson.

Y ahora, gracias a la recuperación económica, gracias a que hemos recuperado a Pdvsa, que la manejaba la oligarquía, y ahora los recursos del país, los estamos distribuyendo de manera justa y cada día avanzaremos más en la dirección de la justicia. Le estamos devolviendo como dijo Cristo: “A Dios lo que es de Dios, al César lo que es del César”. Y al pueblo lo que es del pueblo. Al pueblo lo que es del pueblo.

Asistentes: Aplausos

Presidente Chávez: Esos dineros antes no es que no los había, porque no es que el gobierno revolucionario está recibiendo más dinero que gobiernos anteriores.  No, ahí está demostrado en las distintas tablas históricas de la economía.  Como aquí recibieron dinero, mucho más que este gobierno nuestro los gobiernos de los años setenta.  Estuve leyendo un escrito del Ministro Tobías Nóbrega, extraordinario, el cual hay que difundirlo.  Porque la oposición está diciendo ahora, que este gobierno está inundado de dinero y que bueno la corrupción, que nos estamos robando ese dinero y que estamos ahora comprándolos a ustedes como si fueran mercenarios, todo eso, porque ellos nos desprecian saben.

Parece que algunos dirigentes de oposición nunca han sentido lo que es amar al prójimo, lo lamentamos por ello porque se han perdido algo muy bueno, que cosa buena y bonita es amar a los demás, luchar por los demás, trabajar por los demás.

Asistentes: Aplausos

Presidente Chávez: Pues lo que pasa es que nosotros ahora estamos administrando los recursos de otra manera, esos recursos antes no es que no los había, es que se los llevaban ellos.  Se los llevaban ellos para enriquecerse más, ellos y sus copartidarios para beneficiar a pequeños sectores que se fueron enriqueciendo con los dineros de todos.  Para abrir cuentas en el exterior, en dólares e ir amasando jugosas fortunas que hoy exhiben sin ninguna vergüenza muchos de los que gobernaron a este país, son ricos, muy ricos la mayoría, creo que pocas excepciones habría.

Lo que pasa es que ahora nosotros estamos redistribuyendo los recursos que son de todos, por  eso gracias a la recuperación económica y a las buenas cuentas con las que estamos cerrando el primer semestre porque no sólo es el precio del petróleo, es que también se ha recuperado la producción de acero, la producción de aluminio, la minería, las telecomunicaciones, la construcción. El Seniat está ahora recaudando mucha mayor cantidad de impuestos que antes los más ricos no pagaban impuestos aquí, los más ricos tienen que pagar impuestos, esa es una base fundamental de la existencia de la sociedades, el que más gana más paga impuestos.

Entonces ahora este gobierno que está recaudando mayor cantidad de impuestos, y estamos dirigiéndoles bueno hacia los más necesitados fundamentalmente.  Por eso es que he aprobado ahora esta tarde, el incremento, las becas de la Misión Robinson y sobre todo como un reconocimiento al esfuerzo de ustedes y a los logros que ustedes están mostrando.  Habíamos dicho que este año la Misión Robinson iba a recibir cien mil becas, ya estamos llegando, tenemos noventa y seis mil (96 M) en pocos días llegaremos a cien mil.  Le he dicho a Aristóbulo que quiero que lleguemos a ciento cincuenta  mil becas más para ayudar a los más necesitados.

Asistentes: Aplausos

Presidente Chávez: A los más pobres y a los que van rindiendo también. Porque el que abandone la Misión se le acaba la beca, es una forma de incentivarlos, es una forma de apoyarlos para que ustedes sigan adelante preparándose cada día mejor, no sólo por ustedes mismos, porque no se trata de pensar, es egoísta el que piense en él mismo, no que yo voy a estudiar para mí mismo, lo último que uno debe pensar es en uno mismo.

Tenemos que capacitarnos cada día más para la lucha por la Patria, para estar en mejores condiciones, lo dije hace un rato ya, para llevar adelante las múltiples tareas de reconstrucción de nuestra Patria para dejársela linda y bonita a nuestros hijos, a nuestros nietos y a las futuras generaciones. 

Así que los felicito a todos.

La Misión Sucre. Oído al tambor, la Misión Sucre igual lleva un buen ritmo. La Misión Sucre también es hija de la Misión Robinson, ya tiene ciento setenta mil estudiantes (170 M).  Cuando antes eso se  había visto, ciento setenta mil estudiantes ya incorporados a clases en el nivel universitario.  Y la meta que nos hemos impuesto para el mes de agosto, es llegar a trescientos mil estudiantes de nivel universitario, los pobres que no pueden, no pudieron seguir estudios universitarios. Y allí en  la Misión Sucre estamos dando también las becas, ya en la Misión Sucre estamos llegando a setenta mil becas y vamos para cien mil, para cien mil, dependiendo de cómo marche el ritmo de incorporación de la tercera cohorte que pronto incorporaremos, pudiéramos también incrementar  el número de becas para el segundo semestre que está comenzando. También pudiéramos incrementar el número de becas.

Claro porque hay mucha gente que quiere estudiar, pero no puede, no puede.  Si no trabaja, si no tiene un ingreso, tiene tres muchachos, cómo hace.  Esa es la idea de la beca, ciento sesenta mil bolívares que no es mucho, pero ayuda.  “Dadme un punto de apoyo y moveré al mundo”. Es una ayuda modesta pero de grandes dimensiones por la cantidad. Nunca antes en Venezuela un gobierno había dado la cantidad de becas que estamos dando nosotros, creo que las becas en Venezuela nunca pasaban de veinte mil, nunca, veinte mil en un año.  Ahora estamos llegando  ya a trescientas mil becas, y vamos para cuatrocientas mil becas.

La Misión Ribas, también avanza a buen ritmo.

¿Hay gente aquí de la Misión Ribas?

Asistentes: ¡Sííí!

Presidente Chávez: ¿Ustedes son facilitadores o están estudiando la Ribas?

¿Tú que estás estudiando, negra?

Asistente: Segundo año.

Presidente Chávez: La Misión Ribas crece también.

¿No está aquí el Ministro Ramírez?

Pero ya la Misión Ribas tiene incorporado más de seiscientas mil personas estudiantes, sacando el bachillerato, rumbo a la Misión Sucre, vamos rumbo al millón.  En agosto debemos tener un millón de estudiantes en la Misión Ribas, sacando el bachillerato

Asistentes: Aplausos

Presidente Chávez: Y ahí vamos también para las cien mil becas en la Misión Ribas, y también le dije al Ministro Ramírez, que si el precio del petróleo se mantiene al nivel justo que tiene hasta ahora en treinta dólares (USS. 30,00) el barril el promedio del año, si así termina el primer semestre el precio del petróleo, un promedio de un poquito más de treinta dólares el barril, si lográramos mantenerlo allí y la producción, gracias a los trabajadores de Pdvsa, gracias a los trabajadores y trabajadoras; y mantenemos  la producción del acero, del aluminio, la producción agrícola, es decir le economía  sigue recuperándose y el Seniat continua con el ritmo de recaudación impuesto, apoyado sobre todo por los gobernadores patriotas, alcaldes, con la Guardia  Nacional, que está haciendo una gran labor en la recaudación de impuestos. Y felicito  a la Guardia Nacional de Venezuela por esa tarea.

Cada día debemos seguir adelante muchachos, en esa tarea, es la justicia pues, la justicia, pues la Misión Ribas también pudiera incrementar en un porcentaje importante la cantidad de becas, para ustedes estudiantes de secundaria de la Misión Ribas.

Ahora, miren tenemos que insistir en la calidad.  Yo insisto mucho en la calidad, la cantidad no puede estar  reñida con la calidad, y eso es otra de las características de la  Misión Robinson, calidad, como dicen los chamos.  ¡Calidad chamo!  Calidad, no se trata de que estamos pirateándonos aquí; no, estamos aprendiendo y aprendiendo bien.  Qué gusto me da ver que muchos de ustedes tienen los lentes que la Misión Robinson les ha asignado también, porque algunos no podían leer bien. ¿No han llegado los lentes por  allá?

Asistentes: ¡Nooo!

Presidente Chávez: Bueno, tenemos una fábrica de lentes que hemos instalado.

¿Dónde está la fabrica Aristóbulo de lentes?

Tenemos una fábrica. Porque lo que ocurre es que la demanda ha crecido mucho, habíamos hecho un cálculo de cien mil, la demanda va por quinientos mil, entonces tenemos que acelerar la fabricación de los lentes y la distribución, esa es una necesidad.

Hay que tomar nota Otaiza y Aristóbulo, si hacen falta más recursos por  favor díganme.  Más de trescientos  mil, pero todavía.

Además a las muchachas les quedan esos  lentes muy bonitos.  Les quedan bonitos los lentes. Ahora una cosa que iba a decir, fíjense, tenemos que avanzar ahora para darles un nivel sólido a las misiones.  Por ejemplo, los estudiantes de la Misión Sucre, que ya son ciento setenta mil, yo sé que están trabajando en la organización de una Federación de Estudiantes de la Misión Sucre.  Los estudiantes de la Misión Ribas, organicen los centros de estudiantes como en los liceos existen y las federaciones de centros de estudiantes existen en todo el país. Organización.

Recuerden que Cristo nos lo dijo: “Cuando ustedes estén juntos como hermanos, en eclesia, estaré con ustedes”. Hay que hacerle la guerra al individualismo, ese es  el diablo, la fuerza colectiva es la fuerza de Dios, es la fuerza de Cristo, así que hay que organizarse en todas partes, lo mismo con la Misión Ribas, Sucre y Robinson y ahora.

¡Ah!, la Misión Vuelvan Caras también.  Miren ya la Misión Vuelvan Caras.  La Misión Vuelvan Caras déjenme decirles que la Misión Vuelvan Caras nos complicó un poco porque en verdad es un esfuerzo muy grande sostener tantos frentes al mismo tiempo.  Robinson I, Robinson II, Ribas, Sucre y después vengo yo e invento Vuelvan Caras.

Asistentes: Aplausos

Presidente Chávez: Me recomendaban que había que esperar a finales del año dos mil cuatro para Vuelvan Caras, pero luego dijimos no, vamos a empezar Vuelvan Caras, es sobre el mismo impulso de las demás misiones  y vamos  bien en la Misión Vuelvan Caras.  Desde aquí felicito a María Cristina Iglesias, la Ministra del Trabajo; y también  a Eliécer Otaiza y al INCE.  Incluso debo decirles algo, he dado las instrucciones que como ahora ya cumplimos el primer año de la Misión Robinson I y la Misión Robinson I se acerca a su fin, aún cuando no terminará definitivamente, pero vamos a cumplir la meta este año.

En cambio la Misión Vuelvan Caras crece la expectativa por todas partes, hay núcleos endógenos, cooperativas,  pidiendo, reclamando.  Anoche estaba una gente allá frente al  Palacio: “¡Queremos hablar con Chávez!  ¡Queremos hablar con Chávez!”.  Bueno, entonces mandé por  ellos, los reunieron, están pidiendo tierras, organizándose, haciendo proyectos, presentando propuestas porque es la educación para el trabajo como decía Simón Rodríguez: “Aprender para emprender”.  Entones he decidido, he decidido el Capitán  Eliécer Otaiza se dedique de lleno, junto al INCE, a la Misión Vuelvan Caras.

Asistentes: Aplausos

Presidente Chávez: Sí, porque la Misión Vuelvan Caras, es una Misión bastante compleja, bastante exigente, porque es la de educar  para el trabajo y luego el trabajo.  Porque yo he dicho, ni uno solo de los patriotas de Vuelvan Caras debe terminar su curso y después quedarse por ahí a la deriva y desempleado no.  Es que deben capacitarse y luego sumarse a los núcleos endógenos, al trabajo productivo, ese es el objetivo, aprender para emprender, siguiendo  la máxima de Simón Rodríguez y el ministro Aristóbulo Istúriz asumirá plenamente la tarea de concluir con  éxito la Misión Robinson I y transformarla toda ella en Robinson II, porque al  final se unirán Robinson I y Robinson  II y seguiremos la Misión Robinson. Pues bien qué felicidad entregar estos títulos, esos incentivos a ustedes, compatriotas que durante tantos años estuvieron excluidos.

Ahora no olvidemos la coyuntura que estamos viviendo, la batalla de Santa Inés. Esa batalla debemos ganarla, y vamos a ganarla pero hay que trabajar a fondo, el diablo ya está diciendo que ya ganó.  ¡Tremendo error está cometiendo el diablo!  El diablo nos está menospreciando, yo al diablo, me dice que ya ganó. Porque el diablo sacó incluso cuentas de que ya ellos ganaron, que ya tienen sesenta por ciento (60%) de apoyo y Chávez, tiene treinta apenas.

Bueno al diablo yo le voy a recomendar que no nos menosprecie, y al diablo, ese que vamos a derrotar allá en la Batalla de Santa Inés, porque  el diablo no volverá aquí.  No volverán.

Asistentes: Aplausos

Presidente Chávez: Porque esa consigna del NO, n-o NO.  Se está convirtiendo en un canto nacional, una canción de amor es el NO.  Una canción de fe, de esperanza y de fortaleza. Decimos NO al pasado, decimos NO a la Cuarta República, decimos NO a la corrupción, decimos NO al diablo.  Y decimos con Florentino ese cantador, ese coplero, ese patriota.

Zamuros de la barrosa

del alcornocal  de abajo

ahora verán señores

al diablo pasar trabajo.

Pero quiero insistir, quiero insistir para despedirme, en la necesidad de la organización.  Las patrullas, las Unidades de Batalla  Electoral, la organización, la coordinación, la planificación, la logística, la batalla y la victoria.  Hoy es  primero de julio, quedan mes y medio para la batalla de Santa Inés, que cada día crezca la moral de combate de nuestro pueblo, que cada día crezca la certeza de la victoria, el trabajo unido, la organización, la alegría porque este es un pueblo alegre, este es un pueblo que quiere paz, por  eso vamos pues, unidos a la batalla y unidos a la gran victoria popular. 

Ha cumplido el primer año la Misión Robinson. Feliz cumpleaños y felicitaciones a todas  a todos.  Sigamos adelante construyendo la Patria.

Muy buenas noches a toda Venezuela.